Publicado: 11.10.2014 12:16 |Actualizado: 11.10.2014 12:16

Sánchez pide una refundación moral de la democracia española y aprueba un nuevo código ético

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pedro Sánchez planteó este sábado una refundación moral de la democracia española, donde el PSOE se convierta en baluarte de la lucha contra la corrupción.

Lo hizo en Foro Ciudadano de Regeneración Democrática en el que presentó el nuevo código ético del partido, donde se han endurecido las normas de control y se han fijado las normas de comportamiento que deben tener los cargos públicos y dirigentes socialistas.

En nueve puntos, el nuevo código ético desarrolla los principios básicos y éticos que deben mantener los cargos políticos del PSOE; cómo serán sus retribuciones económicas; la actuación en caso de implicación en procedimientos judiciales; los gastos de representación; la política de obsequio ; la actuación política sobre los indultos y la condición de los ex presidentes.

Así, por primera vez se regula en los Estatutos del PSOE que cualquier cargo público u orgánico al que se le abra juicio oral deberá solicitar su baja voluntaria en el momento en que se le dé traslado de la apertura del mismo. En caso de no hacerlo, será expulsado. En cuanto a los imputados, el Código Ético recoge, como novedad, que estará obligado a dar cuentas concretas de su imputación a la Comisión Federal de Éticas y Garantías.

Exige austeridad a todos los cargos públicos y orgánicos del PSOE

También se exige austeridad a todos los cargos públicos y orgánicos del PSOE a quien se les pide que, cuando deban desplazarse, utilicen siempre la tarifa que resulte más económica tanto para el erario público como para el partido. Asimismo, el reglamento fija que "todos los gastos de representación que superen los 600 euros semanales o los 1.500 euros mensuales deberán ser comunicados y aprobados previamente por la dirección del partido del respectivo ámbito territorial".

Por primera vez, el Código Ético regula la política de obsequios fijando unos duros límites para aceptar cualquier regalo. En concreto, ningún cargo podrá aceptar regalos u obsequios cuyo valor supere los 60 euros; ni podrán acumular regalos procedentes de la misma persona, organismo o empresa cuya suma de sus valores sea superior a los 100 euros.

Como ya se había comprometido Pedro Sánchez, también se recoge la actuación política del PSOE sobre los indultos —"no se propondrá ni se apoyará el indulto de los socialistas condenados por delitos ligados con la corrupción, violencia de género, discriminación, torturas o contra la integridad moral"—, y se da una nueva condición a los expresidentes, que deberán renunciar a los beneficios que les proporciona su antiguo cargo si realizan una actividad profesional continuada.

El código ético también incluye la propuesta que llevó Sánchez al Congreso sobre los parlamentarios. Así, ya está regulado que todos los diputados y senadores del PSOE sólo podrán cobrar su sueldo y dedicarse en exclusividad a su tarea de representación pública.

Se compromete a construir "un socialismo irreprochable, sin tacha"

Sánchez, antes de terminar el acto firmando el código ético, arremetió con dureza contra todo tipo de corrupción y en especial, con los casos que ahora se están conociendo del Partido Popular. El líder del PSOE denunció que antes de la crisis económica, hubo una crisis de valores, donde primó el culto al dinero rápido y la cultura del pelotazo, y dijo que contra eso quiere luchar, "porque yo siento asco antes quienes ocultaban su dinero en 'cuentas b', mientras mi generación endeudaba su vida por la burbuja inmobiliaria", afirmó.

También se refirió al escándalo de la tarjeta de Cajamadrid para asegurar que, aunque puede haber cosas que sean legales, son absolutamente inmorales, "y a los que han utilizado la tarjeta negra, hay que enseñarles la tarjeta roja directa".

Sánchez instó al PSOE a ser "el partido de la ejemplaridad" y se comprometió a construir durante su liderazgo, "un socialismo irreprochable, sin tacha", dijo. Para el secretario general del PSOE, "la corrupción es real, pero me niego a pensar que la corrupción es inevitable. Hay otra forma de hacer política. Hay que extirparla, aunque sea duro, con coraje y sin piedad.

Recordó que aún no lleva 100 días al frente del PSOE pero que ya ha cumplido con su promesa de transparencia —"las cuentas del PSOE pueden ser investigadas en cualquier página web y las del PP están siendo investigadas en la Audiencia Nacional"— y ahora con su promesa de regeneración democrática. "Y este será el compromiso del nuevo PSOE, un compromiso con la transparencia, la honestidad, la limpieza y la apertura".

Código ético del PSOE


http://www.quoners.es/q/trafico-influencias