Publicado: 15.09.2016 18:44 |Actualizado: 15.09.2016 23:15

Sánchez ignora a Díaz y seguirá buscando un pacto para gobernar

Continuará este viernes su ronda de diálogo y, si llegase a un acuerdo, lo llevará al Comité Federal. Los barones críticos plantean pedir la cabeza de Rajoy pero dejar gobernar al Partido Popular con la abstención

Publicidad
Media: 3.69
Votos: 13
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en Vigo. / SALVADOR SAS (EFE)

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en Vigo. / SALVADOR SAS (EFE)

MADRID.- El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, seguirá con la hoja de ruta que se ha marcado e intentará gobernar con sus 85 diputados si llegase a un acuerdo con Unidos Podemos y Ciudadanos, en contra de la opinión que expresó el miércoles la presidenta andaluza, Susana Díaz, pidiendo que el PSOE se quede en la oposición.

Según fuentes de Ferraz, Sánchez continuará previsiblemente este viernes con su ronda de contactos y seguirá pidiendo, como ha hecho cada día en los actos de la campaña gallega, un “gobierno regeneracionista” con el apoyo de Pablo Iglesias y Albert Rivera, a los que reclama que levanten sus vetos mutuos.

El líder del PSOE entiende que sigue legitimado para ello dentro del mandato del Comité Federal del 28-D que no piensa incumplir: ni votará al PP, ni buscará el acuerdo con partidos independentistas. Sánchez lo que quiere es que lo que en su día denominó “las fueras del cambio” se unan para ganar una investidura, formar gobierno y mandar al PP a la oposición. Y a eso se va a dedicar, aunque se admite que el acuerdo es muy difícil.

A pesar de ello, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, ya advirtió este miércoles de que será beligerante con cualquier acuerdo que contemple el apoyo de fuerzas independentistas y, además, se sumó a las tesis de la supuesta falta de libertad de expresión en el PSOE para denunciar que “se graban” las reuniones del Comité Federal.

Desde Ferraz no se comentan oficialmente las declaraciones de Susana Díaz ni de las de García Page, pero se admite que, lógicamente, “debilitan” la posición de Sánchez en las conversaciones con el resto de partidos políticos. De momento, el jueves fue de silencio, para preparar estrategias y decidir los siguientes pasos a dar.

No obstante, Ferraz recuerda que cualquier pacto debe ser ratificado por el Comité Federal, “y allí se verá si alguien rechaza un Gobierno del PSOE, aunque tengamos 85 diputados, en el caso de que se logre un acuerdo con Unidos Podemos y Ciudadanos que se ajuste a nuestro programa”, afirmó en tono retador un miembro de la Ejecutiva Federal.



Pero los barones críticos tienen otra propuesta para el cónclave socialista, que fue la que esbozó el martes Susana Díaz en sus declaraciones y es la que defiende Felipe González. Pedir la retirada de Rajoy a cambio de una abstención para un Gobierno del Partido Popular. De esta forma el PSOE podría justificar su posicionamiento habiendo acabado con quien consideran el máximo responsable de la corrupción en el Partido Popular.

La propuesta la rechaza Ferraz y Sánchez que quiere seguir manteniéndose en el “no es no”, tanto a Mariano Rajoy como al PP, como dijo el miércoles en el último mitin que celebró en Galicia.

Por tanto, el Comité Federal de octubre –que se puede retrasar a finales de mes– medirá posturas y fuerzas de unos y de otros. Todo pasa porque Sánchez pueda llevar algún acuerdo, pero aunque no sea así, la otra propuesta aún está por aprobarse y puede abrir una gran brecha en el PSOE. Una dirigente de la Ejecutiva dijo a Público: “Están cabreando a los militantes, pero de verdad”.