Público
Público

Sacudida en el PNV por los deslices de Imaz y Urkullu

El partido nacionalista reacciona con un cierre de filas ante la polémica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En los tiempos que corren, con las elecciones vascas del 1 de marzo a la vista, en el PNV la mayoría prefiere cerrar filas y no dar pábulo a supuestas polémicas internas que, a la postre, lo único que pueden reportarle es una merma de votos en las urnas. De ahí que resulta hasta lógico que se haya corrido un tupido velo sobre la presencia el jueves de su ex presidente Josu Jon Imaz en un acto del candidato socialista a lehendakari, Patxi López, y también sobre las reflexiones personales ahora conocidas que Iñigo Urkullu realizó meses atrás sobre su difícil relación con Juan José Ibarretxe.

Las declaraciones públicas son, pues, prudentes en el PNV. Otra cosa ya son los comentarios en privado o, incluso, en los blogs frecuentados por militantes del partido, algunos escocidos por los acontecimientos. Los menos apegados a Imaz no ven con buenos ojos que en plena precampaña acudiese, aun como presidente de Petronor, al acto Fórum Europa en Madrid donde intervino Patxi López el jueves. Y tampoco acaban de comprender cómo su sucesor al frente del PNV pudo realizar unas confesiones tan desafortunadas sobre Ibarretxe a la periodista María Antonia Iglesias.

IzaroNews, un diario digital creado por quien fue el principal asesor de Xabier Arzalluz en sus años como presidente del PNV, recogía ayer de nuevo un artículo muy crítico bajo el título Urkullu se chupa el dedo: 'Iñigo Urkullu, que era la gran esperanza para muchos nacionalistas desengañados con el paso de Imaz por el EBB (Euskadi Buru Batzar, la Ejecutiva nacionalista), está resultando ser tanto o más torpe que su antecesor y con un valor añadido, que es capaz de confesar sus carencias y debilidades ante una periodista socialista, más lista que el hambre, como es María Antonia Iglesias'.

Ante la polémica, Urkullu e Ibarretxe quisieron ofrecer el jueves una imagen de unidad en un acto de precampaña. Ayer, el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, quiso arrojar algo de luz sobre ese supuesto divorcio de meses atrás con un amplio artículo acerca de la bicefalía que ha marcado a lo largo de la historia la relación entre el presidente del partido nacionalista y el lehendakari. 'El problema radica en que algunos no acabáis de comprender la bicefalia del PNV y todo lo que ello implica en la vida interna y externa de una formación política', cuenta Erkoreka en su bitácora, acerca de una conversación con una periodista.

Varios militantes y dirigentes de base del PNV consultados tampoco quieren alimentar la polémica. Aitor Urrutia, concejal en Eskoriatza (Guipúzcoa), niega que el partido esté dividido. 'Quienes vivimos la división con EA por la bicefalia de Xabier Arzalluz y Carlos Garaikoetxea aprendimos la lección. El partido está unido, y es normal que haya puntos de vista distintos, como hace meses', apuntó.

Ixidor Solupe, presidente del PNV en Arrasate, va más allá al rechazar tajante cualquier tensión entre Urkullu e Ibarretxe. 'Yo no hago caso a las alcahueterías de la prensa rosa. Esto sale ahora porque interesa para ir contra el PNV por las elecciones', contesta.