Publicado: 11.01.2016 20:18 |Actualizado: 11.01.2016 23:22

Sánchez vuelve a confiar en “sus amigos” para el Congreso y el Senado

Los “ex chicos de Blanco” siguen al frente de todos los puestos claves del PSOE, y Antonio Hernando y Óscar López repetirán como portavoces en Congreso y Senado.

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 4
Comentarios:
Óscar López y Antonio Hernando, durante el comité federal del pasado 5 de septiembre. EFE

Óscar López y Antonio Hernando, durante el comité federal del pasado 5 de septiembre. EFE

Los tres llegaron juntos a Ferraz hace unos quince años. José Blanco, entonces secretario de Organización del PSOE, los reclutó para formar su equipo de confianza, y así entraron en las entrañas del partido.

Se podría decir que Óscar López era el “niño mimado”, Antonio Hernando “el malo”, y Pedro Sánchez la “oveja negra”. Pero en quince años pasan muchas cosas, o no, porque han cambiado los puestos, pero el “trío” que llevó Blanco a Ferraz, sigue actualmente al mando de todos los puestos claves del PSOE, pero con distintos perfiles.



Sánchez es ahora el actual secretario general del PSOE, pero sigue confiando en “sus amigos”, y este lunes propuso que Antonio Hernando continuara al frente como portavoz del Congreso; y Óscar López como portavoz en el Senado.

Ya no son “los chicos de Blanco”, ni sus relaciones son las mismas, pero sí hay una cierta lealtad entre ellos. A Hernando se le considera una de las cabezas mejor amuebladas de la Ejecutiva, y Óscar López ha aprendido tanto en estos años que es una garantía de solvencia en todos los terrenos.

En el fondo, es el “tridente” del PSOE más allá de “baronías” y de lecturas interesadas. Conocen el partido por dentro y saben bien cómo funciona en sus tormentas internas.
A Sánchez, le queden “unos meses… o unos años” al frente del PSOE, pero ha decidido refugiarse en dos personas de su confianza que van a remar a su favor, aunque ambos en lo orgánico aporten más bien poco en sus respectivos territorios.

Con estas dos decisiones, el líder del PSOE se garantiza, al menos, una gran lealtad interna en ambas Cámaras que le hará mucha falta en esta Legislatura… si la hay. Y, además, dos grandes negociadores en un panorama político muy incierto.

Las personas que le acompañarán a ambos en la dirección de ambos Grupos Parlamentarios son de la confianza de los dos portavoces y, aunque ha vuelto a sembrar inquietud la incorporación de Carmen Chacón a la dirección en el Congreso, se considera ya que el enfrentamiento está muy superado.

En todo caso, Sánchez ha optado por “los amigos”, para lo bueno y para lo malo.