Público
Público

Rosa Díez ve "vil y cobarde" protestar ante la vivienda de los diputados

La líder de UPyD añade que también en Euskadi se decía 'kale borroka' para no hablar de "terrorismo callejero".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La portavoz de Unión, Progreso y Democracia, Rosa Díez, considera 'absolutamente vil y cobarde' la campaña que está llevando a cabo la plataforma contra desahucios de organizar concentraciones en el entorno familiar de los políticos: 'No hay ninguna justificación para acosar a nadie en su domicilio, en la calle o en ningún sitio', sostiene.

La Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) ha emprendido una campaña de movilizaciones en los domicilios particulares de los diputados pidiendo apoyo a su iniciativa ciudadana (ILP) por la dación en pago retroactiva. Este tipo de movilizaciones se conoce como 'escrache' y se dieron a conocer en Argentina a mediados de los noventa para señalar a responsables de la dictadura indultados.

Ya el pasado mes de febrero, cuando se debatía su ILP, la plataforma exigió por carta a los grupos parlamentarios la asunción de sus propuestas e incluso les reclamó un escrito firmado por su portavoz comprometiéndose a votar a favor avisando de que, en caso contrario, señalarán 'públicamente a sus diputados como responsables directos del sufrimiento y el dolor de miles de familias en este país'.

En declaraciones a Europa Press, Rosa Díez ha dicho que ahora se llama 'escrache' a 'lo que no es presentable, y es un acoso absolutamente vil y cobarde e impresentable contra las personas'. Díez ha señalado que también hace años en Euskadi, para no hablar de terrorismo callejero, se utilizaba la expresión 'kale borroka'.

La líder de UPyD no ha querido comentar las palabras de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que ha vinculado a la plataforma antidesahucios con el entorno de ETA, pero sí ha insistido en que 'no hay ninguna justificación para acosar a nadie en su domicilio, en la calle o en ningún sitio'.

'Allá ella (Cifuentes). Yo lo que digo es que nadie puede acosar a otra persona, bajo ningún concepto y eso es un principio democrático que nadie tiene derecho a vulnerar', ha proclamado, insistiendo en que 'llamar a las cosas por los nombres que no son busca que haya gente que crea que se habla de cosas distintas'.