Publicado: 31.10.2015 15:58 |Actualizado: 31.10.2015 15:58

Rosa Díez se despide de la vida pública sin autocrítica: "Nuestro error ha sido hacer las cosas bien"

La exportavoz de UPyD advierte de que no abandona la política -aunque sí los cargos represen tativos- y aboga por "activar el artículo 155 de la Constitución" para frenar el "golpe de Estado" en Catalunya. "UPyD está muy vivo", anima a los militantes para que sigan apoyando a Herzog.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El líder de UPYD, Andrés Herzog, y la portavoz de la formación en el Congreso, Rosa Díez. /EFE

El líder de UPYD, Andrés Herzog, y la portavoz de la formación en el Congreso, Rosa Díez. /EFE

MADRID.- Sin flores ni lágrimas ni autocrítica. Así ha sido la 'no-despedida' de Rosa Díez de la vida pública, que resumió sus últimos años en la misma con una sola frase: "Nuestro comportamiento ha sido ejemplar".

La exportavoz de UPyD, que este sábado ha dado su último discurso ante los militantes como líder del partido, no repetirá como cargo público por primera vez tras 30 años en las instituciones. Pero comenzó su intervención advirtiendo de que no abandonará la política: "Tampoco hoy he venido a despedirme", sentenció.



En cambio, sí se presentó ante los miembros del Consejo Político del partido -al que no acudieron muchos de los 150 miembros que lo componen- para hacer balance de su gestión. Un "gran trabajo" del que todos deben sentirse "orgullosos" aunque mediáticamente nadie se lo haya reconocido hasta ahora, se quejó. "Y no porque crean que hemos desaparecido y en España se entierre bien a los muertos", sino porque "había mucho ruido y hubo gente que se despistó y no nos vio en los últimos años", ironizó tras constatar que "este es un país raro".

Díez, con ironía: "Nuestro error fue querer ilegalizar Amaiur y denunciar la corrupción"

Una ironía que alargó durante todo su discurso y que le sirvió para enfatizar su vehemente tono. Así, si en un primer momento parecía que Díez iba a enumerar, por primera vez, los "errores" cometidos, esa idea se disolvió en apenas unos segundos. "Fue un grave error querer ilegalizar a Amaiur y a todos los testaferros de ETA, señalar que la corrupción estaba institucionalizada y generalizada, pelear sin descanso por reformar la Ley Electoral, las administraciones públicas, la Constitución, querer eliminar los privilegios fiscales de País Vasco y Navarra, defender el contrato único indefinido...", enumeró. "¿A quién se le ocurre?", se preguntó para continuar con el cinismo y, de paso, recordar que todas esas eran propuestas que ahora llevan, de un modo u otro, casi todos los partidos en su programa electoral.

"¿Cuándo se jodió Perú?", siguió Rosa Díez en tono jocoso. "Cuando llegamos a las instituciones y no nos adaptamos al ambiente, cuando obligamos a los demás a mirarse en el espejo y verse feos", continuó lamentando la política de 'acoso y derribo' que otras formaciones ejercieron contra la suya y la 'soledad' en la que se han visto en numerosas ocasiones. Aun así, presumió de haber conseguido sacar adelante iniciativas y mociones "con sólo cinco votos en el Congreso". "Nuestro error ha sido hacer las cosas bien sin pedir permiso a nadie", zanjó rotunda.

Asimismo, presumió de haber contribuido a "cambiar el país" y "mejorar la democracia". "Si lo hubiéramos hecho de otra manera, nada habría sido igual para nuestro partido pero tampoco para España: habría sido peor", mitineó tras defender que es mejor "judicializar la política que politizar la justicia". Por eso, dijo, "UPyD sigue siendo necesario". "Los españoles a los que defendemos merecen que ganemos y por eso hay que seguir librando la batalla", animó a los suyos en plena época preelectoral.

Rosa Díez:" Somos como los galos, irreductibles"

Tirando del ya manido "orgullo UPyD", Díez insistió en que "UPyD está muy vivo" y destacó el carácter "revolucionario" del partido. "Somos como los galos", metaforizó, haciendo alusión a los cómics de Astérix y Obelix. "Estamos rodeados de poderosos que nos quieren apagar pero somos irreductibles", apostilló. "Y nuestra pócima es el patriotismo constitucional, la defensa de la nación como garantía de la igualdad de todos los españoles", agregó.

