Público
Público

Rivera recupera el discurso de Venezuela, la "octava isla" canaria: "Nos ayudasteis mucho en la Guerra Civil; ahora os vamos a ayudar todo"

El líder de Ciudadanos intenta en Tenerife robar el escaño de Coalición Canaria y continúa apelando al "voto útil" frente a PP y PSOE: "No tiren el voto para el bloqueo", pide

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, con simpatizantes venezolanos residentes en Santa Cruz de Tenerife. EFE/Ramón de la Rocha

MADRID.- Cuando quedan sólo 24 horas de campaña, Albert Rivera volvió al principio y recuperó, en Tenerife, el discurso de Venezuela. Describiendo al país latino como "la octava isla" canaria, dirigió su intervención a los nativos de allí: "Vosotros nos ayudasteis mucho en la Guerra Civil. Ahora nosotros os vamos a ayudar todo", espetó, prometiendo seguir apoyando, si entra en el Gobierno, a los opositores al "régimen" de Maduro. 

Ello le sirvió también, por supuesto, para arremeter contra Podemos. "A mí me invitaron para intervenir en la Asamblea [el Parlamento venezolano]; otros tendrán que ir a dar explicaciones, a ver dónde está el dinero", insistió. Horas antes del mitin, en otro acto junto a deportistas paralímpicos en una piscina municipal, el líder de Ciudadanos ya había utilizado también ese discurso: "Pablo Iglesias tiene que dar explicaciones, como hemos hecho otros", dijo, defendiéndose de las acusaciones del director de la Oficina Anticorrupción en el Parlament de Catalunya.

También recuperó como ataque a los morados el discurso antisoberanista. Prometió una reforma de la Constitución "votada por todos los españoles", y se comprometió a estar "en frente" y nunca compartiendo Ejecutivo "con quienes quieren romper España". 

El líder de C's ningunea a CC en Tenerife: "Con 0 o 1 escaños se defiende peor Canarias que con 40"

Siguiendo la senda de ese discurso antiindependentista, Rivera arremetió también contra los nacionalistas de Coalición Canaria, en un claro intento por robarles el escaño que siempre consigue Ana Oramas en el Congreso. "Parece que sólo CC puede defender a los canarios. Les voy a decir una cosa: con 0 o 1 escaños se defiende peor canarias que con 40. Porque cuando nos llega una propuesta de Canarias, todos los de Ciudadanos la aprobamos y eso es mucho más fuerte", presumió, incidiendo en su "proyecto común para España" -y no "16, como Podemos"- y pidiendo "confianza". "Sólo hemos tenido cinco meses, pero nunca les he fallado", mitineó.

Así, pidió el voto "para el centro moderado" y volvió a mostrarse como el verdadero "voto útil", aunque no para presidir el Ejecutivo, sino para ser "bisagra" del mismo. Así, se presentó como el único capaz de mediar entre PP y PSOE para que tras el 26-J "haya gobierno y haya cambio". "No tiren el voto para el bloqueo. Nosotros pondremos España en marcha si las urnas se llenan de color naranja", sentenció, tras contar a su público cómo consiguió con un teléfono en una mano y otro en la otra, que ambas formaciones se pusieran de acuerdo para conformar la Mesa del Congreso tras el 20 de diciembre. 

Rivera ahonda en la pelea entre la derecha española: "Rajoy está en los papeles de Bárcenas. Si C's es decisivo, algunos van a sudar tinta"

Por ello, tras incidir en su campaña, viral ya en las redes, de "con un 1% más de votos, C's obtendría 10 escaños más" mientras que un 1% más no supone nada para el bipartidismo, recordó la "pereza" de Rajoy para formar Gobierno y sus declaraciones en las que afirma que "volverá a decir que no al Rey". "Nosotros ya hemos propuesto a los partidos constitucionales ir a una mesa de negociación pero para hablar de educación, de sanidad, de empleo, de justicia, de lucha contra la corrupción. Si vuelven con el rollo del sillón no saldremos adelante", advirtió. 

Y, aunque la crítica por los personalismos incluye también a su exsocio Pedro Sánchez, el peor golpe se lo llevó el actual presidente en funciones. Rivera recordó la retahíla de ministros que han tenido que salir del Ejecutivo por escándalos diversos ("Mato, Gallardón, Wert, Soria...") y, una vez más, utilizó el escándalo de las escuchas de Interior desvelado por Público para arremeter contra los que "confunden su partido con los ministerios". "Luego pasa lo que pasa", ironizó sobre Fernández Díaz.

"Y Rajoy está en los papeles de Bárcenas", repitió ahondando en la pelea bierta en la derecha española y asegurando que él no entrará "en ningún gobierno bajo amenaza de corrupción". "Que el PP tenga un escaño más o menos no va a cambiar nada, no limpiarán España. Pero si Ciudadanos es decisivo, algunos van a sudar tinta", siguió pidiendo el "voto útil". 

Después, concluyó su discurso con su lacrimógeno minuto de oro del debate a cuatro, en el que citó a Martin Luther King con su "sueño" para España: "Yo quiero un país que funciona y un gobierno donde ni Bárcenas, ni Barberá ni Mato nos chantajee. Quiero reformar este país porque no habrá estabilidad hasta que no haya regeneración", aseguró, tras hablar también de empleo, educación y dependencia, entre otras cuestiones. "Queremos forzar cambios. Y cuantos más votos y más escaños tengamos, más cambios conseguiremos", concluyó.