Publicado: 08.07.2016 21:15 |Actualizado: 08.07.2016 21:15

Sánchez logra la unanimidad del PSOE en el “no” a Rajoy y la división sobre qué paso dar después

Los barones más afines al líder socialista creen que si el PP fracasa debe dar el paso, mientras que los pesos pesados del PSOE opinan que toca quedarse en la oposición

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (d), conversa con la presidenta de Andalucía, Susana Díaz (i), durante la foto de familia con los 'barones' territoriales antes de la reunión que han celebrado esta tarde en el marco del Consejo de Política F

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (d), conversa con la presidenta de Andalucía, Susana Díaz (i), durante la foto de familia con los 'barones' territoriales antes de una reunión. Archivo EFE/J.P.Gandul

MADRID.- A cuatro secretarios generales recibió Pedro Sánchez durante la mañana de este viernes, y a otros cinco por la tarde, confirmando que el PSOE está unido en un “no” prácticamente definitivo a Mariano Rajoy, aunque hay más división sobre si el líder socialista debe intentar un “Gobierno de cambio” si el PP fracasa.

Así, el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, se alineó claramente con las tesis de Francina Armengol o Miquel Iceta, asegurando que Sánchez tiene el derecho y el deber de intentarlo por el bien de todos los españoles, y añadió bromeando y en contestación a Lambán: “Y no sé si la tramontana sopla también en Burgos”.

Tudanca, que aseguró que el PSOE tiene decidido el “no” en primera, segunda o tercera votación a Rajoy, insistió en que la propuesta de Armengol es razonable si Rajoy no consigue lograr su investidura.

Guillermo Fernández Vara apoyará el “no” a Rajoy, pero aún mantiene que si el presidente en funciones logra un acuerdo cercano a la mayoría absoluta, el PSOE debería ceder por el interés de España

Sin embargo, más comedida estuvo la secretaria general del PSdG, Pilar Cacela; que indicó que aún no ha llegado ese tiempo, aunque añadió que los ciudadanos han dejado al PSOE claramente en la oposición.

Y de esta opinión era claramente el presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, quien dijo que el PSOE tiene la obligación de encabezar la oposición, y mantener la coherencia con la resolución del 28 de diciembre: nada con el PP y no llegar al gobierno con el apoyo por activa o por pasiva de los independentistas.

Indicó, en este sentido, que a a él le gustaría que la ciudadanía viese un partido serio, que no hace teatro, y que ha sido coherente con lo que dijo en campaña y con la posición política en la que le han colocado los ciudadanos. Es decir, García-Page no cree que Sánchez deba intentarlo de nuevo con Podemos y Ciudadanos si Rajoy fracasa.

Sin embargo, con más rotundidad que ningún otro barón, el presidente de Castilla-La Mancha indicó que el “no” del PSOE a Rajoy “es prácticamente definitivo”, y aseguró que los socialistas están de acuerdo en su inmesa mayoría: “No seremos los monaguillos de Rajoy”.



García-Page indicó que nadie quiere terceras elecciones, pero evitarlas es responsabilidad de Rajoy, a quien acusó de querer escoger el camino fácil de contar con el PSOE en lugar de trabajarse una mayoría ideológica más afín con otras fuerzas del Congreso.

En cuanto a la posibilidad de que los acuerdos del PSOE sean consultados con la militancia, García-Page no lo contempla: “No veo un modelo de partido test, ni creo en consultas en barbecho. Otra cosa es consultar acuerdos concretos”, explicó, por lo que dio a entender que lo que fije el Comité Federal este sábado no será consultado a las bases.

Por la tarde se esperaba con expectación la comparecencia del presidente extremeño Guillermo Fernández Vara, quien ha mantenido, como opinión personal, que el PSOE debía facilitar la investidura a Rajoy.

Susana Díaz, que apenas estuvo veinte minutos con Sánchez, y Javier Fernández, se niegan a hacer declaraciones sobre su encuentro con el líder socialista

Tras reunirse con Sánchez, indicó que apoyará el “no” unánime del Comité Federal a la investidura de Rajoy, pero que sigue pensando que si el presidente en funciones lograra un acuerdo de Gobierno con otras fuerzas cercano a los 170 diputados, el PSOE podría pensarse esta posición “por el interés de España”.

También lo piensa en privado algún que otro barón, aunque el sentimiento mayoritario es que Rajoy no va a conseguir ni siquiera ese primer acuerdo y que si se plantea la situación, ya se estudiará.

Todos los secretarios generales del PSOE hicieron una valoración tras su encuentro con Pedro Sánchez, menos los dos dirigentes regionales más significativos en el partido: Susana Díaz y Javier Fernández. El asturiano dijo que lo que habla con el secretario general se queda con el secretario general y, con respecto a su opinión sobre el posicionamiento del PSOE, apuntó que lo explicará este sábado en el Comité Federal.

Díaz llegó casi puntual, y dijo a la entrada de Ferraz que no haría declaraciones. Tras reunirse con Sánchez apenas veinte minutos, a la salida, mantuvo su palabra a medias y habló brevemente: “Yo he venido a escuchar al secretario general, y él hablará hoy o mañana, o cuando decida. Pero mi posición es clara y nítida, y ya la expresé la pasada semana”. La poca sintonía entre Sánchez y Díaz cada vez es más evidente.