Publicado: 29.03.2016 21:15 |Actualizado: 29.03.2016 23:30

Sánchez ofrecerá a Iglesias una amplia agenda social, pero contando con Ciudadanos

En la reunión que mantendrán este miércoles, el secretario general de Podemos pedirá a su homólogo del PSOE que logre la abstención del partido de Rivera para un Gobierno a la valenciana que empiece a cambiar las políticas del PP.

Publicidad
Media: 2.80
Votos: 5
Comentarios:
Iglesias Sánchez EFE

Pablo Iglesias (i) y Pedro Sánchez, durante su reunión tras pedir el rey al líder del PSOE que intentase formar Gobierno. EFE

MADRID.- El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, acude a la cita con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, sabiendo que se acaba el tiempo y que es el momento de tomar decisiones políticas, sin más estrategias ni juegos partidarios. En este sentido, fuentes socialistas apuntan a que Sánchez quiere ser muy claro en la reunión. Apostará por hacer con Podemos una ambiciosa agenda social de los temas “que afectan a la gente”, muchos de los que están incluidos en el acuerdo con Ciudadanos, pero también de otros en los que puede ir más allá.

Sánchez, en este sentido, irá con medidas que se incluyen en el programa de Podemos y que se comprometerá a llevar a cabo de forma inmediata si logra ser presidente del Gobierno. Eso sí, el líder del PSOE también indicará a Iglesias que será “coherente” con lo dicho hasta ahora. Por ello, seguirá apostando por el acuerdo con Ciudadanos, con ampliaciones y retoques, pero siempre con el llamado pacto trasversal.



Precisamente, la insistencia en mantener el pacto con Ciudadanos, con un documento que incluye "el 80% del programa" del partido de Albert Rivera, según los dirigentes de Podemos, es lo que aleja a Iglesias y los suyos del pacto con el PSOE. La intención del líder de la formación morada es hablar de "programa" con Sánchez, de alcanzar un pacto programático de cambio y progresista, el cual, según fuentes de Podemos, no puede asimilarse al documento rubricado por Sánchez y Rivera para la investidura fallida del socialista como presidente del Gobierno. "Agua y aceite", repiten los dirigentes morados para ilustrar la mezcla imposible de sus propuestas y las liberales de Ciudadanos.

El Gobierno a la valenciana no es contemplado por Sánchez en ningún caso, aunque es por el que apuesta Iglesias para empezar "ya" a cambiar las políticas del PP

Sánchez, sin embargo, insistirá en que el único Gobierno posible es el que denominada el de “los partidos del cambio” (PSOE, Podemos y C's), y no se sumará en ningún caso a un acuerdo que excluya al partido de Rivera.

El llamado pacto “a la valenciana” (PSOE, Podemos y sus confluencias, Compromís e IU-UP), que debe contar con la abstención de los partidos soberanistas, no es contemplado por el líder socialista en ningún caso, aunque es precisamente por el que apuesta Iglesias y por el que sigue apostando para conformar un Gobierno que empiece "ya" a cambiar las políticas del PP. En esta línea, el secretario general de Podemos apuesta por que Sánchez aproveche su buena sintonía con Ciudadanos para pedir a Rivera que su grupo se abstenga en ese Ejecutivo a la valenciana.

300.000 votos

El gran escollo -por tanto y como para el intento de investidura de Sánchez- sigue siendo un Ciudadanos aliado del PSOE, aunque el secretario general de los socialistas espera superarlo intentando convencer a Iglesias de que es el momento de olvidarse de siglas y hablar de políticas.

Un Gobierno de coalición entre dos partidos a los que separan únicamente 300.000 votos debe ser repartido de forma proporcional, señalan en Podemos

En este sentido, el compromiso que planteará Sánchez al líder de Podemos parece que será ambicioso en cuanto a medidas concretas para aplicar de forma inmediata. Fuentes socialistas reiteraron que Sánchez no tiene intención alguna de hablar de cargos, ni de puestos, aunque este martes afirmó en la Cadena Ser que, si llega a presidente del Ejecutivo, habrá miembros de Podemos y Ciudadanos en su Gobierno.

Por su parte, Iglesias no tiene intención de plantear el tema del reparto de cargos en un posible Gobierno a la valenciana, sostienen las fuentes consultadas en la dirección de Podemos. Sánchez ya conoce el primer planteamiento del secretario general en ese sentido, que realizó el día que el secretario general del PSOE se entrevistó con el rey Felipe VI por primera vez en la ronda de contactos abierta con los representantes parlamentarios tras las elecciones.

Una reunión "no definitiva"

Además, el argumento de Podemos es claro en este sentido: un Gobierno de coalición entre dos partidos a los que separan únicamente 300.000 votos debe ser repartido de forma proporcional.  En la mañana del martes, el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, prefirió no valorar la afirmación de Sánchez con un Ejecutivo con ministros de Podemos y Ciudadanos sin haber recibido "la propuesta concreta".

Para el PSOE, la reunión es muy importante, pero no definitiva. Y espera abrir vías de negociación con Podemos que se puedan concretar en acuerdos a lo largo del mes de abril. Aseguran fuentes socialistas que si consiguen sentar en una mesa a Podemos, no será difícil llegar a acuerdos en políticas sociales muy concretas.