Público
Público

Rubalcaba también se desmarca del Estado plurinacional que propone Sánchez

El exlíder del PSOE es partidario de invariable el artículo 2 de la Constitución, que habla de "nacionalidades y regiones". Él aboga por un Estado Federal para resolver el problema de Catalunya. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

El ex secretarios generales del PSOE, Pedro Sánchez y Alfredo Pérez Rubalcaba. EFE

El exlíder del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba, ha defendido este miércoles y mantener invariable el artículo 2 de la Constitución, que habla de "nacionalidades y regiones", ante la aspiración del secretario general socialista, Pedro Sánchez, de reconocer el carácter plurinacional en este precepto.

Rubalcaba ha abogado por abordar una reforma constitucional para resolver el problema de Catalunya, al tiempo que se ha mostrado convencido de que no habrá referéndum y de que si los partidos independentistas "echan un órdago al Estado", estará al lado del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El exdirigente socialista ha pronunciado una conferencia sobre la reforma de la Carta Magna en los cursos de verano de la Universidad Complutense en la localidad de San Lorenzo de El Escorial (Madrid).

En el coloquio posterior, a la pregunta de si está a favor de reconocer el carácter plurinacional del Estado, como sostiene Sánchez, Rubalcaba no ha querido responder expresamente, pero ha asegurado que rechaza modificar el precepto que habla de "la indisoluble unidad de la Nación española" y de "nacionalidades y regiones".

Según Rubalcaba, el documento de Granada que el PSOE aprobó en 2013, cuando él era secretario general, propone "completar el carácter federal" del Estado, "lo que no significa mover el artículo 2 de la Constitución en modo alguno".

"Es lo que dijimos en Granada y el PSOE sigue en la misma posición", ha sostenido el exlíder socialista sin entrar a discutir el término plurinacional.

Rubalcaba ha apuntado que asume su papel de "ex" en el PSOE, lo que le hace ser "prudente con lo que dice", porque el partido "tiene unos responsables y un sistema democrático".

El exministro del Interior se ha mostrado convencido de que una actualización de la Carta Magna ayudaría a resolver la crisis territorial agudizada por el proceso independentista en Catalunya.

"Tenemos un problema y podemos mirar para otro sitio, pero así no se va a arreglar. Es un problema más serio de lo que se dice y va a peor, y el tiempo no va a arreglarlo por sí solo", ha barruntado.

"A esta gente hay que darle una respuesta y éste es el sentido del cambio constitucional. Es mejor votar juntos un nuevo pacto territorial"

A su juicio, es preciso dar respuesta a los catalanes que quieren seguir en España, pero que demandan cambios.

"A esta gente hay que darle una respuesta y éste es el sentido del cambio constitucional. Es mejor votar juntos un nuevo pacto territorial", ha añadido.

Rubalcaba ha expresado su convicción de que el 1 de octubre no habrá referéndum porque es "la ley en democracia es inexorable y se aplica inexorablemente, primero a los gobiernos".

"Por tanto, no va a haber referéndum. Que no haya dudas, nos vamos a oponer con todas las armas del Estado de derecho", ha zanjado.

El exlíder del PSOE ha opinado que es compatible reprochar al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, que "no haya hecho nada" para remediar el problema de Catalunya y garantizar que los socialistas van a estar a su lado para que se respete la legalidad.

"Si hay un órdago contra el Estado, desde luego yo estaré al lado del presidente del Gobierno para aplicar la ley. No tengo ninguna duda. Son cosas perfectamente compatibles que hay que delimitar. El PSOE es un partido constitucional y nadie nos puede sacar de ahí", ha sentenciado.

Rubalcaba ha manifestado su rechazo frontal al derecho de autodeterminación porque "fragiliza y debilita" al Estado y "lo convierte en una carrera sin fin" hasta que los separatistas logren que se imponga su postura.

Ha apuntado además que los únicos países que tienen recogida en su constitución el derecho a la autodeterminación son Sudán y Etiopía.