Publicado: 14.05.2015 22:42 |Actualizado: 14.05.2015 23:04

Rivera se defiende de Aznar: "Nosotros no nos conformamos con un país que no va bien"

El líder de Ciudadanos tira de antisoberanismo en Madrid y recuerda que PP y PSOE fueron quienes "dieron a los Pujol las llaves de Catalunya y luego miraron para otro lado". Lamenta que ni Rajoy ni Pedro Sánchez acepten debatir con él e Iglesias.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (c), acompañado por los candidatos a la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, a la alcaldía de Madrid, Begoña Villacís, durante su intervención en un mitin de campaña que ha tenido lugar esta tarde en Alcalá de H

Rivera, acompañado por los candidatos a la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ya la alcaldía de Madrid, Begoña Villacís.- Fernando Villar (EFE)

ALCALÁ DE HENARES.- El tsunami naranja llegó a Alcalá de Henares con Albert Rivera como epicentro del maremoto. Y llegó, con el líder de Ciudadanos arremetiendo contra el PP y defendiéndose de los ataques que en los últimos días ha recibido por parte de los conservadores.

Así, rodeado por cientos de camisetas, gorros y abanicos naranjas, Rivera recordó que el expresidente del Gobierno, José María Aznar -que criticó duramente a C's por "populistas" en un mitin reciente- fue el inventor del 'España va bien'. "España no va tan bien", incidió Rivera. Y la misma frase le sirvió para atacar, de paso, a Mariano Rajoy: "Dice que la crisis está acabando. ¿España va bien con siete millones de españoles que no llegan a fin de mes y con cinco millones de parados?", preguntó.

Frente a ello, el naranja se presentó, como siempre, como "el cambio" que necesita el país. "Nosotros no nos conformamos con un país que no va bien", volvió a ironizar. "Rajoy decía que el número de parados que dejó Zapatero era un desastre. Y yo estaba de acuerdo. Acabaremos esta legislatura con un balance similar al de entonces. ¿Ahora ya no es un desastre porque el color político es otro?", lamentó. Y añadió: "Nosotros tenemos ilusión por compararnos no con países subdesarrollados, sino con Alemania, Francia o Dinamarca. Queremos generar puestos de trabajo de calidad", mitineó.



"Nosotros tenemos ilusión por compararnos no con países subdesarrollados, sino con Alemania, Francia o Dinamarca"

El auditorio Paco de Lucía de Alcalá de Henares estalló entonces en aplausos. Las camisetas, gorros y abanicos naranjas que repartieron al principio del acto y se agotaron en cuestión de minutos ondearon sin parar con cada soflama del líder Ciudadano. El candidato de dicha localidad, Miguel Ángel Lezcano, lo resumió así: "La que has liao, pollito", le espetó a Rivera, tras haberse quejado por no recibir tantos piropos como él.

Reunir a más de 600 personas en víspera de puente es todo un logro y Rivera lo sabe. Aunque alguno quisiera llevarse la camiseta gratis sin apoyar la causa. Por ello, insistió en la "ilusión" de sus candidatos, para quienes pidió el voto pero a quienes también pidió responsabilidad.

Y no es para menos. El goteo de garbanzos negros, falangistas incluidos, no cesa y Rivera es consciente de que eso afea la imagen del partido. "No defraudéis a los ciudadanos; no son sólo votos, sino almas y personas que están detrás vuestro. Pensad más en vuestro país que en nuestro partido", les insistió a candidatos como Begoña Villacís o Ignacio Aguado, que se presentan a la Alcaldía y la Comunidad de Madrid, respectivamente.

En cualquier caso, el presidente del partido prefirió centrarse en sus rivales, a quienes prefirió definir como "compatriotas" en vez de como "enemigos". Tuvo lindezas varias para PP y PSOE, así como para Podemos. "Aquí [en C`s] no hay odio ni rabia, sino ganas de levantar este país", repitió. Y vendió sus "ganas" de "cambiar la política" para hacerla más transparente, democrática y libre de corrupción.

"La democracia no es una ocurrencia y sólo quien tiene miedo cree que es un chantaje"

Se defendió de quienes desde el Gobierno le acusan de tener "ocurrencias de películas americanas" o hacer "chantaje" al PP por haber puesto como condición para pactar la obligatoriedad de las listas abiertas. "La democracia no es una ocurrencia y sólo quien tiene miedo cree que es un chantaje", sentenció. Lo mismo repitió para defender su no pacto con Susana Díaz para que ésta gobierne en Andalucía: "Los ciudadanos no quieren imputados. Y a nosotros no nos compran: si nos proponen un carguito a cambio de principios,por ahí no pasamos".

Y, aunque con Aznar sólo se atrevió a poco más que a defenderse y no a atacar, a quien sí mordió fue a Rajoy y a Pedro Sánchez, especialmente, por no haber aceptado el debate a cuatro (junto a Pablo Iglesias) que él propuso este lunes. "¿Cómo se puede gobernar un país si no estás dispuesto a dar la cara ante los ciudadanos y que te votan?", resumió. "Uno no puede esconderse detrás de un plasma o de una excusa", agregó.

Del mismo modo arremetió, en genérico, contra PP y PSOE. Y ahí sacó el lado más antisoberanista de Ciudadanos. Desde Alcalá (Madrid), tiró de anticatalanismo: "Soy catalán, y, sí, estoy dispuesto a pactar y dialogar con quien haga falta; con una excepción: los separatistas que quieren romper España", explicó. Y volvió a defenderse de quienes le acusan por no posicionarse ni de un lado ni de otro:"PP y PSOE, que nos critican por hablar con todos son los que han hablado con los Pujol y les han dado la llave de Catalunya y luego han mirado para otro lado", recordó. "Nosotros no sólo vamos a defender la unión de todos los españoles en Catalunya sino desde toda España", zanjó.

De quién se olvidó Rivera, quizá por no hacer leña del árbol caído, fue de UPyD. El Ciudadano da por muerto a su rival más afín y hasta las casualidades le dan la razón. Fuera del auditorio, en el parque, los niños ondeaban sus globos naranjas entre risas y juegos mientras un triste y deshinchado globo magenta rodaba por el suelo sin tener ni quien lo pinchara.