Publicado: 12.01.2016 13:22 |Actualizado: 12.01.2016 13:22

Sánchez no apoya que Podemos
tenga cuatro grupos, pero
ofrece reformar el Reglamento

El PSOE llevará nada más abrirse la Legislatura una batería de quince propuestas legislativas

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 6
Comentarios:
Pedro Sánchez, acompañado de Micaela Navarro y Patxi López, a su llegada a la reunión que ha mantenido en el Congreso con diputados socialistas. EFE/Angel Díaz

Pedro Sánchez, acompañado de Micaela Navarro y Patxi López, a su llegada a la reunión que ha mantenido en el Congreso con diputados socialistas. EFE/Angel Díaz

MADRID.- El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, reunió este martes en el Congreso a los grupos parlamentarios del Congreso y del Senado, para anunciarles lo que son sus objetivos políticos para esta Legislatura y cómo van las negociaciones para la formación de la Mesa de la Cámara Baja.

A este respecto, Sánchez enfatizó en la figura de Patxi López como una persona de diálogo y de consenso para presidir Las Cortes, y dio a entender que puede haber consenso con otras fuerzas políticas en cuanto a su nombramiento.




Además, el líder del PSOE aclaró definitivamente que los socialistas no van a apoyar que Podemos tenga cuatro grupos parlamentarios, como parece pretender el partido de Pablo Iglesias, y que se está convirtiendo en el mayor escollo de las negociaciones para llegar a un acuerdo.

Sánchez explicó que no se puede desvirtuar la naturaleza de la Cámara Baja, porque no es una Cámara Territorial. Por ello, abogó por que en el Congreso estén sólo grupos parlamentarios de ámbito nacional. A cambio, el PSOE sí ofrece a Podemos abrir de forma inmediata la reforma del Reglamento de la Cámara Baja, para poder discutir de todos estos asuntos y buscar una norma más clara, más efectiva y operativa.

En cuanto al escenario político, por enésima vez el líder socialista insistió en que el PSOE votará que “no” a Mariano Rajoy, al PP y a cualquier candidato que propugnen los populares. Sánchez explicó que el PSOE es la alternativa a los “populares” y que cualquier acuerdo para la llamada “gran coalición” supondría, en su opinión, “un fraude a los ciudadanos”.

Asimismo, reiteró que si Rajoy fracasa, el PSOE se ve con fuerzas para intentar un Gobierno progresista, “porque las urnas nos han colocado los primeros para liderar el cambio”, afirmó. El líder socialista indicó que los españoles han votado por la formación de un nuevo Gobierno, “progresista, reformista y que defienda el diálogo y el consenso”, remarcó.

Finalmente, pidió a sus diputados y senadores que afronten con valentía una legislatura que calificó de difícil y compleja, pero “apasionante”, y que conviertan las dos Cámaras en el centro de la vida política.

Asimismo, anunció que en cuanto se abra el registro de las Cortes, el PSOE presentará una batería de quince medidas para que el nuevo Gobierno las ponga en marcha cuanto antes. Tal y como se comprometió en la campaña electoral, la primera de ellas será la derogación de la reforma laboral.

Además, el PSOE llevará propuestas ya conocidas como un pacto contra la violencia de género, la subida del SMI, la derogación de la LOMCE, la recuperación del Pacto de Toledo, la implantación de un mínimo vital o medidas contra la pobreza energética.
Tras su discurso, la reunión continuó a puerta cerrada, donde varios diputados y senadores pidieron la palabra.