Publicado: 25.07.2014 23:35 |Actualizado: 25.07.2014 23:35

Sánchez afronta el Congreso con malestar entre los partidarios de Madina y Pérez Tapias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Congresos del PSOE se sabe cómo empiezan, pero nunca cómo acaban. La frase se utiliza mucho en los cónclaves socialistas y ya no se conoce bien quién fue el autor original. Pero puede volver pasar.

En teoría, es un Congreso de carril, donde el  futuro secretario general, Pedro Sánchez, elegido por las bases del PSOE, tiene toda la legitimidad para ser proclamado este sábado y salir por la puerta grande.

Sin embargo, existe un gran malestar entre los partidarios de Eduardo Madina y, aún más, entre los que apoyaron a José Antonio Pérez Tapias. Con ambos, Pedro Sánchez mantuvo una conversación inicial para invitarlos a estar en la Ejecutiva Federal. Madina dijo que no, y Pérez Tapias que se lo pensaría.

Hasta la tarde este viernes, a las puertas del 38º Congreso Extraordinario del PSOE, ninguno de los dos ha vuelto a tener noticias de Pedro Sánchez.

Madina mantiene que "no dará la lata", pero aglutinó un 36% de los votos y casi 48.000 sufragios de la militancia que quieren estar representados en los órganos de dirección del PSOE.

Según fuentes cercanas al diputado vasco, Madina ha intentado dirigirse en varias ocasiones a Pedro Sánchez para intentar consensuar un acuerdo sin demasiadas pretensiones. Pero Sánchez ha decidido ni contestar a sus mensajes –le ha enviado varios-, ni contestar a sus llamadas.

Fuentes de las candidaturas recuerdan que entre ambas sumaron más del 51% de los votos de la militanciaAlgo parecido ocurre con Izquierda Socialista (IS) y José Antonio Pérez Tapias. El malestar en la corriente socialista es claro desde la elección de los delegados al Congreso, y Sánchez no va a pasar de dar más del puesto comprometido al aspirante a la Secretaría General del PSOE, pese a que IS logró el 15% de los votos de la militancia.

Fuentes de las candidaturas recuerdan que entre ambas sumaron más del 51% de los votos de la militancia, por encima de Pedro Sánchez, y que no pueden quedarse fuera de la dirección del partido, ni estar con una representación simbólica.

A esto se une que hay también un gran malestar en movimientos sectoriales del PSOE, especialmente entre los sectores del feminismo. A los que Pedro Sánchez parece ningunear. Según estas fuentes, el nuevo líder del partido ha demostrado "poca disposición a escuchar" y ninguna a aceptar propuestas.

Todo apunta a que Sánchez se ha dedicado a cuidar a los territorios que le dieron la victoria en las primarias, y así será su Ejecutiva. La integración parece brillar por su ausencia.

A día de hoy, los partidarios de Madina y hasta de Pérez Tapias siguen optando por votar a favor del nuevo secretario general del partido. Pero ya no está tan claro que Sánchez salga con más del 90% de los votos.


http://www.quoners.es/debate/crees-que-el-psoe-corre-el-riesgo-de-fragmentarse-regionalmente