Publicado: 02.03.2016 12:53 |Actualizado: 02.03.2016 12:58

Sánchez: “No permitiré que la gobernabilidad de España descanse en partidos independentistas”

El líder del PSOE insta a Podemos a decir si quiere elecciones anticipadas, “porque no es que no se pueda, es que no quieren”.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
El lider del PSOE, Pedro Sánchez, tras intervenir en su turno de réplica al líder de Podemos, Pablo Iglesias. EFE/Chema Moya

El lider del PSOE, Pedro Sánchez, tras intervenir en su turno de réplica al líder de Podemos, Pablo Iglesias. EFE/Chema Moya

MADRID.- “Yo quiero llegar a un acuerdo”, repitió no menos de tres veces Pedro Sánchez dirigiéndose al líder de Podemos, Pablo Iglesias. Pero otras tantas veces afirmó que las fuerzas de izquierdas “no suman”, y expresó su negativa radical “a permitir que la gobernabilidad de España descanse en partidos independentistas”. Es decir, que el PSOE no va aceptar nunca un pacto con Podemos, IU-UP y Compromís, que descanse en la abstención o en la ausencia en la investidura de ERC o DyL.

Sánchez estuvo más tenso que con Rajoy tras escuchar las intervenciones de Iglesias, pero no se salió del guión que, como le dijo el líder de Podemos, traía escrito. Y ese guión dice que el único acuerdo posible que contempla el PSOE es con Ciudadanos, y el reto a Podemos es que se sume al mismo o deje seguir gobernando en funciones a Mariano Rajoy.

Sánchez insistió en todas las propuestas contempladas en el acuerdo con el partido de Albert Rivera que podrían ser asumidas por Podemos. Así, habló de pobreza energética, violencia de género, una renta garantizada, plan de fomento para el trabajo digno, bajar el IVA cultural, blindar el derecho a una sanidad pública, etcétera. Y añadió. “La peor de estas medidas es mejor que dejar al señor Rajoy al frente del Gobierno”.



No obstante, el líder del PSOE habló más claro que nunca sobre las diferencias con Podemos. Reiteró que los socialistas nunca van a aceptar un referéndum de autodeterminación, que no están de acuerdo en “trocear la soberanía nacional”, ni aprueban el modelo de reforma constitucional que propone el partido de Pablo Iglesias.

Pero insistió en que en otras muchas cosas pueden estar de acuerdo, y se comprometió a llevar al Parlamento medidas que no estén contempladas en el pacto con Ciudadanos, y que puedan reunir los apoyos de los partidos de izquierdas. “A lo mejor estas medidas no sirven para asaltar el cielo, pero si para sacar a España del infierno”, dijo.

“No es que no se pueda, es que simplemente ustedes no quieren”

Y Sánchez no salió de ahí. Ni en su réplica, ni contraréplica, intentando marcar claramente el campo de juego e intentando dejar el balón en el tejado de Podemos, ante su responsabilidad de votar en contra y que Mariano Rajoy siga de presidente en funciones. “No es que no se pueda, es que simplemente ustedes no quieren”, afirmó.

El líder del PSOE reiteró que lo que suman son las fuerzas del cambio y pidió a Iglesias que cuente a sus votantes por qué no quieren un Gobierno presidido por un socialista, “ustedes que quieren ser los herederos del 15-M, explíquenles por qué van a votar con Rajoy”, sentenció.

Además, hubo duros reproches a Iglesias por el tuit en el que venía a calificar a Arnaldo Otegi como preso político, un asunto que ha suscitado gran malestar en las filas del PSOE. Sánchez le recordó que en España no hay presos políticos.

Sánchez, aunque no utilizó un tono agresivo, si dio la impresión de que todo lo que tiene que hablar con Podemos ya está hablado. A lo que puede llegar, y a lo que no. Pero, además, también se visualizó que entre los socialistas y el partido de Pablo Iglesias se han roto muchos puentes, que parecen imposibles de reconstruir ni de aquí al viernes, ni después del viernes. Por ello, acabó diciendo: “Si lo que quieren son elecciones, díganlo claramente”.

Réplica a Mariano Rajoy

En su intervención previa, de réplica a Mariano Rajoy, Pedro Sánchez resumió su sentir en una frase: “Es imposible que nos podamos entender”Sánchez, que recibió críticas muy duras de Rajoy, subió a la tribuna respondiendo que, tras escuchar su discurso, se reafirmaba en la necesidad de un Gobierno de cambio y de que el PP pasara a la oposición, “por el fondo, y por la forma, y para desterrar de la política el insulto y la descalificación”, dijo.

El candidato reprochó también a Rajoy que no se hubiera atrevido a ir a una investidura siendo el partido más votado, y culpó directamente al todavía presidente en funciones de ello, “por su absoluta incapacidad para llegar a acuerdos políticos”.