Público
Público

Rubalcaba exige a Rajoy que "lo deje" y el presidente le reta a que enseñe sus cuentas

El jefe del Ejecutivo anuncia que las normas de la futura ley de Transparencia se aplicarán también a los partidos políticos, aspecto no contemplado en el texto inicial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El debate sobre la corrupción política ha centrado esta mañana los debates principales en la sesión de control parlamentario al Ejecutivo, protagonizados por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, con la participación también de la portavoz de UPyD, Rosa Díez. Sin la gran espectacularidad de otras ocasiones, el debate ofreció novedades de calado político.

Rubalcaba ha pedido formal y directamente al presidente Rajoy, por primera vez en sede parlamentaria, que 'lo deje'. 'Renuncie, señor Rajoy, no tiene capacidad para ejercer su responsabilidad; le pido que dimita, señor Rajoy', dijo Rubalcaba al tiempo que desde la bancada popular surgían rumores y a continuación grandes risotadas.

En opinión del dirigente socialista, el jefe del Ejecutivo 'no está en condiciones de seguir ejerciendo sus responsabilidades, por esa razón debe usted abandonar. En el último año usted no ha hecho otra cosa que romper consensos alcanzados a lo largo de años como en educación y en sanidad, sin que dijera nada en la campaña electoral'. Para el líder de la oposición, Rajoy 'no tiene autonomía' a causa de las sospechas que se viertes sobre la financiación de su partido, el PP. 'Por eso usted ha sido tan generoso en el último año con quien ha tenido cuentas en Suiza y ha utilizado presuntos fondos sin control', ha añadido.

Rajoy, lejos de incomodarse, se ha manifestado ciertamente relajado. 'Tiene usted tantos problemas en su propio grupo que tiene que hacer estos papelones', le ha dicho al iniciar la réplica. No es la primera vez que usa ese argumento para rebatir a Rubalcaba. Y ha sacado pecho al esgrimir que su Gobierno 'está tomando decisiones para combatir la crisis y la situación con la que nos hemos encontrado, de la que usted no es ajeno'.

Pero ha entrado en materia, la corrupción. Y lo ha hecho para anunciar que, en la dinámica de las reformas emprendidas- el concepto más usado en la mañana de hoy - , las normas comprendidas en el proyecto de ley de Transparencia que está actualmente en tramitación en la cámara 'se aplicarán también a los partidos políticos'. Es un hecho novedoso porque hasta el momento la ley iba a ser de aplicación para instituciones y entidades de la administración públicas. Esa afirmación la ha hecho en su respuesta a la diputada Rosa Díez de UPyD que también le preguntó sobre la corrupción política.

Rajoy, que en el tramo final de su respuesta a Rubalcaba elevó el tono de voz, retó a su contrincante a que 'saque las cuentas de su partido y las suyas propias' de la misma forma que lo ha hecho él y su partido, el PP. 'Cuando lo haga igual tiene la autoridad moral para la crítica. Mientras tanto he de decirle que no tiene autoridad moral', ha sentenciado Rajoy. De esa forma el presidente del Gobierno mete presión a Rubalcaba, reticente a mostrar su declaración de la renta de la misma forma que lo hizo el jefe del Ejecutivo el pasado sábado.

Pero el capítulo de la corrupción no se limitó a esta pregunta. Previamente la portavoz de UPyD, Rosa Díez, también conminó a Rajoy a combatir una situación que 'no tiene perdón, según sus propias palabras. Díez echó en cara al presidente del Gobierno una falta de voluntad para combatir la corrupción política con el argumento de que no hay un análisis realista. 'Lo grave es no reconocer que la corrupción política existe cuando la realidad es que está institucionalizada, lo que deteriora gravemente la imagen de España. Eso no tiene perdón', insistió Díez. En su opinión, Rajoy intenta 'ocultar esa situación cuando ni siquiera en campaña electoral hubo un debate abierto sobre el asunto'. Y exigió que las nóminas de los cargos públicos sean conocidas por todos.

Rajoy tampoco se desgastó en exceso para dar respuesta a Díez. Se limitó a describir las normas y leyes, además de esgrimir el proyecto de ley de Transparencia, con el objeto de eliminar la condonación de deudas bancarias a los partidos, aplicar responsabilidad penales a los partidos, entre otras medidas. Y ha terminado con una sentencia: 'Si hay una fuerza pionera en la lucha contra la corrupción es la que yo presido'. Nada más terminar su rifi-rafe con Rubalcaba a abandonado el escaño sin esperar a las preguntas dirigidas a su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.