Publicado: 02.03.2016 12:56 |Actualizado: 02.03.2016 13:49

Rivera, contra la "pinza" PP-Podemos: "Déjennos trabajar por los españoles"

El líder de Ciudadanos arremete contra Iglesias, a quién preguntó si pondría a Otegi de ministro del Interior, y contra Rajoy, a quien advierte que votará "lo mismo que ERC".

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (i), conversa con el presidente del Congreso, Patxi López (d), al inicio de la segunda jornada del debate de investidura del líder del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/Zipi

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (i), conversa con el presidente del Congreso, Patxi López (d), al inicio de la segunda jornada del debate de investidura del líder del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/Zipi

MADRID.- En su línea habitual, arrogándose el papel de Adolfo Suárez y apelando al espíritu de consenso de la Transición. Así se ha presentado el líder de Ciudadanos en la tribuna del Congreso durante su discurso en el pleno de investidura. Mostrando su total apoyo a Pedro Sánchez y el acuerdo firmado entre ambos, Albert Rivera ha arremetido contra la "pinza" PP-Podemos: "Déjennos trabajar por los españoles", pidió. 

"Aunque se den la mano ahora y digan que no al rey, yo no les pido que se sumen ni que tengan que estar de acuerdo con nosotros en todo. Les pido que nos dejen trabajar por España, por respeto al rey, y por respeto a un acuerdo que representa a 9 millones de españoles y que respeta a otros 7 millones", agregó, intentando convencer, pese a todo y sobre todo,  a los conservadores de que se abstengan para permitir a Sánchez gobernar.



Aunque empezó sus 35 minutos de intervención con un tono plano, poco a poco se creció y tuvo palabras para atacar tanto a Pablo Iglesias como a Mariano Rajoy. Al primero, por pedir "sillas" ("¿le va dar el ministerio del Interior a Otegi?", llegó a preguntar). Al segundo, por su inmovilismo. "Usted, con todo lo que no ha hecho y lo que no quiere hacer demuestra que se acabó el tiempo en que las cosas no se pudren sólo porque pase el tiempo. Usted no es creíble para liderar esta nueva etapa porque usted desprecia que España tenga que ser reformada", le espetó.

Rivera pide "coraje y valentía" a los conservadores para que se desmarquen de Rajoy: "Me consta que algunos sí quieren cambiar España. Cuento con ellos"

"¿Por qué tengo que creer que alguien que ha dicho no a la eliminación de los aforamientos, la reforma de la administración pública y de la ley electoral y a hacer primarias en los partidos va a hacerlo con un gobierno liderado por él y el apoyo de otros dos partidos?", se preguntó, cerrando la puerta a un posible apoyo de C's al PP si fracasa la candidatura de Sánchez. "¿Alguien cree que Rajoy va a ser el azote de la corrupción  cuando no ha limpiado ni su casa?", agregó en el turno de réplica tras haber citado antes a Rita Barberá. Es más, pidió "coraje y valentía" a los conservadores para desmarcarse de su líder. "Esta nueva etapa merece coraje y generosidad", les pidió tras afirmar que le "consta" que hay dirigentes populares que sí apoyan el documento pactado entre PSOE y C's porque quieren reformar España. "Es tiempo de acción, de hombres y mujeres que quieren cambiar el país. Cuento con ellos porque vamos a tener que reformar España entre todos", les pidió. 

A Rajoy, todavía líder del PP, le recordó que va a votar "lo mismo que ERC" y le pidió "que reflexione": "¿Qué prefiere, un gobierno con Pablo Iglesias de vicepresidente y el apoyo de los separatistas, prefiere el cuanto peor, mejor? Yo prefiero el cuanto mejor, mejor, prefiero un gobierno con Ciudadanos", argumentó.

Y, tras defender que el pacto con el PSOE era fruto de un acuerdo como el de la Transición, donde "hombres de Estado" buscaron "lo que les une y no lo que les separa" y "estuvieron a la altura de las circunstancias", respondió a Rajoy que no era ni el programa electoral del PSOE ni el de C's. Y vendió las medidas asumibles también por el PP apelando a su condición "constitucionalista": "Pregunta usted que con qué votos vamos a reformar la Constitución. Espero que con los suyos, porque esa reforma se hará para arreglar España, no para romperla", le respondió Rivera, que también pidió su colaboración para llegar a pactos de Estado por la Educación, la sanidad y la reforma laboral que contribuyan a reactivar la economía de la clase media y trabajadora.

El líder de C's usó la corrupción para arremeter contra Rajoy: citó a Bárcenas, Pujol y hasta a Rita Barberá

No obstante, también usó las "más de 200 medidas" del pacto para arremeter de nuevo contra PP y Podemos. "Nosotros (PSOE y C's) no vamos a machacar con más impuestos a los españoles y no vamos a hacer amnistías fiscales como las de Montoro, sino que haremos que los defraudadores como los Bárcenas, los Pujol, etc. paguen", espetó Rivera ante las caras de rechazo del ministro aludido. 

También respondió al ataque de Iglesias (que se refirió a C's como "la naranja mecánica") con la vertiente económica. "Para competir con los mejores países, con Francia, Suecia o Dinamarca y no con la Grecia de su amigo Tsipras, para tener como modelo las políticas más nuevas y no las más casposas es mejor tener un economista de la London School of Economics que el señor Monedero", sentenció aplaudiendo las medidas de Garicano. "A ustedes les gusta subir los impuestos, pero eso es política vieja con aires nuevos", le criticó. 

Rivera, a Iglesias: "A ustedes les gusta subir los impuestos y eso es política vieja con aires nuevos"

Del mismo modo, atacó a la formación morada por sus exigencias de negociación. "A usted no le gusta nuestro acuerdo, pero acepte que pedir una vicepresidencia y seis ministerios cuando el candidato aún está reunido con el rey no es la mejor manera para llegar a uno. Claro, no sé si usted le va a dar el Ministerio del Interior a Otegi", recordó Rivera su polémica tuitera de ayer con Iglesias entre los abucheos de la bancada de Podemos y sus confluencias. 

Y, tras hablar brevemente en catalán para hacer un guiño a "su tierra", pero para incluirla en su misión de reformar España "entre todos", volvió a cerrar la puerta a la posibilidad de convocar un referéndum separatista. "Diálogo sí, pero chantaje ninguno", zanjó la cuestión. Y, tras recibir un grito desde el hemiciclo que pedía un ¡Visca Catalunya LLiure!, Rivera se lo tomó con humor: "Libre de corrupción, sí", respondió. 

Rivera cerró su discurso como lo empezó: apelando a la Transición, al consenso y a la defensa de su acuerdo con Sánchez. "El pacto no es 100% ni programa del PSOE ni de C's sino de construcción de reformas con las que, estoy seguro, coinciden también muchos votantes del PP y de Podemos", expuso. "Necesitamos acuerdos de Estado y el fracaso no es una opción", continuó. "Hoy tenemos un acuerdo mejor que el que no existía. A ver si sumamos a más gente en este sentido de Estado", pidió. 

Por último, volvió a citar a Suárez para felicitarse a sí mismo por su postura en esta negociación. "Decía que en la vida hay dos opciones: la cómoda y la difícil. Y que es mejor elegir la difícil para no tener la sensación de que la cómoda elige por nosotros. Nosotros, como Suárez, elegimos el camino difícil pero, sin duda, es el correcto", zanjó Rivera.