Publicado: 05.10.2015 12:04 |Actualizado: 05.10.2015 12:04

El SAT rechaza la sentencia que condena a su portavoz por defender a un diputado de un "ataque neonazi"

Andrés Bódalo y otros dos compañeros fueron condenados por una falta de lesiones en la presentación del libro del parlamentario de Amaiur, Sabino Cuadra.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
Imágenes del altercado el día de los hechos

Imágenes de la protesta el día de los hechos

JAÉN.- El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) ha mostrado su rechazo a la sentencia emitida por el Juzgado de Instrucción 'número tres' de Jaén en la que se condena por una falta de lesiones al portavoz de esta formación y también concejal de Jaén en Común (JeC), Andrés Bódalo, junto a otros dos compañeros. Para el sindicato lo único que ha quedado probado es que han sido condenados por defender a un diputado de un "ataque neonazi".

Los hechos juzgados y ya sentenciados se remontan al altercado registrado el 23 de abril de 2014 cuando la presencia del diputado de Amaiur, Sabino Cuadra, derivó en un enfrentamiento entre aquellos que como Bódalo defendían el acto de presentación de su libro y otras personas que querían impedir su celebración.




A través de un comunicado, el SAT indica que "en ningún momento se ha podido probar que ninguno de nuestros compañeros hayan agredido a nadie". Para el SAT lo único que ha quedado demostrado es que "un neonazi conocido en Jaén intentó agredir a un diputado elegido democráticamente".

Para el sindicato, la sentencia contribuye a "atacar, mentir e intentar desacreditar a quienes trabajan porque la libertad y la justicia social". En este sentido, afirman que les parece "vergonzoso que el sistema judicial ante un ataque neonazi persiga a quienes intentaron defender a un diputado de un intento agresión, quienes defendieron la libertad de expresión contra el fascismo y la intolerancia".

El escrito del SAT finaliza anunciando que recurrirán la decisión y que agotarán todas las vías judiciales posibles para que "quede claro quienes fueron los agresores realmente".

La sentencia, de la que dice el SAT que no ha sido notificada oficialmente, condena a Bódalo y a otros dos compañeros al pago de una multa de 120 euros y a indemnizar al denunciante en 690 euros.