Publicado: 21.12.2015 20:34 |Actualizado: 21.12.2015 20:34

Rivera emplaza al PSOE a seguir sus pasos y abstenerse en favor del PP

El líder de Ciudadanos considera fundamental que la legislatura "eche a andar" para poder llegar a acuerdos sobre cuestiones como el Pacto por la Educación o la reforma constitucional que permita cambiar la ley electoral. Pide a Pedro Sánchez que aclare si intentará gobernar "con 11 formaciones"

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 2
Comentarios:
Albert Rivera acompañado de Begoña Villacís y Susana Gaspar./ REUTERS./Juan Medina

Albert Rivera acompañado de Begoña Villacís y Susana Gaspar./ REUTERS./Juan Medina

MADRID.- "Le toca a otros mover ficha, especialmente al PSOE". Así se ha expresado esta tarde Albert Rivera, que, tras reunir a su Ejecutiva para analizar los resultados electorales, ha emplazado a Pedro Sánchez a dejar que "eche a andar" la legislatura.

Para ello, los socialistas deberían seguir los pasos de Ciudadanos y abstenerse en el debate de investidura que colocaría a Mariano Rajoy de nuevo como presidente del Gobierno, aunque esta vez con mayoría simple. "Nosotros pensamos más en España que en nuestro partido y hemos hecho algo inédito: decirle a los españoles lo que íbamos a hacer con sus votos. Ahora es Pedro Sánchez el que tiene que aclarar si va a dejar que empiece la legislatura o va a intentar formar gobierno con Podemos y los partidos de su coalición o con partidos nacionalistas como ERC, Bildu o el PNV que lo que quieren es la secesión de España", dijo.



"Ya han dicho que votarán que no a cualquier investidura. Ahora que explique si quiere formar gobierno con 11 partidos."

"Tienen que decidir si quieren que España sea un país gobernable. Ya han dicho que votarán que no a cualquier investidura. Ahora que explique si quiere formar gobierno con 11 partidos. Si quieren empezar la legislatura o bloquearla", incidió. Y agregó: "El país no puede estar paralizado, pendiente de las trifulcas internas de otros partidos".

De todos sus contrincantes electorales, es Sánchez, precisamente, con quien Rivera tiene una peor relación. La frialdad entre ambos se hizo evidente en los debates televisivos en los que coincidieron, pero también en la celebración del Día de la Constitución en el Congreso. Hoy, además, el socialista se ha convertido en el único a quien el presidente de Ciudadanos no ha felicitado por el resultado del 20-D. Sí escribió a Rajoy y a Pablo Iglesias, pero no a él, contra quien arremetió especialmente en su primera rueda de prensa ofrecida en la nueva sede del partido, en la calle Alcalá de Madrid.

Rivera también se felicitó a sí mismo por haber pasado de 1,5 millones de votos obtenidos el pasado mayo en las municipales a los 3,5 millones de ayer. "Es evidente que teníamos un handicap: intentar acabar con el bipartidismo, que tiene mucha fuerza, con una ley electoral que no está a nuestro favor", se quejó. Y fue este punto, precisamente, en el que hizo especial hincapié a la hora de argumentar su posición con respecto a su apoyo -en forma de abstención- a un gobierno del PP.

"Se tendrá que ver si echa a rodar esa pelota", metaforizó, de nuevo, tras anunciar que lo primero que intentará su grupo parlamentario es presentar una ponencia constitucional en el Congreso para abrir el melón de la reforma de la Carta Magna y poder reformar, así, la "injusta" ley electoral. "Espero contar con el apoyo de otros partidos para poder debatirla -dijo- pero para eso tiene que empezar la legislatura", insistió.

Del mismo modo, se mostró dispuesto a aceptar la llamada de Podemos "y cualquier otro" para reunirse "con todos". "Pero no tiene sentido reunirnos para hablar de temas concretos sin que haya legislatura aún", repitió una vez más.

Aunque su línea roja con respecto a un pacto con Podemos sigue siendo la misma: el referéndum en Catalunya. Es por eso por lo que, si Pedro Sánchez y Pablo Iglesias alcanzan un acuerdo de investidura, Ciudadanos votará "no". "Votaremos no a cualquier formación política que tenga en su agenda la ruptura de España", exageró, criticando también que la formación morada haya concurrido en coalición en varias comunidades aunque ahora vaya a conformar grupos parlamentarios distintos con cada uno de ellos.

"Yo he vivido el tripartito en Catalunya y ahí no se sabía ni quién mandaba, ¡imagínense con 11!"

Y, de nuevo, aprovechó esa cuestión para volver a lanzar un mensaje al PSOE: "Votaremos no (a esa posible coalición PSOE-Podemos) ya no solo por el referendum separatista, sino porque se conformaría un gobierno con 11 partidos". "Yo he vivido el tripartito en Catalunya y ahí no se sabía ni quién mandaba, ¡imagínense con 11!", insistió. Y, eludiendo responder a sobre si le beneficiaría o no un posible adelanto electoral, incidió en que "España tiene que poner en marcha la legislatura". "También en la Transición creían que era imposible, pero ya saben que para nosotros 'imposible es sólo una opinión'", aprovechó para meter uno de sus lemas de campaña en el discurso.

Entre tanto ataque a Pedro Sánchez, para lo que no tuvo tiempo Rivera fue para la autocrítica por haber conseguido tan sólo 40 escaños de los 100 que esperaban al inicio de campaña. Así, volvió a echar la culpa a la ley electoral incluso del batacazo en Catalunya, donde solo obtuvieron 5 escaños y no lograron ganar a las fuerzas soberanistas como pretendían. Tampoco habló de sus candidatos polémicos durante la campaña, su escandaloso programa en relación a la violencia de género o sus malas actuaciones en los debates y mítines de los últimos 15 días. Eso, dijo, se plasmará en un informe técnico que elaborará el Comité Electoral y será estudiado por la Ejecutiva después del parón navideño.