Publicado: 22.01.2016 15:20 |Actualizado: 22.01.2016 16:59

Sánchez da por hecho que PSOE y Podemos tienen que entenderse

El líder socialista deja la puerta abierta a un Gobierno conjunto, aunque dice que su prioridad es el programa político

Publicidad
Media: 4.14
Votos: 7
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, antes de iniciar su rueda de prensa en el Congreso tras su reunión con el rey.. REUTERS/Sergio Perez

El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, antes de iniciar su rueda de prensa en el Congreso tras su reunión con el rey. REUTERS/Sergio Perez

MADRID.- El líder del PSOE, Pedro Sánchez, bajó el nivel de revuelo que se formó en el Congreso con la oferta de Pablo Iglesias para formar un Gobierno conjunto con socialistas e IU, en el que el líder de Podemos ya se autoproclamó vicepresidente.

Sánchez indicó que había conocido la propuesta de Iglesias por boca del mismo rey, Felipe VI, a quien visitó en La Zarzuela dentro de la ronda de consultas que está realizando el monarca de cara a la investidura.

El secretario general del PSOE no quiso entrar en los detalles de la propuesta, aunque tampoco cerró en ningún momento la puerta a un posible Gobierno conjunto como propone Podemos y, ni siquiera, rechazó que Iglesias pudiera ser vicepresidente. Eso sí, dijo que lo primero son los acuerdos políticos y luego ya se verá.



Sánchez se aferró a sus tiempos políticos y dijo que ahora es el turno de Mariano Rajoy, que debe intentar su investidura. Si fracasa, será entonces cuando el líder socialista intente formar un Gobierno de cambio y, en ese sentido, dejó muy claras su preferencias: “Los votantes de Podemos y del PSOE no admitirían que no nos entendiéramos Pablo y yo”, dijo. No obstante, si llega ese momento, Sánchez indicó que su abanico de negociación será más amplio y que quiere entenderse también con Ciudadanos y otras formaciones de la Cámara Baja, no limitarse al posible Ejecutivo diseñado por Podemos.

Aunque hubo dieciséis preguntas sobre la propuesta de Pablo Iglesias, el líder socialista las esquivó una y otra vez con los mismos argumentos: ahora no toca, es el tiempo de Rajoy y los socialistas asumirán su responsabilidad cuando llegue su hora. Negó que le haya descolocado la propuesta de Iglesias, así como que haya alterado sus planes, porque entiende que las negociaciones, si le toca formar Gobierno, aún están por empezar y, recordando la vieja frase de Julio Anguita, indicó que su primer objetivo es, “programa, programa y programa”. En cuanto a la formación de Gobierno, “ya se verá”, fue todo lo que dijo.

Es más, agradeció la oferta del líder de Podemos, pero insistió que lo lógico, “es que primero hablemos de las políticas y posteriormente cómo se conforma ese Ejecutivo”. En este sentido, hasta ironizó con el hecho de que él entró a ver al monarca, y salió con el Gobierno casi hecho. Sánchez, además, añadió que para llegar a ese acuerdo con la formación de Iglesias es clave la confianza, y añadió: “Les puedo asegurar que, por mi parte, no va a ser”.

De cara a su partido, lanzó un mensaje en clave interna muy claro: “Estoy cumpliendo, y lo voy a seguir haciendo, el mandato del Comité Federal del 28-E”. Pero no entró a valorar qué dirán los barones de la posibilidad de aceptar un Gobierno conjunto con Podemos, algo que no estaba inicialmente en los planes socialistas.

Sánchez, a quien se le vio muy seguro y animado en la rueda de prensa en el Congreso tras visitar al monarca, tiene aún tiempo para fijar su estrategia. Pero el Comité Federal del PSOE del próximo 30 de enero tendrá que decir qué margen tiene en este nuevo escenario de la co-gobernabilidad en el que le ha colocado Podemos.