Publicado: 25.11.2013 07:19 |Actualizado: 25.11.2013 07:19

Rubalcaba evita hablar de cambios generacionales pero reconoce el "poderío" de Susana Díaz

La presidenta andaluza vuelve a hablar de un nuevo tiempo en el PSOE y anuncia nuevas medidas sociales para la región. El líder federal asegura que el PP no incumple sus promesas electorales porque lo que está aplicando es su "pr

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ayer fue un clamor. Tanto el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, como José Antonio Griñán, Elena Valenciano o Susana Díaz hablaron de la necesidad de renovar el partido y del imprescindible cambio generacional en sus filas durante los discursos que pronunciaron en la inauguración del Congreso Extraordinario del PSOE de Andalucía que, casi por unanimidad, ha elegido a la presidenta de la Junta como su nueva líder. Todos los focos estaban puestos hoy, por ello, en el secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien se dirigieron esas afirmaciones. 

Él no se ha dado en cambio por aludido. El líder del PSOE ni siquiera ha insinuado la posibilidad de que vaya dar paso a esas nuevas generaciones, y tampoco ha querido hacer mención alguna a esa renovación que le reclamaron ayer todos los intervenientes en el cónclave. Un "nuevo tiempo", como ha vuelto a decir hoy mismo durante su discurso Susana Díaz, encarnado por ella misma, la dirigente socialista con mayor poder institucional del país y con la mayor influencia orgánica.

Rubalcaba, que todavía mantiene el apoyo de la andaluza, no ha tenido más remedio que reconocerlo: "La palabra es poderío", ha dicho, para referirse a la nueva líder de los socialistas andaluces. "Susana tiene poderío, firmeza y seguridad", ha remarcado. En todo caso, el triunfo de sevillana en el congreso de este fin de semana lo ha enmarcado en el contexto de las "dos buenas semanas" que según él acaba de cumplir su partido.

Primero fue la elaboración del nuevo ideario del partido en la Conferencia Política, después, "reafirmando el proyecto conjunto" de PSOE y PSC y finalmente, ha asegurado, con el cónclave de los socialistas andaluces del que el partido, según él, ha salido "más unido". 

Esa ha sido la única referencia que ha hecho Rubalcaba a la cuestión interna. Por lo demás, ha vuelto a lanzarse en contra de las políticas puestas en marcha por el Gobierno de Mariano Rajoy, y contra las que está planeando el Ejecutivo. El líder del PSOE ha ironizado este domingo asegurando que a su juicio el PP sí cumple con lo prometido. "No creo que Rajoy esté incumpliendo el programa electoral", ha dicho. "Como la contabilidad, tenía un programa en A y otro en B y ese es el que está aplicando", ha asegurado.

En ese programa en B estaba incluído, en su opinión, la reforma laboral, la llamada ley Wert, la reducción del número de los diputados o la recién anunciada ley de seguridad ciudadana. Todo ello quedará revocado, en cambio, cuando el PSOE vuelva a gobernar. "En dos años los socialistas recuperaremos todos los derechos", ha dicho.

Díaz, por su parte, ha optado hoy por un discurso más en clave andaluza que los que pronunció ayer durante la defensa de su candidatura para la Secretaría General de los socialistas andaluces. "Estamos demostrando que en Andalucía se pueden hacer las cosas de otra manera", ha señalado, antes de reafirmar su compromiso por las políticas sociales y por la educación y la sanidad públicas.

En ese contexto, ha anunciado que en el próximo año la Junta ofertará 1.000 plazas públicas para profesionales sanitarios y que seguirá blindando becas y demás ayudas educativas. Además, ha asegurado que 8.000 nuevos andaluces serán atendidos por la teleasistencia de manera inmediata.

Ha sido un fin de semana redondo para la sevillana, y así ha quedado confirmado este domingo. Hoy le han respaldado algunos de los barones que no pudieron asistir ayer. Ha estado el líder de los socialistas castellano manchegos, Emiliano García Page, y el primer secretari del PSC, Pere Navarro, a quien la propia Díaz se ha referido para volver a hacer énfasis en la idea de que ambos comparten la idea de la unidad de España. Además de conseguir el respaldo del 98,6% del partido a su candidatura, la Ejecutiva que ella misma ha diseñado para renovar el partido ha contado además con el 96,9% de los votos de los delegados en el congreso.