Público
Público

San Isidro indignado

La interpretación de 'Los cuatro muleros' de Lorca, canto de resistencia del Madrid asediado de 1936, pone fin a las celebraciones del segundo aniversario del 15-M en Sol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alrededor de doscientas personas se han congregado esta tarde para cantar una versión de Los cuatro muleros, de Federico García Lorca, para concluir las celebraciones del segundo aniversario del movimiento 15-M en el mismo lugar donde nació, la Puerta del Sol.

Al grito de '¡Sí se puede!' y !No, no nos representan!', los indignados han ido llegando sobre las 20 horas procedentes de la zona de Madrid Río, donde estaban programadas las celebraciones de hoy en coincidencia con la festividad de San Isidro.

'El movimiento está vivo (...), la lucha es necesaria, la organización es necesaria', ha comentado a la prensa David Alegre, miembro de la 'sol-fónica' del 15-M, quien dirigía los cánticos de los congregados.

Ha recordado las plataformas reivindicativas que tienen miembros que han estado o permanecen en asambleas del 15-M: 'El surgimiento de la marea verde (contra los recortes educativos) hubiera sido impensable sin el movimiento previo asambleario'. Los impulsos están dados, ha proseguido, 'lo que hace falta es que la gente siga saliendo a la calle y organizándose: la gran lección de estos dos años es la organización; tenemos que volver a estar implicados políticamente, no necesariamente dentro de partidos, sino dentro de organizaciones, de las plataformas que cada uno crea convenientes'.

Sobre la música, ha explicado que se trata de una versión de un poemario del poeta y autor teatral, que se convirtió en canto de 'resistencia' del Madrid asediado en 1936. Era fundamental, según Alegre, que esa canción estuviera en nuestro repertorio desde que hace dos años salimos a las calles para poner música a la lucha. 'De la Puerta del Sol nadie se marcha; las gentes indignadas, mamita mía, que bien te guardan; lo bancos y cajas nos han robado...', han cantado los indignados.