En este sentido, no pudo evitar hacer referencia a la situación en Catalunya después de que Junts pel Sí y la CUP presentaran en el Parlament su propuesta de resolución para avanzar hacia la independencia de la Comunidad. "Si nos hubieran hecho caso...", se lamentó Díez tras recordar que su formación presentó dos mociones para "frenar la deriva secesionista" que no obtuvieron el resultado esperado.

Golpistas vs. demócratas

De nuevo, volvió a defender la "activación del artículo 155 de la Constitución, que no la suspensión de la autonomía", aclaró, como forma de "pasar de las palabras a los hechos". "No se trata de independentistas y no independentistas, sino de golpistas y demócratas", definió la situación. "Los golpistas han actuado y ahora los demócratas tenemos que actuar también", concluyó Díez.

Ese guante lo recogió el actual portavoz de los magentas, Andrés Herzog, quien -en un tono mucho más descafeinado que su antecesora- especificó que "activar" el 155 significa "desmontar las estructuras de Estado que ya están levantadas por los golpistas en Catalunya, como las embajadas, el Consejo Asesor o los cimientos de una Hacienda propia".

Herzog se burla del 'Pacto por España' de Ciudadanos, pero propone lo mismo que Albert Rivera: "no ceder al chantaje nacionalista"

De hecho, Herzog aprovechó la ocasión para explicar qué pedirá a Mariano Rajoy en su reunión del próximo martes en Moncloa:"Le diré que voy a trabajar, no a hacerme fotos y que es el momento de actuar con todos los elementos jurídicos que están a nuestra disposición". Entre ellos, el que más diferencia la propuesta de UPyD de la del resto de formaciones es el del uso del "Código Penal, cuyo artículo 548 regula la conspiración y los actos de sedición". Los magentas ya han presentado una querella contra los firmantes de la resolución catalana por esa cuestión y pretenden ahora, por tanto, que el presidente del Gobierno apoye su postura.

Aunque Herzog criticó a todos -sin excepción- los que ayer pasaron por Moncloa, lo cierto es que muchas de sus otras propuestas son similares, al menos, a las de PP y Ciudadanos. Todos hablan de "pasar a la acción", de usar "todos los recursos jurídicos" si es necesario, y, sobre todo, de buscar una "alianza por la democracia". Y, aunque criticó el 'Pacto por España' de Albert Rivera ("Ya existe y se llama Constitución", le afeó), sus objetivos son -pese a no haber logrado llegar a un acuerdo para confluir en las elecciones- casi los mismos: "blindar la igualdad de todos los españoles, defender la unidad de España y no ceder al chantaje nacionalista".

Campaña electoral

En cualquier caso, estando las elecciones tan cerca, el objetivo de Herzog también era hoy hacer campaña. Por ello y, tirando de la equiparación con 'Asterix y Obelix', valoró los encuentros de Rajoy con Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias con una sola frase: "¡Estos romanos están todos locos!", bromeó ante los miembros del Consejo Político -el máximo órgano entre asambleas de la organización- que hoy aprobarán el programa electoral de UPyD.

Más serio, criticó al jefe del Ejecutivo central que sólo proponga que "la mejor garantía de que no va a pasar nada en Catalunya es él mismo"; al secretario general de los socialistas, que "diga que quiere dialogar con quienes no quieren dialogar"; al presidente de C's, que sea "puro márketing"; y al líder de Podemos, "que diga que es garantía de unidad pero no esté con la unión de los demócratas y defienda la falacia del derecho a decidir".

Todo, para empezar a arremeter contra quienes serán sus rivales políticos el 20 de diciembre. Y eso que, aunque Rosa Díez sí abogó por "ganar", él rebajó las expectativas a, al menos, obtener representación. De nuevo, resumió su objetivo con una sola frase en la que recuperó otra vez el símil con Asterix: "¡Por Tutatis que vamos a estar en el Congreso!", concluyó Herzog.