Publicado: 29.09.2016 13:11 |Actualizado: 29.09.2016 17:24

Sánchez mantiene la batalla contra los críticos y convoca Congreso Extraordinario para noviembre

Los dos bandos del PSOE sostienen que tienen el poder del partido. Verónica Pérez, presidenta del Comité Federal, se autoproclama como la “única autoridad" del PSOE”

Publicidad
Media: 4.29
Votos: 7
Comentarios:
Periodistas y cámaras de televisión se concentran en la entrada de la sede del PSOE, en la madrileña calle de Ferraz. REUTERS/Sergio Perez

Periodistas y cámaras de televisión se concentran en la entrada de la sede del PSOE, en la madrileña calle de Ferraz. REUTERS/Sergio Perez

MADRID.- Los dos bandos de la guerra abierta en la dirección del PSOE se instalaron este jueves en la sede socialista de la madrileña calle de Ferraz. Por un lado, el secretario general del partido, Pedro Sánchez reunió a lo que queda de Ejecutiva en la sede de la madrileña calle de Ferraz, entendiendo que sigue teniendo la legitimidad para dirigir el partido. Por otro, se personó en torno a las diez de la mañana la presidenta del Comité Federal del PSOE, Veronica Pérez, autoproclamándose como “la única autoridad que existe en el PSOE”.

Sánchez va a dar la batalla hasta el final y cree que está sustentado en los Estatutos y los Reglamentos del PSOE para poder hacerlo. Por ello, los queda de la Ejecutiva ha convocado oficialmente un Congreso Extraordinario, que debe ser ratificado en el Comité Federal que mantienen para este sábado, 1 de octubre.



La propuesta de la dirección socialista es abrir ya el proceso de primarias para elegir un nuevo secretario general el 23 de octubre, y celebrar el Congreso Extraordinario en noviembre (la diferencia con un congreso ordinario es que el extraordinario solo decide la composición de los órganos de dirección del partido, no el proyecto político).

Sánchez con sus fieles se mantienen en seguir la hoja de ruta ya anunciada, obviando la dimisión de la mitad de la Ejecutiva y el clima de tensión que se vive en el partido.
En la reunión, aunque hubo voces que pidieron intentar buscar una solución pactada con los críticos, se vio la dificultad de hacerlo a estas alturas y que la única vía era mantener los planes ya anunciados, al entender que están respaldado por las normas socialistas.

La presidenta del Comité Federal del PSOE, Verónica Pérez, a su llegada esta mañana a la sede del partido en Ferraz. REUTERS/Sergio Perez

A la reunión de la Ejecutiva faltaron además dos miembros que no habían dimitido: Carmen Montón y Rosa Eva Díaz Tezanos, que alegaron alegando motivos de agenda.

En la calle de Ferraz ha habido más expectación que nunca, de medios y de ciudadanos que se han acercado por curiosidad. Hasta ha tenido que acudir la Policía Municipal para evitar que se cortara el tráfico de la calle, que va a dar a una de las arterias de salida de la capital.

En la sede de Ferraz se personó a primera hora, en torno a las diez de la mañana, Veronica Pérez, la presidenta del Comité Federal del PSOE. Pérez se reunió con el gerente de Ferraz a quien solicitó la convocatoria de la Comisión de Garantías. Sin embargo, inmediatamente después, desde la sede socialista se emitió una nota descartando que dicho órgano vaya a reunirse, al considerar que ni se debe convocar, ni su presidenta, que es la que tiene la facultad, lo ha hecho.

Además, Verónica Pérez, muy cercana a la presidenta andaluza Susana Díaz, reclamó documentación a la Secretaría de Organización para la convocatoria del Comité Federal. Dos horas estuvo esperando en la planta baja y ni fue recibida ni nadie le entregó nada.

La presidenta del Comité Federal abandonó Ferraz volviendo a recordar que ella es la única autoridad ahora en el PSOE y asegurando que este mismo jueves se convocará la Comisión de Garantías para hacer un informe sobre la legitimidad que tiene la actual Ejecutiva.