Público
Público

Primarias socialistas Acto de fuerza de Sánchez en Andalucía, donde reivindica el “sí es sí” de un PSOE de izquierdas

“Vamos a cambiar el PSOE con el voto mayoritario de los compañeros de Andalucía”, alegó el precandidato socialista 

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:

Pedro Sánchez, en el Palacio de Congresos de Cádiz. / ROMÁN RÍOS (EFE)

El precandidato del PSOE a las primarias para la Secretaría General, Pedro Sánchez, hizo este domingo otro acto de fuerza en Andalucía, feudo de la que ya parece que será su rival en este proceso, Susana Díaz; llenado a rebosar el Palacio de Exposiciones y Congresos de Cádiz donde aglutinó a cerca de 1.500 personas.

Para Sánchez era un acto importante y, además, durante toda la semana se anunciaba que habría sorpresas en el mismo. Tal vez por ello, dos horas antes del inicio se filtró que la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, celebrará un acto el 26 de marzo en Madrid en el que parece que ya, por fin, anunciará su candidatura.

Pero nada cambió el guión que estaba previsto. Sánchez no hizo ni una sola mención a la noticia de Díaz durante su intervención y sacó sus dos últimos conejos de la chistera: un vídeo en su apoyo de la alcaldesa de París Anne Hidalgo, y lo que pretende ser el nuevo slogan de su precampaña: “Sí es sí”, vinculándolo a reivindicar un PSOE de izquierdas y sin complejos.

Nada más empezar el acto, se mostró desafiante con su posible rival: “Vamos a cambiar el PSOE con el apoyo mayoritario de los compañeros de Andalucía”, dijo; y el Palacio de Exposiciones tronó en aplausos.

Ante de gritos de “No es no”, que se han convertido en un clásico en cada acto de Sánchez o su candidatura, en plena intervención del precandidato se exhibió un cartel diciendo todo lo contrario “Sí es si”, tres palabras que quieren significar el mismo compromiso pero con un PSOE de izquierdas.

Pedro Sánchez ha llenado de militantes el aforo del Palacio de Congresos de Cádiz, en un acto que ha estrenado el que será su eslogan en la campaña de las primarias: "Sí es sí" . EFE/Román Ríos

Así, Sánchez se comprometió a que jamás habrá votos socialistas para políticas de derechas, “porque nuestro proyecto es un sí al PSOE, a ser un partido de la izquierdas, a que los afiliados decidan, a que cumple la palabrada dada. Un sí a un partido autónomo y creíble”, afirmó.

Aseguró que su proyecto es que “vuelva a renacer el socialismo en España, un socialismo del siglo XXI”, por lo que pidió a la militancia no resignarse y ponerse en pie, haciendo un llamamiento a la participación en el proceso.

En clave más interna, pidió que las primarias fuesen un ejemplo de democracia, de compañerismo y de lealtad, y que sirvan de lección para que, gane quien gane, “no se debilite al secretario general del partido, como fue mi experiencia”. Por ello, lanzó un mensaje de unidad: “Nunca un socialista será mi adversario”.

Eso sí, apostó por un PSOE de la militancia y volvió a lamentar que no fuese consultada cuando se decidió dar el Gobierno a Mariano Rajoy. “Eso no volverá a ocurrir”, reiterando que esto es lo que se juega en el proceso, “un PSOE autónomo, creíble y sin ataduras”.

Sánchez parece que no tuvo bastante con el acto, y al finalizar se fue por las calles gaditanas al carnaval chiquito, también conocido como “carnaval de los jartibles”. Caben interpretaciones.