Publicado: 01.10.2014 08:00 |Actualizado: 01.10.2014 08:00

Sánchez e Iceta blindan a PSOE y PSC del conflicto de Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al PSOE le suele ocurrir que cualquier circunstancia política que aparece termina derivando en un conflicto o un debate interno en el partido. Tenía todas las papeletas para que esto le pasara en el conflicto con Catalunya, y para que volvieran a renacer los enfrentamientos con el PSC, las voces de los "barones" cuestionando su posicionamiento político o las distintas sensibilidades del partido que opinaran sobre cómo afrontar el problema.

Pero, en esta ocasión, salvo algunas incongruencias -que sí las hay-, el PSOE se ha blindado para que el conflicto de Catalunya no se convierta en un nuevo problema en el partido.

Pedro Sánchez, gran aficionado al baloncesto, se ha colocado como técnicamente se describe en la posición legal de defensa: ambos pies en contacto con el suelo, encarado al atacante y sin moverse un ápice de su sitio, esperando al adversario, aunque éste te pueda arrollar. Pero se lleva la falta.

Y es que en el PSOE hay consenso para no moverse de la posición actual: apoyo al Gobierno en su defensa de la legalidad, críticas duras y sin cortapisas a la actitud de CiU en este desafío soberanista, y una propuesta de salida al problema: la reforma Constitucional en busca de una España federal.

A esto han contribuido dos cosas. La primera es que Rubalcaba vio venir la que se avecinaba y blindó al PSOE con la llamada Declaración de Granada, un acuerdo mucho más importante de lo que se ha valorado. La segunda, es la gran sintonía personal y política que existe entre Miquel Iceta y Pedro Sánchez.

El líder del PSOE y el primer secretario del PSC hablan muy a menudo, se vieron en Madrid el pasado miércoles, y comparten en buena medida los diagnósticos y la posición política que deben mantener PSOE y PSC en este asunto.

La actitud es que no hay conflictos o no se van a buscar. El PSOE apoya el recurso contra la Ley de Consultas, aunque está elaborando una legislación similar en Andalucía, pero el PSC calla. Concejales del PSC han facilitado en los ayuntamientos mociones en favor del referéndum pero el PSOE guarda silencio.

Sánchez ha tenido la suerte de encontrarse a Iceta al frente del PSC; un político veterano que se las sabe todas, y que quiere marcar la senda para que el conflicto catalán no dañe más aún a los dos partidos de lo que ya están.

El PSOE, de momento, no se va a mover de su posición. Hará las jugadas tácticas que considere oportunas, como cuándo decidir llevar al Congreso una propuesta de reforma constitucional o hasta qué punto dará su apoyo al Ejecutivo de Mariano Rajoy. Pero tiene una posición política fija y clara que, en estas circunstancias, no es poco.