Publicado: 29.05.2014 13:44 |Actualizado: 29.05.2014 13:44

Rubalcaba apoya la idea de Madina del voto directo y niega haber pactado con él

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los resultados que obtuvo su candidata en las elecciones del pasado domingo abrieron la temida caja de los truenos en las filas del PSOE. Y hoy, en medio de la trifulca interna, el aún secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha querido comparecer ante los medios para ponerse el traje de dirigente neutral y hacer su análisis sobre "el estado de la situación". Así, lo primero que ha hecho el líder saliente es desmarcarse de cualquier alianza estratégica que pueda condicionar el congreso extraordinario de los próximos días 19 y 20 de julio. 

Ayer, él mismo asumió como propia la exigencia del secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina, para abrir los cauces de participación de toda la militancia en dicho cónclave sin haber consultado a la presidenta de Andalucía y mujer con más poder institucional del PSOE, Susana Díaz. Pero, a pesar de ello, ha querido dejar claro que no existe ningún pacto con el diputado vizcaíno para dejar fuera de juego a la dirigente andaluza, como se viene especulando en las últimas horas."Tengo el máximo respeto político y personal por Susana", ha afirmado.

En rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, Rubalcaba ha dicho que esas informaciones sobre un posible pacto con Madina son "falsas". No obstante, él mismo ha respaldado la fórmula planteada por el vasco y que, en efecto, minaría las opciones de Díaz en el caso de que finalmente optara a la Secretaría General del partido. Respecto al debate sobre esa fórmula de apertura, Rubalcaba ha considerado que "es una discusión pertinente". Y ha insistido en que la posibilidad de abrir la elección de su sucesor a toda la militancia y asumir la premisa 'un afiliado un voto' le "suena bien".

"Es un debate que está ahí y que lleva tiempo", ha asegurado, antes de recordar que el asunto ya se planteó durante la Conferencia Política de noviembre, en la que la Ejecutiva que él dirige se manifestó a favor. Ha recordado, no obstante, que él tiene las posibilidades que tiene al estar al borde de abandonar el poder en el partido, por lo que ese "cambio en las reglas del juego" tendrá que cumplir dos condiciones: que se busque "una solución técnica-jurídica adecuada", y que exista "un consenso en el PSOE y la unanimidad de los secretarios generales".

¿Se ha dado ya ese consenso? "No puedo hablar" ha sostenido Rubalcaba, que ha insistido en que sigue manteniendo conversaciones con los barones, y que se sigue buscando la fórmula para encauzar esa participación. "Yo lo voy a intentar, pero tengo las posibilidades que tengo. Una capacidad limitada", ha dicho. Sobre el hecho de que la consulta a la militancia podría cercenar el poder orgánico de Díaz él es claro: "para nada".

Rubalcaba también ha aprovechado su comparencia para salir al paso de las acusaciones de la exministra Carme Chacón, que el martes aseguró que él buscaba "pretextos para impedir escuchar la voz de la gente" al optar por el congreso extraordinario antes de las primarias abiertas. Es "falso", según él, que la convocatoria de dicho cónclave sea una maniobra para evitar las votaciones. Se van a celebrar, ha dicho, porque las considera "fundamentales" y porque, según ha recordado, ya las defendió en el congreso de Sevilla de 2012.

Debate y participa con tu voto y tus argumentos:

http://www.quoners.es/debate/como-consideras-de-necesaria-la-participacion-de-los-militantes-en-el-congreso-del-psoe