Público
Público

Sánchez hace las paces con Ximo Puig en el Congreso del PSOE valenciano

Asegura que contará con todo su apoyo para revalidar el gobierno progresista en esta comunidad, su compromiso por apoyar el arco mediterráneo y defenderá una financiación más justa

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i) y el líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, durante la inauguración del congreso del PSPV-PSOE, que se celebra hasta el domingo en Elche. EFE/Morell

Al menos por el contenido de su discurso, por los gestos que se vieron y por el ambiente en general que se vivió en la inauguración del XIII Congreso de los socialistas valencianos, se podría decir que Pedro Sánchez hizo este viernes las paces con el secretario general del PSPV, Ximo Puig, quien había dado su apoyo incondicional a Susana Díaz durante el pasado proceso de primarias a la dirección del PSOE.

Sánchez no tuvo reparos en afirmar que la inauguración del Congreso supone un día grande para el socialismo valenciano, y aseguró que del proceso de primarias regional han salido vencedores todos los afiliados del PSPV y el partido.

El líder socialista, refiriéndose a Ximo Puig como “mi secretario general”, aseguró públicamente que podía contar con todo su apoyo “y el de todos los socialistas de España” para tres objetivos que precisó en su intervención.

En primer lugar, aseguró que tendrá su respaldo para que en el 2019 revalide el Gobierno progresista en esta comunidad. También se comprometió a hacer una propuesta de Estado para el desarrollo del arco mediterráneo. Y, finalmente, garantizó que los socialistas pelearán porque la Comunidad Valenciana tenga cuanto antes una financiación justa. “Vais a contar con el apoyo del nuevo PSOE”, afirmó.

Sánchez incluso añoró la fórmula de Gobierno valenciano y dio claras pistas que es su plan político para intentar llegar a La Moncloa. Así, aseguró abiertamente que su objetivo pasa por “unir a la izquierda para derrotar a la derecha” en torno a un Gobierno “que sepa gobernar, como será un gobierno del PSOE”, dijo.

Por ello, apostó por una gran alianza social por el progreso que aglutine a sindicatos, asociaciones feministas, ecologistas, las que lucha contra la pobreza y hasta a las asociaciones vecinales, “a todos aquellos que deseamos una España más justa”, afirmó, y a la vez que recordó que sociológicamente en nuestro país son la mayoría. Por ello, insistió en que si los socialistas son capaces de unir a esa izquierda social, “la derrota de la derecha es segura en las próximas elecciones”.

El resto de su intervención la dedicó a explicar por qué el PSOE ha pedido la dimisión de Mariano Rajoy tras su declaración como testigo en la causa que investiga la presunta financiación ilegal del Partido Popular, y reiteró que se vaya por dignidad, “pero no por la suya, sino por la dignidad de las instituciones democráticas de este país”.

En este sentido, indicó que el PSOE está trabajado en defensa del Estado, y denunció que bajo el Ejecutivo del Partido Popular se instrumentaliza la RTVE, se crean policías políticas, se encubren casos de corrupción, se persigue a los fiscales y se amnistía a los corrupto con dinero negro, “el Gobierno del PP es como poner a un ladrón a dar lecciones de ética en los colegios”, concluyó.