Publicado: 26.09.2016 10:04 |Actualizado: 26.09.2016 12:31

El sector crítico a Teresa Rodríguez busca líder para una lista alternativa en Andalucía

150 cargos orgánicos e institucionales de Podemos impulsan la plataforma Andalucía Plaza a Plaza, que recela con la dirección actual, y tienden la mano a los críticos como los diputados Sergio Pascual y Begoña Gutiérrez.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5
Comentarios:
El ex secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual./ EFE

El ex secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual./ EFE

SEVILLA.- Apenas diez días después de que la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, anunciara que convocará una asamblea ciudadana para renovar la dirección regional del partido, el sector crítico de su formación se ha agrupado en una plataforma de base, denominada Andalucía Plaza a Plaza, que tratará de impulsar una candidatura alternativa.

La iniciativa está respaldada por más de 150 cargos orgánicos e institucionales en esta comunidad (la mayoría de provincias y ayuntamientos) y cuenta con la connivencia de miembros del sector crítico con Rodríguez, como el ex secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, la diputada autonómica Begoña Gutiérrez o la número uno por Granada, Ana Terrón.

De hecho, los impulsores de esta corriente alterna han mencionado estos nombres en la presentación del manifiesto, invitándoles a que se sumen a su proyecto. Pascual ha descartado a este periódico que vaya a encabezar una candidatura contraria a Rodríguez, pero ha aplaudido la iniciativa de base.



Los críticos con Rodríguez tienen mucho interés en que esta plataforma, que nace a las puertas de una asamblea ciudadana para renovar la dirección andaluza, se vea como "un movimiento de base que surge desde abajo y va sumando hacia arriba a las caras más visibles de Podemos". “Esto empieza como un movimiento de base sin cabeza visible ni protagonistas. Esperemos que más adelante se plasme en una candidatura alternativa”, ha dicho María José Jiménez, secretaria general de Podemos en Algeciras, una de las impulsoras del proyecto.

No obstante, ha sido el propio entorno de los críticos el que ha movilizado la iniciativa, aunque desvinculándose de la primera línea.

La plataforma ha sido presentada este lunes en un sitio emblemático para Podemos: la denominada plaza de 'las setas', en el centro de Sevilla, donde solían congregarse las manifestaciones multitudinarias del 15M.

Entre ellos está Pascual, mano derecha de Errejón hasta que fue cesado por Iglesias al hacerle responsable de la crisis interna del partido en Madrid

La próxima asamblea ciudadana, cuya fecha dará a conocer la dirección central de Podemos hoy mismo, se celebrará en Madrid y en todas aquellas comunidades que hayan acelerado el proceso de renovación, incluida Andalucía. En esta región el grupo parlamentario cuenta con 15 diputados y es fácilmente distinguible quiénes se alinean con Pablo Iglesias y quiénes están más próximos a Íñigo Errejón.

Entre los segundos está Pascual, mano derecha de Errejón hasta que fue cesado por Iglesias al hacerle responsable de la crisis interna del partido en Madrid. Pascual siempre ha sido crítico con la hoja de ruta política de Teresa Rodríguez en Andalucía, donde ha tenido sonoros encontronazos, algunos singulares, como la elección de las listas electorales (los errejonistas se oponían a incluir al líder jornalero Diego Cañamero en la candidatura de Jaén) y otras más de estrategia política: Rodríguez quiere que las comarcas andaluzas ganen peso en Podemos, dibujando una estructura más horizontal, mientras Pascual aboga por un partido clásicamente jerarquizado.

Teresa Rodríguez decidió convocar la asamblea ciudadana cuando apenas lleva un año y medio de mandato, alegando "signos claros de agotamiento". La secretaria general no tiene controlado el partido y se ha quejado de las filtraciones que sus críticos hacen a la prensa para debilitar su mandato. La dirección nacional de Podemos, además, ha cuestionado su trabajo en Andalucía, donde los resultados electorales en las generales de diciembre y de junio estuvieron muy por debajo de las expectativas marcadas. A esto se une la crisis interna de Podemos en algunas provincias: en Málaga, Córdoba y Jaén dimitieron los secretarios generales y se abrió un cisma dentro de las ejecutivas de las capitales que aún no se ha cerrado.