Publicado: 31.08.2016 14:53 |Actualizado: 31.08.2016 14:55

Rivera intenta desmarcarse de Rajoy con guiños sociales, aunque pide a Sánchez que le permita gobernar

El líder de Ciudadanos recuerda a su socio popular que no ha venido a la política a "hacer amigos", le advierte de que controlará el cumplimiento de su pacto y le recrimina su conformismo con los datos de paro, la corrupción y la política social. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en el debate de investidura que se celebra en el Congreso. REUTERS/Andrea Comas

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en el debate de investidura que se celebra en el Congreso. REUTERS/Andrea Comas

MADRID.- Asegura que aún mantiene la esperanza de que la legislatura eche a andar a partir del viernes, pero su discurso sirvió para ponerse la tirita antes de la herida. Albert Rivera intentó desmarcarse este miércoles de su nuevo socio, Mariano Rajoy, previendo que su pacto caducará en apenas 48 horas, al no conseguir los apoyos suficientes para que éste sea investido. 

"No he venido a la política a hacer amigos", resumió el líder de Ciudadanos en su intervención del debate, en la que volvió a justificar que su apoyo al actual presidente es la opción "menos mala" de entre las malas arremetiendo contra el "conformismo" de Rajoy en cuanto al paro, la corrupción o las políticas sociales.

De hecho, fue él quien, como si del inicio de la campaña electoral se tratase, intentó volver al centro, defendiendo su acuerdo con el PP pero también el anterior con el PSOEEs momento de ponerse a trabajar. Con lo que tenemos,lo que hay. Lamentablemente no hay una alternativa. Tenemos que poner un corsé condiciones de regeneración democráctica y lucha contra la corrupción., recriminando las posturas de la "vieja política" y haciendo especial hincapié en las medidas educativas y de regeneración que pretende negociar a ambos lados de la Cámara baja, incluido Podemos. 



Rivera, como ya adelantaban algunos de los miembros de su partido antes del inicio de la sesión, fue duro con Rajoy, a pesar de que también le ayudó a presionar a Pedro Sánchez para que permita que gobierne. "Se equivocan los que bloquean, los que piensan más en intereses de partido o personales que en los españoles", le dijo al socialista. 

Rivera, a Rajoy, sobre su pacto: "Si cumplen, puede ser un gran acuerdo; si no, puede durar muy poco"

Pero al conservador le recordó los recortes en sanidad, educación, dependencia, la pobreza infantil, el fracaso escolar, la politización de la justicia o que España es el país, junto a Grecia, con más paro de Europa. "El conformismo no es la solución", le criticó. También el incumplimiento de la totalidad de la ley de amnistía fiscal, con la que los defraudadores pagaron sólo el 3% y no el 10 como exige la normativa. "Queremos que se cumpla íntegramente la ley de regulación fiscal", le exigió, tras citar como defraudadores

Y prometió ejercer un férreo control si Rajoy gobierna en minoría y él y sus Ciudadanos, junto a Sánchez y el PSOE, se quedan en la oposición. "A lo mejor no es el mejor acuerdo de la Historia -dijo en respuesta a una anterior intervención del presidente del PP- ,pero está en sus manos. Si cumplen puede ser un gran acuerdo; si no, puede durar muy poco", amenazó, sin citarla, con una posible moción de censura. 

Para rebajar un poco el ataque, Rivera terminó su primera intervención aventurando que él y Rajoy se llevarán bien, teniendo en cuenta que estarán obligados a pactar cada reforma. 
"Creo que nos llevaremos bien porque no queda otra, pero también está bien hacer algunos amigos más", respondió un divertido Rajoy. "No he venido a la política a hacer amigos; los ciudadanos no nos pagan para ser amigos, sino para trabajar por los españoles", le espetó Rivera en su dúplica. 

