Publicado: 11.01.2016 14:02 |Actualizado: 11.01.2016 15:33

Sánchez no cambia su “no” a Rajoy por el nuevo Gobierno de Catalunya

Insiste en que, si le llega el turno, intentará buscar una mayoría con Podemos y Ciudadanos

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, durante la rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva del partido. REUTERS/Juan Medina

El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, durante la rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva del partido. REUTERS/Juan Medina

MADRID.- El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aseguró este lunes que la formación de un nuevo Gobierno en Catalunya no altera en nada la hoja de ruta de los socialistas, ni los planteamientos políticos refrendados por el último Comité Federal.

Así, Sánchez indicó que el PSOE mantendrá su “no” a Mariano Rajoy y al PP, y si el actual presidente en funciones no lograr ser investido, él asumirá la responsabilidad de intentar formar un Gobierno progresista.



El líder del PSOE explicó que ni presiones internas ni externas le harán cambiar de opinión, y consideró que aunque en España haya un Gobierno en funciones, no hay ningún vacío de poder y el Estado de Derecho tiene mecanismos suficientes para responder a cualquier desafío secesionista.

En cuanto a la nueva situación de Catalunya, apuntó que el nuevo Ejecutivo catalán tiene toda la legitimidad para gobernar, “pero dentro del marco de la Constitución y del Estatut, pero no tiene ningún derecho a situar a Catalunya fuera de la legalidad institucional”.

Sánchez indicó que, si eso ocurre, el PSOE estará al lado del Gobierno para defender la legalidad democrática y la unidad de España, y explicó que así se lo trasladó a Mariano Rajoy, con quien decidió “coordinar y acordar juntos las acciones que se puedan llevar a cabo ante el desafío independentista”, dijo.

En cuanto a la hoja de ruta del PSOE, el líder socialista dejó muy claro también que su objetivo pasa por buscar un Gobierno con el apoyo de Podemos y Ciudadanos, y pese a las dificultades que pueden darse, aseguró que cree que “a los tres partidos nos une las ganas de un cambio progresista y reformista”.

Sin embargo, indicó que no hay que precipitar acontecimientos y que primero está la formación de la Mesa del Congreso –donde aún no hay acuerdo para que Patxi López presida la Cámara Baja-, y todavía toca esperar a que Mariano Rajoy intente volver a ser investido presidente del Gobierno.

Si Rajoy no lo consigue, es cuando Sánchez abrirá las negociaciones para intentar liderar ese “Gobierno de cambio”, centrado fundamentalmente en las formaciones de Pablo Iglesias y Albert Rivera.

En este sentido, aseguró que en dichas negociaciones, “en ningún momento” buscará el apoyo de los partidos independentistas, por lo que no quiso tomar en consideración los rumores de que su posible investidura se pudiera ver favorecida con la abstención de ERC o Convergencia.

Sánchez se negó a hablar de “líneas rojas” y se mostró altamente optimista en poder llegar a ese acuerdo con Podemos y Ciudadanos sobre la base de los ocho grandes pactos que ya definió el Comité Federal. El líder socialista cree que hay margen para el entendimiento en materia social, económica y en regeneración democrática.

Etiquetas