Publicado: 18.10.2015 23:20 |Actualizado: 19.10.2015 20:47

Rivera recurre a Venezuela, el comunismo y el "franquismo económico" en el debate con Iglesias

En el primer cara a cara televisado entre los líderes de Podemos y Ciudadanos, el primero ha defendido subir el salario mínimo hasta los 800 euros, mientras el líder naranja propone que el Estado complemente los salarios más bajos a través del IRPF. "Nosotros no estamos de acuerdo con que nadie cobre un salario de miseria", ha respondido Iglesias

Publicidad
Media: 2.81
Votos: 31
Comentarios:
captura

Momento del debate entre Pablo Iglesias y Albert Rivera en el programa 'Salvados' de este domingo. 

MADRID.- Albert Rivera cree que las nacionalizaciones de empresas suponen una vuelta "al franquismo económico", pero a la vez que se corresponden "con lo que ha hecho siempre el comunismo de toda la vida", y que la nacionalización de servicios públicos "es ideología del pasado"; y todo esto lo relaciona con Pablo Iglesias, y por ende con el partido que lidera, Podemos.

El presidente de Ciudadanos ha acusado este domingo a Iglesias de querer "volver al franquismo económico por las nacionalizaciones", mientras el secretario general de Podemos insistía en que de llegar al poder sólo recurriría a esta medida en casos extremos, si empresas como las eléctricas incumplen la ley de forma sistemática.



Rivera ha acusado a Iglesias de querer "volver al franquismo económico por las nacionalizaciones"

Los líderes de ambos partidos emergentes se han dado cita este domingo en su primer cara a cara televisado, en Salvados, el programa que dirige Jordi Évole, y que abre la veda de los debates televisivos en plena precampaña para las generales del próximo 20-D. "Como esto siga así, nos presentamos juntos a las elecciones", bromeaba Iglesias apenas unos minutos antes.

Han mantenido un tono distendido, y de hecho Iglesias ha dado la razón a Rivera en varias ocasiones cuando exponía sus argumentos. Por su parte, el presidente de Ciudadanos ha sido el primero en utilizar la palabra "casta", ha realizado un diagnóstico de la situación actual del país con un lenguaje muy similar al que anteriormente ha utilizado el líder de Podemos, —enfatizando la importancia de luchar contra la corrupción y hablando del "capitalismo de amiguetes"—, y llegando incluso a cerrar su última intervención con una de las coletillas de Iglesias: "Vamos partido a partido, como el Cholo Simeone".

El presidente de Ciudadanos aseguraba también que no quería recurrir a los tópicos asociados a Podemos por PP y PSOE, pero ha mencionado a Venezuela hasta en tres ocasiones. De hecho, cuando Évole ha intentado ahondar en la reunión mantenida entre Rivera y el presidente del BBVA, Francisco González -solicitada por el banquero, que se deshace en elogios al líder de Ciudadanos mientras vincula a Podemos al "populismo"-, Iglesias respondía que a él no le han llamado "el presidente del Santander y del BBVA".

El presidente de Ciudadanos aseguraba también que no quería recurrir a los tópicos asociados a Podemos por PP y PSOE, pero ha mencionado a Venezuela hasta en tres ocasiones

El secretario general del partido del círculo afirmaba entonces que se reunirán con quienes así lo demanden, y aseguraba que a Ciudadanos "no les hace ningún bien" que les defiendan públicamente representantes políticas como Esperanza Aguirre o periodistas como Alfonso Rojo. Rivera devolvía el golpe afirmando que tampoco hace bien a Podemos que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, les respalde. "Y cuando lo dice Maduro más, pero yo no entro en ese juego", afirmaba el candidato de C's.

El líder del partido naranja comenzaba defendiendo el contrato único que abandera su partido, e Iglesias, por su parte, respondía que este puede reducir las capacidades de negociación de los trabajadores, y avanzaba que Podemos propondrá una subida del salario mínimo desde los 648 euros hasta los 750- u 800 euros, así como una equiparación de las rentas de inserción con ese importe.

Podemos cree que esto serviría para incentivar el consumo, mientras Rivera ironiza con que el partido promete "la paz en el mundo", y aboga por aportar "complementos salariales" desde el Estado a través del IRPF para mejorar los sueldos más bajos, lo que asegura, supondría un gasto de 7.400 millones de euros. "Nosotros no estamos de acuerdo con que nadie cobre un salario de miseria", responde Iglesias.

"No es lo mismo un turista alemán que se pueda pagar la sanidad que un sin papeles que se parte la espalda trabajando", ha afirmado el líder de Podemos

Rivera e Iglesias mantienen diferencias en sus posturas sobre la atención sanitaria a extranjeros, que el primero acota a los servicios de urgencias -"no es lo mismo un turista alemán que se pueda pagar la sanidad que un sin papeles que se parte la espalda trabajando", afirma el líder de Podemos-, mientras el primero defiende que la atención sanitaria gratuita a todos los niveles no se da en ningún otro país de Europa.

Ambos defienden volver a fijar las actualizaciones de las pensiones de acuerdo con el IPC, pero Podemos quiere bajar la edad de jubilación hasta los 63 años, y Rivera la mantendría en los 65. Por lado, y haciendo autocrítica, Iglesias no niega que Ciudadanos ha logrado transmitir sus mensajes con más éxito, que se ha explicado mejor que Podemos en los últimos meses, y reconoce abiertamente que su partido ha moderado sus propuestas y sus mensajes: "Claro que hemos sido más pragmáticos".

Rivera no derogaría la ley mordaza en su totalidad

Iglesias apuesta por acabar con las SICAV, mientras Rivera pide investigarlas; el primero se compromete a derogar la ley mordaza al completo, el segundo algunos artículos. Y, en lo que respecta a Catalunya, Podemos apuesta por promover un referéndum soberanista, mientras Rivera cierra la puerta a esta opción. Ambos rechazarían pagar indemnizaciones a Florentino Pérez por obligarle a detener su 'máquina de terremotos' Castor, y también coinciden en el discurso contra la corrupción, en todas sus formas. "Hay que sustituir el capitalismo de amiguetes por el capitalismo razonable", afirma Rivera.

En esta línea, y mientras el presidente de Ciudadanos dice que puede aceptar la "muerte política" de Jordi Cañas, imputado por fraude fiscal y contratado como asesor del partido naranja en el Europarlamento, Iglesias sostiene que "hubiera tenido que decirle a Juan Carlos [Monedero]: Tienes que hacer esa complementaria", aunque recuerda que Monedero nunca ha sido imputado, ni ha cometido ninguna falta. "Duele que se compare a alguien que ha podido cometer un error sin que eso implique sanción, aunque sea administrativa, con los que han estado robando", distingue.

Debate y participa con tu voto y tus argumentos:
Cargando el debate... Si el debate no se muestra, puedes verlo en http://www.quoners.es/debate/quien-gano-el-debate-del-programa-salvados