C's invita al resto de formaciones a firmar el pacto anticorrupción iniciado con el PP: "Si alguien tiene un listón más alto, le invitamos a acordarlo"

Además, presumió de haber "obligado" a los populares a firmar un compromiso de regeneración (citó la eliminación de los aforamientos, la prohibición de indultar a corruptos o la limitación de mandatos a ocho años) o la comisión de investigación de la financiación ilegal del PP. También del pacto anticorrupción que tan criticado ha sido y que, dijo, está abierto para que se sumen todos los demás partidos del Congreso. "Si alguien tiene una idea mejor, un listón más alto, le invitamos a acordarlo. Pero que sea igual para todos, ¿eh?", exigió.

A Sánchez, por su parte, le acusó de ser el causante del bloqueo que puede llevar a unas "terceras vacaciones" y de estar pagando con la misma moneda que Rajoy utilizó con él el pasado mes de marzo. Le pidió, por tanto, que se abstenga y permita que el PP gobierne en minoría. "Nosotros tampoco nos fiamos -incidió en su desmarque de sus socios-, pero sabemos que no hay que bloquear España. Por eso hay que exigir condiciones [...] Es el momento de ponerse a trabajar con lo que tenemos, lo que hay y poner un corsé" a un Gobierno que, dijo, sigue sin ser "nuevo" ni "limpio" ni "regenerador".

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sube a la tribuna del Congreso delante de la bancada popular, presidida por Mariano Rajoy. REUTERS/ Andrea Comas

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sube a la tribuna del Congreso delante de la bancada popular, presidida por Mariano Rajoy. REUTERS/ Andrea Comas

Venezuela, de nuevo en la tribuna

Rivera, al PSOE: "Nosotros tampoco nos fiamos. Pero sabemos que no hay que bloquear España"

Entre los ataques a Rajoy y a Sánchez, Rivera también dejó un hueco para Podemos y para volver a presentarse a sí mismo como un nuevo Adolfo Suárez, de centro, capaz de pactar a izquierda y derecha, de "hablar con los que no se hablan" y lograr, según él, que de las 150 reformas pactadas con el PP, 100 estuvieran también presentes en su anterior acuerdo con el PSOE. Y es que las elecciones previstas para el 25 de diciembre están hoy un paso más cerca. 

"Estoy orgulloso de nuestro acuerdo con el PSOE y agradezco el esfuerzo de Sánchez de haberse presentado a la investidura, pero tampoco renegaré del pacto con el PP. Son los puntos comunes", afirmó. Y se identificó como "parte de la solución y no del problema": "Como cuando éramos pequeños, podemos jugar a buscar las diferencias o a unir los puntos. Yo quiero jugar a unir los puntos", mitineó. 

-Rivera: "Le invito a que intente llegar a acuerdos con la oposición" 
-Rajoy: "No es tan fácil la cosa"

Así, volvió a  hablar de II Transición, de pactos, de diálogo, de la necesidad de acordar. Todo para reforzar su imagen de 'trabajador' mientras "algunos estaban de vacaciones o ejerciendo de simples comentaristas de la realidad". No fue la única pulla a Pablo Iglesias. Le recriminó que él exigiera la vicepresidencia cuando intentó pactar con Sánchez, mientras él, vendió, le arrancó a Rajoy un compromiso por la educación, la pobreza y la regeneración. "Usted es más de CNI, nosotros más de dación en pago. Y el PP lo ha aceptado", se colgó la medalla. 

Una vez más, acusó al líder de Podemos de ser "más partidario de Otegi que de hombres de Estado como Suárez o Felipe González" y de apropiarse del mensaje social. "Su gente también es la nuestra", agregó, tras afearle que no forme parte del pacto contra el terrorismo yihadista. Y, aprovechando la mención a la política internacional, no faltó la alusión a Venezuela, al recordar que este fin de semana habrá una marcha popular para exigir el revocatorio contra Nicolás Maduro. 

Aunque Rivera terminó como empezó, con un mensaje claro a su actual socio. "He llegado a un acuerdo con usted, pero usted no tiene mayoría. Le pido que en vez de jugar con las palabras, haga pedagogía para llegar a acuerdos con la oposición. Le invito a que lo intente", concluyó. "No es tan fácil la cosa", respondió Rajoy.