Público
Público

ASAMBLEA C'S Rivera hace un guiño a los orígenes de C's, pese a que va a abandonarlos

El presidente de los naranjas reniega de quienes quieren que la formación "sea al PSOE" y mantiene su postura de renunciar a la "socialdemocracia" en sus Estatutos.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en la presentación del informe de gestión del partido que ha realizado en la IV Asamblea de Ciudadanos. EFE/Zipi

Albert Rivera ha iniciado su intervención en la IV Asamblea de Ciudadanos haciendo un guiño a los orígenes de los que pretende renegar. La ponencia de Valores propuesta por su Ejecutiva quiere abandonar la "socialdemocracia" para unirse definitivamente al "liberalismo progresista". 

Una opción que ha sido ampliamente contestada por los fundadores catalanes del partido, que se han rebelado con las correspondientes enmiendas al respecto presentadas por la corriente Mejor Unidos que dirige el exdiputado Jordi Cañas

A ellos se ha dirigido el presidente hoy, aunque de forma velada. En la presentación del informe de gestión de los últimos cuatro años, Rivera ha recordado cómo el partido nació "de un manifiesto colgado en internet" y pasó de tener tan sólo 3 diputados en el Parlament de Catalunya hasta los 93 diputados autonómicos, 1.527 concejales, 32 parlamentarios en el Congreso, tres senadores y dos eurodiputados de la actualidad. 

Rivera: "No se trata de una refutación; es una evolución que hace al partido más fuerte"

Pese a no renegar de sus inicios, Rivera destacó también que ahora, lo que toca, es mirar al futuro para intentar "gobernar en 2019", cuando se celebrarán las próximas elecciones municipales y autonómicas. De hecho, criticó a quienes se han levantado contra su nuevo ideario: "Hay quien quiere quitar la etiqueta de progresista y el partido tiene que ser progresista. Y otros quieren que seamos el PSOE cuando nosotros somos el centro", declaró después de su intervención en abierto.

"No se trata de una refutación", se justificó. "Es una evolución que hace al partido más fuerte", defendió tras considerar que el debate de esta Asamblea General no debe de ser "tanto semántico, sino de contenidos".  Así, defendió que "el mensaje que hay que dar a los españoles" es el del programa electoral: "Ciudadanos no quiere subir los impuestos, sino bajarlos; no quiere una España rota, sino la igualdad de todos los españoles..." y así.  "El futuro pasa por que el centro gobierne", mitineó.

Una postura optimista que ratificó el tono utilizado durante la presentación del informe de gestión en el que no hizo autocrítica alguna pese al fracaso de las elecciones gallegas y vascas -donde no consiguió ningún escaño- y a la caída de apoyos que recabaron el 26-J en comparación con el 20-D -400.000 votantes menos y 8 diputados menos en el Congreso-. 

Ciudadanos presume de no tener deudas: "Lo que nos hace libres para denunciar la corrupción es no deberle nada a nadie"

Aún así, convenció a los casi 600 compromisarios que participan en la cumbre ciudadana (según los últimos datos de censo ofrecidos por C's, éste consta de 568 votantes, aunque no todos estaban presentes en la Asamblea). Su Informe del Comité Ejecutivo fue aprobado con 508 votos a favor, 15 abstenciones y 0 noes. Es decir, obtuvo con un 92% de los apoyos, algo no llamativo si se tiene en cuenta que el 70% de los compromisarios pertenecen a la corriente oficialista España Ciudadana. 

En dicho documento, la Ejecutiva de Rivera presumió de haber logrado tener "superávit" en el partido tras el "crecimiento brutal" de los últimos cuatro años. Unas cuentas solventes que les permite, dijo no tener deudas y, en consecuencia, "se libres". "Lo que nos hace libres para denunciar la corrupción es no deberle nada a nadie", presumió tras destacar que sólo un "ridículo" 1% de sus ingresos proceden de donaciones. "El 35% de nuestros ingresos proceden de los afiliados, que se mojan en tiempos de crisis y eso hay que agradecerlo", les aplaudió.

"Debate, calma y unión"

Con esas mismas buenas palabras, dirigidas a los suyos, pero también para calmar los ánimos de los críticos, Rivera les recordó el lema de la Asamblea que se está celebrando en el Teatro Nuevo de Coslada (Madrid): Juntos ganamos el futuro. "Vamos a salir más fuertes, juntos, unidos, con un partido democrático, sin deudas, limpio de corrupción y con un objetivo: mejorar España y salir en 2019 a ganar las elecciones", les instó. 

También se diferenció de "otros partidos que se pelean, prohíben las primarias o no limpian la corrupción". "Nosotros aprovechamos esta Asamblea para hacernos más fuertes y poner rumbo a 2019 para poder gobernar el país, comunidades y municipios", les animó. 

Eso sí, también advirtió a ese 30% que no apoya sus ideas de que "un partido sin ilusión, sin proyecto, sin rumbo no moviliza" y que "a un partido se le mide por el número de votantes que tiene". Un claro mensaje a quienes exigen reconocer los orígenes catalanes de Ciutadans, mantener la "socialdemocracia" en el ideario, mantener el actual sistema de primarias internas o su opción de no entrar en gobiernos que no lideren. Fue, veladamente, una ardua defensa del 'renovarse o morir' en toda regla.

"Nos habéis puesto en la Ejecutiva para seguir tirando adelante", les recordó también haciendo un llamamiento a la "calma" para los debates de Estatutos, Valores y Estrategia que se celebrarán a lo largo de este sábado. "Otros partidos están rotos o no hacen primarias. Aquí hay debate, calma y unión", concluyó.