Publicado: 31.08.2016 11:19 |Actualizado: 31.08.2016 12:10

Sánchez cierra toda posibilidad a una abstención del PSOE

Durísimo discurso del líder de la oposición contra el presiente en funciones para marcar las diferencias con las políticas el PSOE

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez,durante su intervención en la segunda sesión del debate de investidura del líder del PP, Mariano Rajoy, que se celebran el en pleno del Congreso de los Diputados y que concluirá con la primera votación, para l

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez,durante su intervención en la segunda sesión del debate de investidura del líder del PP, Mariano Rajoy, que se celebran el en pleno del Congreso de los Diputados y que concluirá con la primera votación, para la que no cuenta con la mayoría absoluta que precisa para ser elegido presidente del Gobierno.- EFE/Chema Moya

MADRID.- El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, subió a la tribuna del Congreso como para cobrarse una deuda pendiente con el candidato a la investidura Mariano Rajoy. Hizo un discurso durísimo contra el candidato a la investidura tanto por las políticas que ha hecho en el Gobierno, como por los casos de corrupción que le atenazan, cerrando toda posibilidad a una abstención de los socialistas.

Sánchez no dio el más mínimo margen para que puedan existir dudas del voto en contra del PSOE a la investidura tanto este miércoles como el próximo viernes, y quiso explicarlo marcando las diferencias políticas entre los socialistas y la gestión de Mariano Rajoy en los últimos cuatro años.



Además, en todo momento, rechazó que al PSOE se le pueda responsabilizar de que haya unas terceras elecciones: “Lo que nadie puede pedirnos es que apoyemos aquello que aspiramos a cambiar, que reforcemos aquello a lo que nos enfrentamos o que utilicemos la fuerza que millones de ciudadanos nos han dado para ir en contra lo que creen”, afirmo.
El líder socialista indicó que España necesita con urgencia un Gobierno “pero no un mal Gobierno”, y añadió: “España necesita un Gobierno limpio, social y creíble, y el del señor Rajoy ni lo es ni lo sería”.

Sánchez sacó en varias ocasiones el nombre de Luis Bárcenas, la Gurtell y otros casos de corrupción que salpican al PP, sin olvidar mencionar que el partido del candidato a la investidura está imputado por una decena de delitos.

Sánchez ha acorralado al candidato con los casos corrupción por los que no ha asumido responsabilidades

Y también relató todas la políticas y recortes hechos por Rajoy en cuatro años, indicando que no ve propósito de enmienda. Recordó la reforma laboral, los recortes en Sanidad, Educación y Dependencia, la Lomce o la Ley de Enjuiciamiento criminal.

Con ambos argumentos articuló su discurso para concluir: “Sus políticas antisociales, su determinación en continuarlas, su no asunción de responsabilidades políticas ante los graves casos de corrupción que le afectan avalan nuestra absoluta desconfianza hacia usted, y por ello le decimos no”.

Sánchez indicó que el PSOE sí tiene una responsabilidad institucional, pero no es la que le quiere marcar el Partido Popular, sino asumir representar de forma constructiva y leal a los millones de españoles que no desean que Rajoy siga siendo presidente.

Ni un resquicio dejó Sánchez a una posibilidad de cambio de voto hoy o el próximo viernes, y lo dijo por activa y por pasiva en varias ocasiones, rechazado el acuerdo de investidura entre PP y Ciudadanos.

Para Sánchez, en el pacto con Rivera no hay cambio de política alguno e indicó que “hay más de lo mismo atenuado, maquillado o disimulado y, desde luego forzado por las circunstancias”, añadió.

Sánchez: “España necesita un Gobierno limpio, social y creíble, y el de Rajoy ni lo es ni lo sería”

Lo diferenció, además, del firmado con el PSOE en la pasada investidura, porque recordó que aquel tenía el propósito fundamental de cambiar al Gobierno.

La rotundidad de Sánchez gustó a la bancada socialista y, posiblemente, a sus militantes y simpatizantes a los que claramente fue dirigido. El líder del PSOE no dejará gobernar al PP. Pero el viernes, si como es previsible fracasa Rajoy en su intento de llegar a la Presidencia del Gobierno, comienza otro partido para Sánchez y para el PSOE.