Público
Público

La pelea por la sucesión de Rajoy Santamaría ve una "enorme falta de experiencia" en Casado y no le asusta el debate: "Preocupación cercana a cero"

Desde la candidatura de la ganadora de la primera vuelta de las elecciones a la presidencia del PP insisten en que no descartan una lista unitaria, y ultiman una reunión con el segundo y la tercera candidata más votados, el vicesecretario de Comunicación y la secretaria general, María Dolores de Cospedal. Tras consultar los datos sobre los compromisarios que decidirán en la segunda vuelta presumen de que  ganan "con más que claridad" a Casado

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Soraya Sáenz de Santamaría

 Una y otra vez insisten en que todos son compañeros de partido, pero no escatiman en críticas a su inmediato rival. Desde la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría a liderar el PP critican la "enorme falta de experiencia" de Pablo Casado, por "la forma de afrontar esta segunda fase", después de que ambos se impusieran en la primera etapa, en la que los militantes dieron 1.500 votos más a Santamaría.

"Soraya ha debatido con muchísima más gente, y muchísimo más difícil que Casado", presumen

"Casado no puede olvidar que somos compañeros de partido", apuntan, ni tampoco que "él forma parte del aparato del PP", aunque en su campaña haya querido distanciarse. En la misma línea, y sobre la futurible celebración del debate entre candidatos que exige Casado, en el equipo de la exvicepresidenta del Gobierno afirman que tienen "preocupación cercana al cero" ante esta posibilidad.

"La preocupación de Soraya por hacer un debate con Casado es cercana al cero. "Soraya ha debatido con muchísima más gente, y muchísimo más difícil que Casado", presumen. No obstante, también inciden en que su prioridad es "buscar acuerdos", y no el "el debate de confrontar", y recuerdan que la Comisión Organizadora del XIX Congreso es quien decidirá si finalmente tiene lugar este cara a cara.

Además, reprochan a Casado que hoy critique decisiones del PP y del Gobierno de Mariano Rajoy, como la de esperar a que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre la ley del aborto socialista que los conservadores recurrieron hace ocho años, mientras el partido se mantenía de perfil sobre esta cuestión, o la denominada Operación Diálogo, liderada por Santamaría en Catalunya.

Afirman que, cuando se adoptaron estas decisiones, y aún no se postulaba a liderar el partido, no escucharon "la voz de Pablo Casado" sobre la primera cuestión. Sobre la segunda le advierten: "Ojo con hacer comentarios y con quejarse sobre la historia del partido y del Gobierno". 

Pendientes de reunirse con Casado y Cospedal

En otro orden de cosas, y a pesar de la evidente subida de tono en sus declaraciones, desde el equipo de la exvicepresidenta afirman que ya han invitado a una reunión a las candidaturas de Casado y María Dolores de Cospedal, la tercera más votada -fuera de la segunda vuelta-, para estudiar la opción de una candidatura de consenso.

En el entorno de Santamaría sostienen que la lista unitaria -liderada por ella- es posible, y afirman que no quieren descartar ninguna opción "mientras haya posibilidad de seguir hablando". "Veo posiciones que están muy alejadas, pero no están tan alejadas para que no puedan acercarse", apostillan. 

Se ven ganadores "con más que claridad"

Cuatro días después de la votación de los militantes, y tras conocer datos sobre el número de compromisarios elegidos por todo el territorio nacional, responsables de elegir al sucesor o sucesora de Mariano Rajoy los días 20 y 21 de julio, en el  equipo de Santamaría aseguran verse ganadores. 

Sin facilitar cifras, afirman que, según sus cálculos, se impondrían a Casado "con más que claridad", y niegan que pueda darse por hecho que los compromisarios de las circunscripciones en las que ganó Cospedal directamente vayan a apoyar al vicesecretario de Comunicación del PP, una vez la secretaria general ha quedado fuera de la carrera.

Recurren al ejemplo de la Comunidad de Madrid: el presidente autonómico, Ángel Garrido, que se decantó por Cospedal, ahora ha optado por hacer público su apoyo a Santamaría. Así, confían en que parte de los compromisarios puedan ponerse ahora de parte de la exvicepresidenta, aunque reconocen que cada uno de ellos votará "lo que considere".

De hecho, y como temen algunas voces de la actual dirección del PP, puede ocurrir que los compromisarios voten de forma contraria a como lo ha hecho mayoritariamente la militancia, esto es: alterando el orden establecido -primero Santamaría, luego Casado-. La lista única evitaría este escenario, pero hoy por hoy, y a juzgar por los tonos que emplean desde ambas candidaturas, se antoja muy, muy difícil.