Público
Público

Rubalcaba anunció por sorpresa y en una reunión informal su apoyo a las primarias para dirigir el PSOE

El encuentro se celebró el miércoles en Ferraz, y congregó a una decena de secretarios de Organización territoriales del partido. El cambio de parecer de la Ejecutiva lo defendió Óscar López, que fue qu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Era una de las exigencias más recurrentes de los sectores del PSOE críticos con la gestión de Alfredo Pérez Rubalcaba, desde que en el 38 Congreso Federal de Sevilla la propuesta cayera en saco roto por la falta de apoyo de la entonces recién escogida Ejecutiva: 'Un militante, un voto'. Pero desde que a principios de marzo el Comité Nacional de los socialistas gallegos lanzara su desafío a la dirección federal, aprobando la celebración de unas primarias consultivas para dar con su nuevo líder, la petición de una consulta directa a la militancia ha calado tanto en el seno del partido que la cúpula, en permanente amenaza por el sempiterno debate sucesorio, se ha visto obligada a dar su brazo a torcer. 

Este jueves, era el secretario de Organización del partido, Óscar López, el que anunciaba que la Ejecutiva respaldaría 'donde fuera necesario' la modificación de la normativa interna para permitir esas primarias para elegir a los secretarios generales de la formación. Pero fue un día antes, el miércoles por la tarde, cuando la dirección del partido comunicó oficialmente su decisión a algunas de las federaciones más importantes, casi todas ellas afines a la labor de oposición de Rubalcaba.

López había convocado al encuentro a la mayoría de los secretarios de Organización territoriales del PSOE con el objetivo inicial de explicarles el contenido del documento que se hará público el 1 de mayo y que servirá de referencia durante el debate del próximo diálogo de la Conferencia Política del partido -el cuarto desde que empezó el año-, que tendrá lugar el día 18 de ese mes en Asturias bajo el título Ganarse otra democracia. Muchos de esos dirigentes autonómicos se habían desplazado a Madrid con la intención de asistir ayer al desayuno informativo en el que López anunció su propuesta. 

Fuentes de conocedoras del encuentro, que se alargó durante cerca de dos horas, han explicado a Público que al final del mismo fue el propio Rubalcaba el que se incorporó a la sala y el que informó a los asistentes del cambio de parecer de Ferraz y de la intención de hacerlo público en el mencionado desayuno. Allí estaban, entre otros, los secretarios de Organización de Extremadura, Ascensión Godoy; Euskadi, Rodolfo Ares; Andalucía, Juan María Cornejo; Asturias, Jesús Gutiérrez; o País Valencià, Alfred Boix. En total, cerca de una decena de dirigentes regionales.

El líder del partido, según esas mismas fuentes, constató entonces la necesidad de tomar esa decisión ante la 'demanda existente' en las filas socialistas.  No obstante, desde Ferraz insisten en que no es una postura que se haya adoptado de la noche a la mañana, sino que el cambio de parecer 'viene de lejos' y es fruto de una 'larga reflexión' interna, liderada por Óscar López. Él habría sido desde el principio el más convencido de la necesidad de respaldar las primarias para elegir a los secretarios generales, y el que hasta el último momento trató de convencer a la vicesecretaria general, Elena Valenciano, primero, y al propio Rubalcaba, después, siendo este el más reticente ante esta propuesta.

Fuentes de la Ejecutiva explican, además, que llevan meses negociando este asunto con las federaciones autonómicas. Este aspecto ha sido desmentido por varios dirigentes autonómicos críticos con la labor de Rubalcaba, que han acusado a la dirección federal de 'improvisar' en función de los recientes acontecimientos relacionados con las pretensiones de los socialistas gallegos.

Un secretario general afirma incluso dudar que el propio López creyera poder respaldar esas primarias hace tan sólo 15 días. Otra federación díscola, la de Madrid, recuerda además las críticas que recibió su líder, Tomás Gómez, cuando en recientes reuniones del partido reclamó ese mismo proceso interno que hoy defiende la Ejecutiva federal.