Publicado: 11.05.2015 10:58 |Actualizado: 12.05.2015 08:02

Rivera propone ahora un debate a cuatro con Rajoy, Sánchez e Iglesias

El presidente de Ciudadanos fía su campaña electoral a su tirón como líder de la formación y propondrá a la Academia de Televisión el evento con sus homólogos nacionales, pese a que se trata de unas elecciones autonómicas y municipales. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a la candidata de su partido al Ayuntamiento de Madrid , Begoña Villacís. EFE/Zipi

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a la candidata de su partido al Ayuntamiento de Madrid , Begoña Villacís. EFE/Zipi

MADRID.- Fiar toda la estrategia electoral de las municipales y autonómicas del 24 de mayo a los líderes nacionales de los partidos. Esa es la pretensión del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que este lunes ha lanzado una propuesta al aire: quiere un debate a cuatro en plena campaña en el que participen no sólo él y Pablo Iglesias, sino también Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. 

Tras la negativa de Iglesias a sentarse con él en el Chester de Pepa Bueno, ha anunciado que hoy mismo propondrá a la Academia de Televisión que organice el encuentro, en el que, además, no se discriminará a ningún medio de comunicación. "Estoy muy contento de que Pablo Iglesias sí que quiera debatir ahora, pero yo no quiero excluir a nadie", sentenció, mostrando su esperanza de que "se sumen todos" para que el acto de precampaña no se asemeje a los habituales del "bipartidismo actual".

Crecido por los buenos resultados que le auguran las encuestas, aun a pesar de presentar a miles de candidatos desconocidos para la opinión pública, Rivera ha decidido, así, ahora, echarse a la espalda todo el peso de la campaña electoral.



De hecho, su participación en el Fórum de Nueva Economía -al que también acudió el presidente de la CEOE, Joan Rosell, con quien mantuvo una charla en privado antes del desayuno- debía ser una mera presentación de los dos verdaderos protagonistas: los candidatos a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid, Ignacio Aguado y Begoña Villacís, respectivamente. Pero fue Rivera quien suscitó más interés entre los medios de comunicación. 

El líder de la formación naranja mitineó sobre su "proyecto de país" -más que sobre los proyectos autonómico y municipal- y se equiparó con Adolfo Suárez, Felipe González y José María Aznar. Vendió su "proyecto global", similar al de la "reconciliación de la Transición" o los de "modernización de España" y "la convergencia de España con Europa", respectivamente y denostó "los proyectos de partido" de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy.

Así, frente al "y tú más", defendió su "cambio sensato" y auguró "un cambio, no sólo de legislatura, sino de etapa política". Su objetivo, dijo, es "modernizar España" y convertirla en "un país acorde con la sociedad de hoy en día". "Hay que volver a tomar las riendas del país, dejarlas en manos de los españoles y volver a hacer que la gente confíe en los políticos", agregó.

Rivera: "La regeneración democrática ha de llegar con los nacidos en democracia"

Con ese mismo entusiasmo habló de su -desconocido y a veces polémico- equipo ("somos nuevos, pero no novatos", mitineó), del que destacó la juventud como garantía de "regeneración democrática". De hecho, apostó por que "el verdadero cambio" ha de llegar con "los nacidos en democracia" y, dijo, "con todo el respeto para quienes llevan 30 años en política, la regeneración pasa por gobernantes que no hayan tenido casos de corrupción ni cuentas en Suiza".

Así, aseguró que Ciudadanos sale "a ganar", no sólo a ser bisagra de otros gobiernos, pero también insistió en que su formación está dispuesta a "dialogar" con cualquier otro partido. "La pregunta de con quién pactaré es del siglo XX; la del siglo XXI, es para qué", mitineó, señalando que sus "enemigos" son "el paro, la corrupción y la crisis" y no sus rivales políticos.

No obstante, arremetió de nuevo contra Susana Díaz por no haber firmado el pacto anticorrupción en Andalucía y, dijo, "la pelota está en su tejado si quiere que empiece la legislatura". "Es ella quien tiene que decidir si suelta el lastre de ser del PSOE de los ERE o si sigue siendo el PSOE de los ERE", zanjó, asegurando que él no quiere repetir las elecciones y recordando que es necesaria la abstención de otro partido más para que la socialista vuelva a ocupar el trono de la Junta.

En cuanto a las elecciones anticipadas también en Catalunya -lugar de origen de Ciudadanos-, Rivera se mostró duro con el actual presidente de la Generalitat.  "La condición humana no permite pegarse un tiro en el pie -en 2012- y luego una ráfaga entera", ejemplificó su su opinión. "Yo creo que si [el presidente de la Generalitat, Artur] Mas pudiera, evitaría convocar elecciones, sentenció presumiendo de los resultados de las últimas encuestas, que dejan a C's "a sólo tres puntos de ganar a CiU y por encima de ERC". "Están muy nerviosos porque están perdiendo fuelle. Yo creo que Mas no quiere elecciones y Rajoy tampoco porque el mapa político actual es demoledor para los partidos tradicionales", concluyó.

"Recorte en corbatas y no en batas"

En Madrid, tanto Aguado como Villacís recogieron el guante de su jefe y apostaron por salir "a ganar". Ambos aseguraron que tienen un programa y un equipo "preparado para gobernar a partir del 25 de mayo" y abogaron por establecer ejecutivos (autonómico y local, respectivamente) libres de corrupción, más transparentes, mejor gestionados y más modernos.

Así, Aguado prometió incentivos de hasta 9.000 euros para las empresas que quieran crecer, bolsas de hasta 50.000 euros para los "talentos" investigadores que se comprometan a quedarse en España al menos tres años y otras 20 bolsas de hasta 150.000 euros para los investigadores extranjeros que inviertan en la Comunidad de Madrid. Villacís, por su parte quiere un Ayuntamiento más participativo y "menos asfixiante para los ciudadanos" con la rebaja, por ejemplo, del IBI. Prometió, además, mejorar el transporte público y la limpieza de las vías e introducir el bilingüismo y ampliar el horario de las escuelas infantiles de 0 a 3 años, entre otras cuestiones. 

Los dos incidieron en el programa fiscal que Rivera presentó para toda España, prometiendo luchar contra el fraude y ahorrar en gastos no justificados, "en corbatas, en vez de en batas (de médicos", mitineó Aguado. Y, todo ello, para diferenciarse de "quienes vienen a desmontarlo todo". "Quienes quieran construir, que nos voten", zanjó Villacís. "Nos cuentan como llave, pero nosotros queremos ser la puerta", concluyó.