Publicado: 06.09.2016 10:04 |Actualizado: 06.09.2016 10:04

Rivera levanta el veto a Rajoy pero
lo mantiene con Podemos

El líder de Ciudadanos dice estar dispuesto a buscar un candidato de consenso e instará en el Congreso que apruebe una resolución para explicar al Banco Mundial que Soria es un candidato del Gobierno, "no de España"

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4
Comentarios:
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la sesión del debate de investidura. - EFE

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la sesión del debate de investidura./ EFE

MADRID.- "Dispuesto a desatascar" la situación, pero sólo a su manera. Albert Rivera ha levantado este martes su veto a Mariano Rajoy, pero, en cambio, lo mantiene con Podemos en caso de que Pedro Sánchez intente una alternativa.

El líder de Ciudadanos instó a "reflexionar" tanto a Rajoy como Sánchez el pasado viernes durante el debate de la segunda investidura fallida. Una invitación que en el PP se tomaron como una petición de la cabeza de su líder que fue duramente contestada por el portavoz conservador, Rafael Hernando. Este martes, Rivera ha aclarado esta cuestión en Espejo Público: "¿Cómo va a ser un veto a Rajoy si somos los únicos que hemos votado sí?", se preguntó.



Y, aunque incidió en que el pacto PP-C's seguía roto ("en la página 44 se especifica que el apoyo era para esa investidura", argumentó), dejó la puerta abierta a reeditarlo. "Queremos que esas reformas se apliquen, porque si el PP quiere gobernar en minoría tiene que asumir que el Parlamento le marca la agenda. Pero en Ciudadanos no vamos a participar en más fracasos", aclaró, dispuesto a retomar esas "150 reformas que ellos no querían" si en algún momento existe una "investidura viable".

En este sentido, Rivera volvió a mostrarse favorable a buscar un candidato de consenso -se descartó a sí mismo- que pueda recabar los 254 votos a favor de PP, PSOE y Ciudadanos. No obstante, opinó que esa opción es poco viable y, dijo, lo más deseable sería que Rajoy y Sánchez "se sienten a la mesa". "Ceder es pactar y pactar es gobernar", les pidió a ambos.

Sin embargo, él, que se presentó de nuevo como "el centro" capaz de "dialogar con quien piensa distinto" (algo de lo que, dijo, se siente "orgulloso" y no "avergonzado"), cerró toda puerta a una alternativa liderada por el secretario general de los socialistas. Ni nacionalistas, ni Podemos.

"Yo no voy participar de ningún apoyo a un Gobierno formado por 44 partidos, algunos de ellos independendistas", dijo en referencia a algunas de las confluencias de los de Pablo Iglesias, como En Marea o Compromís. "Esa vía es inviable y no lo digo yo, lo dice hasta el PSOE de Andalucía", zanjó.

Asimismo, también consideró poco probable la opción de que sea Rajoy quien busque el apoyo del PNV para alcanzar los 175 diputados (junto a Ciudadanos y Coalición Canaria) que casi alcancen la mayoría absoluta (176). "No es que nosotros estemos dispuestos o no a aceptar al PNV; es que el PNV tendría que dejar de ser el PNV porque tendría que renunciar al referéndum de independencia, entre otras cosas, y suscribir el pacto PP-C's", esgrimió.

Y, del mismo modo que arremetió contra Pedro Sánchez por "bloquear" la formación de un Gobierno, atizó también a Mariano Rajoy por no haber sido capaz de buscar su apoyo o su abstención. Así, se mostró enfadado con las formas del Gobierno y del PP -especialmente con la intervención de Rafael Hernando el viernes en el Congreso- a las que definió como una "falta de empatía con los ciudadanos".

En concreto, Rivera criticó duramente el dedazo de Rajoy a Soria para el Banco Mundial y anunció que, si las explicaciones de Luis De Guindos no llegan a convencerle, propondrá que la Cámara baja apruebe una resolución que explique al citado organismo internacional que "es una decisión de Rajoy y no de España". "Es un nombramiento político que hasta cuestionan dirigentes del PP. Los ciudadanos no tienen por qué asumir la vergüenza de tener un representante sospechoso de haber cometido fraude fiscal", concluyó.