Público
Público

Sánchez-Camacho seguirá hasta aclarar "la venta y difusión" de la escucha ilegal

Junto a ella, también ha comparecido como testigo María Victoria Álvarez, la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola. Ambas han reconocido sus voces en la cinta de audio que grabó Método 3

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, y la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez, han reconocido sus voces en la cinta de audio que el juez ha reproducido de su encuentro en el restaurante barcelonés La Camarga el 7 de julio de 2010 y que grabó la agencia de detectives Método 3. Así lo ha explicado Álvarez este lunes en declaraciones a los medios después de comparecer como testigo ante el Juzgado de Instrucción 14 y los fiscales anticorrupción: 'Es la comida que tuvimos Alícia y yo en La Camarga'.

Sánchez-Camacho ha afirmado que su formación seguirá actuando para que se aclaren unos hechos tan graves como son la 'venta y difusión de información de una conversación privada grabada de forma ilegal'. Ha declarado durante cerca de una hora ante el juez que investiga la supuesta escucha ilegal de que fue víctima, en una comparecencia en la que se ha escuchado la grabación de la conversación para que reconociera su voz y se le ha hecho un ofrecimiento de reclamar acciones legales como perjudicada.

Álvarez ha asegurado que el juez y los fiscales le han preguntado por qué habían quedado ella y Camacho ese día en el restaurante, a lo que ha respondido que era un almuerzo entre dos amigas y que se situaron en un reservado 'para estar tranquilas hablando'. Según ha explicado a los medios, el juez y los fiscales no le han preguntado por el contenido de la conversación, durante la cual hablaron 'de temas de menores, de niños' y de sus hijos.

Y ha dicho que está deseando averiguar quién la ha estado 'siguiendo durante dos años', pero no ha querido explicar a la prensa quién cree que encargó espiar ese encuentro refugiándose en que el caso está bajo secreto de sumario. 'Esto es un escándalo. Que me graben una conversación con una amiga e intenten comercializar con ella es una aberración', ha lamentado.

A la salida, Sánchez-Camacho, que ha sido admitida como acusación particular en la causa, ha indicado a la prensa que su formación, que presentó denuncia por la supuesta escucha, seguirá actuando para aclarar esos 'hechos tan graves' de que ha sido víctima, como son la 'venta y difusión de información' derivada de una conversación privada grabada ilegalmente. No ha querido, sin embargo, dar más detalles sobre su comparecencia, alegando que el caso se encuentra bajo secreto de sumario.