Publicado: 02.03.2016 10:51 |Actualizado: 02.03.2016 11:25

Sánchez a Rajoy: “Es imposible que nos podamos entender”

El líder socialista replica la intervención del presidente del Gobierno en funciones reafirmando la necesidad de que el PP pase a la oposición "para desterrar de la política el insulto y la descalificación”.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Pedro Sánchez, líder del PSOE, en su intervención durante la segunda jornada de la investidura. EFE/Chema Moya

Pedro Sánchez, líder del PSOE, en su intervención durante la segunda jornada de la investidura. EFE/Chema Moya

MADRID.- El líder del PSOE y candidato a la investidura como presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no utilizó demasiado tiempo en las réplicas a la intervención de Mariano Rajoy. De hecho, todo lo que le tenía que decir lo resumió en una frase: “Es imposible que nos podamos entender”.

Sánchez, que recibió críticas muy duras de Rajoy, subió a la tribuna respondiendo que, tras escuchar su discurso, se reafirmaba en la necesidad de un Gobierno de cambio y de que el PP pasara a la oposición, “por el fondo, y por la forma, y para desterrar de la política el insulto y la descalificación”, dijo.

El candidato reprochó también a Rajoy que no se hubiera atrevido a ir a una investidura siendo el partido más votado, y culpó directamente al todavía presidente en funciones de ello, “por su absoluta incapacidad para llegar a acuerdos políticos”.



Por todo esto, indicó que su renuncia la investidura “ha sido su mayor fracaso” y, además, lo consideró “una falta de respeto” a todos los españoles y, sobre todo, a los siete millones de votantes del Partido Popular.

Y también tuvo mensaje para Podemos. Así, recordó a Rajoy que en su renuncia a ser investido argumentó que el PSOE ya había pactado con Pablo Iglesias, “pero, paradojas de la vida, aquellos que usted utilizó para renunciar, puede que ahora acaben siendo su tabla de salvación para seguir de presidente del Gobierno”.

El líder del PSOE, además, reprochó a Rajoy los casos de corrupción y proclamó que ése es otro motivo para el cambio, “porque haya que sacar a la política de la crónica de sucesos en la que usted y su partido la ha metido”, indicó.

No obstante, Sánchez afirmó que no decía que el PP fuese un partido corrupto, pero sí que muchos de sus dirigentes habían traicionado la confianza de sus militantes y sus electores, por ello consideró necesario que el PP pasara cuanto antes a la oposición para su regeneración. En este aspecto, preguntó a Rajoy sino se consideraba “un tapón” para que su partido se limpiara.

Dio la impresión que Sánchez no se empleó a fondo o quiso ir a un debate con Rajoy en tono menor. Las distancias ya personales entre ambos dirigentes son insalvables, y cualquier posibilidad de acuerdo entre ambos partidos, imposible.