Publicado: 13.07.2014 22:32 |Actualizado: 13.07.2014 22:32

Sánchez: "Ha comenzado el principio del fin de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sin poder contener la sonrisa, Pedro Sánchez ha pronunciado este domingo su primer discurso tras hacerse oficiales los resultados de las primarias que lo han convertido en el nuevo secretario general electo del Partido Socialista. 

Arropado por Alfredo Pérez Rubalcaba y sus dos contrincantes, Eduardo Madina y José Antonio Tapias, Sánchez ha insistido en que la renovación del PSOE ha empezado, y por ende "ha comenzado el principio del fin de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno".

Sánchez: "En el PSOE, la crisis de democracia la respondemos con más democracia"

Así, el nuevo secretario general electo ha insistido mucho en que las primarias de este domingo suponen un antes y un después en la historia de la formación: "Cuando digan que todos los partidos son iguales, que no hay democracia, debemos responder que en el PSOE la crisis de la democracia la respondemos con más democracia", ha esgrimido, en una intervención en la que ha cargado contra el Ejecutivo del PP y ha lanzado críticas genéricas a otras formaciones, pero no ha pronunciado el nombre de otro partido que no sea el que lidera Mariano Rajoy. "Sólo el PSOE puede gobernar España con un proyecto político que no caiga en el populismo y la demagogia", ha defendido.

En esta línea, Sánchez ha prometido "coherencia", "ejemplaridad", y trabajo duro durante su etapa en el Gobierno, además de asegurar que "habrá unidad",  y de confirmar que contará con sus dos contrincantes en estas primarias para formar su nueva ejecutiva. 

"En el PSOE que queremos construir no sobra nadie, falta gente, y todo el que quiera arrimar el hombro va a contar con la bienvenida del nuevo secretario general", ha aseverado.  "Vamos a recuperar las señas de identidad del PSOE, a proteger al más débil, a unir a España, a tener una voz más nítida en Europa. Cambiaremos el PSOE porque queremos cambiar España", ha asegurado Sánchez, antes de prometer "un proyecto socialista laico, comprometido con los trabajadores, el medioambiente, con una ejecutiva que va a estar tan a la izquierda como la militancia de base. Y vamos a ser implacables contra la corrupción, voy a defender que el Partido Socialista es el de la honradez intransigente, y no me va a temblar el pulso contra la corrupción", ha garantizado el madrileño ante los aplausos de los congregados en Ferraz.

Tampoco ha dejado pasar la ocasión de mencionar la "injusticia que está sufriendo el pueblo palestino en Gaza", o a los jóvenes que se han exiliado por la crisis, antes de marcar otras líneas de actuación del nuevo PSOE: "Tenemos que seguir estrechando lazos con nuestro partido hermano, los socialistas catalanes, y quiero felicitar también y reivindicar también el papel de nuestro sindicato hermano, la Unión General de Trabajadores, con la que seguiremos trabajando en los próximos meses", ha adelantado el nuevo secretario general electo.

Un sonriente Alfredo Pérez Rublcaba ha agredecido a los militantes su participación en la que es "su noche", y ha felicitado al futuro secretario general, Pedro Sánchez, arropado por los otros candidatos, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias.

"El primer secretario general del PSOE elegido directamente por el voto de los militantes", ha resaltado, haciendo mención al "orgullo que esto corresponde". En esta línea, Rubalcaba ha asegurado que el apoyo cosechado ha sido "muy importante", y ha afirmado que tiene "el 100% del apoyo de los militantes". 

También ha tenido palabras de apoyo para los otros aspirantes, a los que ha agradecido su esfuerzo "muy sinceramente y de corazón", ha alabado las altas cifras de participación y ha dado las gracias a los casi 130.000 militantes que hoy han votado. "Solemos decir que lo mejor de este partido son sus militantes, y hoy lo han demostrado", ha dicho. 

"Hoy hemos dado una prueba de que merecemos esa confianza", ha concluído Rubalcaba, con la camisa abierta y visiblemente más relajado que en otras comparecencias. El balón está ahora en el tejado de Sánchez, que tras ser ratificado en el próximo congreso de los socialistas tendrá en sus manos la responsabilidad de acometer la renovación que el PSOE ha prometido y sus bases siguen demandando.