Público
Público

Rubalcaba mina el peso de Óscar López en la Ejecutiva del PSOE

El castigo por la gestión del 'caso Ponferrada' obligará al número tres del partido a dar cuentas de su trabajo a Valenciano antes que al secretario general. Ferraz refuerza las áreas de Igualdad tanto en el partido com

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'No habrá grandes sorpresas', recalcan fuentes del entorno del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando se les recuerda la expectación con la que desde las filas socialistas se espera a los cambios orgánicos anunciados por el líder del partido el pasado lunes, y que se comunicarán públicamente después de la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal de este jueves. Contradicen así a quienes en las últimas semanas han hablado incluso de modificaciones destacadas en los puestos más importantes del partido tanto a nivel interno como en instancias parlamentarias.

Lo que pasará hoy, dicen, irá en la misma línea anunciada por el propio Rubalcaba a principios de semana. El objetivo de los cambios que se concretarán a última hora de la tarde irá dirigido pues a evitar que se pueda producir un nuevo caso Ponferrada. Y uno de los principales afectados por el cambio no será otro que el dirigente al que Ferraz ha tratado de convertir en el único responsable de permitir que el Grupo Socialista del municipio berciano lograra el 8 de marzo la Alcaldía gracias al respaldo de un acosador: el secretario de Organización del partido, Óscar López.

El líder del PSOE tiene previsto escenificar esta tarde la pérdida parcial de confianza hacia su número tres, que pareció haber quedado evidenciada por lo sucedido en Ponferrada. También dejará claro que en el conflicto abierto a raíz de ese caso entre López -que defendió la moción de censura en el municipio hasta el último momento- y la número dos del partido, Elena Valenciano -que lo rechazó de plano-, Rubalcaba ha decidido apostar por esta última, tal y como le ha exigido la federación andaluza que sostiene el liderazgo del secretario general ante la fuerte contestación interna contra su gestión.

El principal cambio que se producirá, según fuentes de la Secretaría General, es que a partir de ahora el secretario de Organización dejará de despachar sus asuntos directamente con el líder del partido, como hacía hasta ahora, para que este le diera el beneplácito a sus decisiones más complejas. Será Valenciano la que asuma esa capacidad de decisión y de supervisión que hasta ahora ostentaba Rubalcaba, y sólo en los casos más importantes -como podía haber sido el de Ponferrada- ella se los consultará a su máximo jefe para adoptar una posición consensuada.

Valenciano será la encargada de hacer el 'trabajo de coordinación' de las áreas organizativa y política del partido, lo que significará que tendrá la última palabra en las cuestiones que afecten al área de la que López es el máximo responsable, pero también en las decisiones relacionadas con el grupo parlamentario, que coordinará 'de manera más efectiva'. Será ella el enlace entre la dirección del PSOE y la cúpula del Grupo Socialista que, insisten, seguirá en manos de la actual portavoz, Soraya Rodríguez.

Desde Ferraz descartan así que Rubalcaba vaya a atender la petición de un grupo de diputados que le siguen respaldando y que exigen la cabeza de Rodríguez para escenificar el lavado de cara de la formación sin acabar con el secretario general. 'Soraya va a seguir trabajando igual, como hasta ahora', insisten. Lo que cambiará ahora para ella es que su trabajo estará permanentemente tutelado por la vicesecretaria general, Elena Valenciano.

El grupo parlamentario sí se modificará, dicen, para 'reforzar' las áreas de Igualdad. También ganará peso la responsable de ese mismo área en la Ejecutiva, Purificación Causapié.  Lo más posible es que se incorporen nuevas personas a la dirección del grupo, y que una de ellas ocupe el puesto vacante por José Zaragoza, parlamentario del PSC que fue obligado a dimitir por su respaldo al derecho a decidir y por romper la disciplina de voto.

Las fuentes consultadas no aclaran si entre esas nuevas figuras estará la exalcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar. Sí insisten en que serán cambios orientados a rearmar la estrategia socialista en Igualdad que quedó en cuestión el Día de la Mujer Trabajadora en el que se produjo la moción de censura en Ponferrada. La reunión de la Ejecutiva en la que se concretarán todos estos asuntos comenzará sobre las 16.30 horas de la tarde, y Ferraz calcula que no será hasta las 20 o 20.30 cuando Rubalcaba comparezca ante la prensa para dar cuenta de todo lo acordado.