Publicado: 26.10.2014 23:48 |Actualizado: 26.10.2014 23:48

Sánchez rompe con Rubalcaba y negocia pactos anticorrupción con un PP acosado por los escándalos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con un PP contra las cuerdas, acosado por los escándalos de corrupción en las últimas semanas, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha tomado la decisión de dar luz verde a negociar pactos anticorrupción con los conservadores, lo que está suscitando no pocas críticas entre algunos dirigentes de su partido.

Es cierto que Sánchez afirmó el pasado sábado que el PP, antes de hablar de regeneración democrática, debería "limpiar su propia casa". Pero no es menos cierto que Antonio Hernando, el portavoz socialista en el Congreso, está negociando acuerdos con el partido del Gobierno en busca de un gran pacto o de acuerdos puntuales entre los dos grandes partidos para regenerar la vida democrática, al que después pretenden sumar a otras fuerzas políticas.

En el PP no ponen reparo alguno a dicha negociación, que hasta les parece un salvavidas en la actual situación por la que pasan, y abrirán la mano al acuerdo en busca de la "foto de la regeneración".

Sin embargo, para el PSOE esto supone cambiar completamente la estrategia que tenía el anterior secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, de no negociar nada en este terreno con el PP hasta que asumiera las responsabilidades políticas por el denominado caso Gürtel.

Además, el exlíder del PSOE entendía que un pacto de este tipo no iba a ser entendido por la ciudadanía y parecería más un conchabeo para taparse las vergüenzas ambos partidos por los escándalos que a ambos les acosan.

De esta opinión son algunos dirigentes socialistas consultados por Público cercanos al anterior equipo de Rubalcaba, que no dudan en calificar de "grave error" que Sánchez quiera buscar ese acuerdo en las actuales circunstancias. Creen que, aunque sólo fuera por posibilismo a nivel estratégico, les parecía más razonable la postura de Rubalcaba.

Dichos dirigentes, además, dan por hecho que no se sumarán los otros partidos parlamentarios como pretende el PSOE, entre otros motivos, porque posiblemente se encontrarán con un acuerdo ya hecho, aunque tengan la posibilidad de incluir modificaciones. Y, sobre todo, porque no están dispuestos a ir de la mano del PP y el PSOE en estos temas.

Por ello, todo parece que quedará reducido a un acuerdo global o varias medidas puntuales, entre los dos grandes partidos . Si finalmente se alcanza, la opinión mayoritaria es que claramente favorece más al PP que al nuevo PSOE de Pedro Sánchez.

De Sánchez se alaba que haya tomado importantes medidas de transparencia y regeneración en el PSOE, desde hacer público todos los patrimonios personales de la dirección hasta elaborar un duro Código Ético que regirá los comportamientos de los cargos socialistas, pero no son pocos los que critican que ahora quiera ir de la mano del PP en estos asuntos.


http://www.quoners.es/q/trafico-influencias