Publicado: 06.08.2015 21:05 |Actualizado: 06.08.2015 23:30

Senado, palacio de zombis políticos

Además de una docena de ex presidentes autonómicos, la Cámara alta es el contenedor político de muchos más ex de todo tipo de administración pública que, pertenecientes a cualquier formación política, acaban desembarcando en el hemiciclo sin que, salvo honrosas excepciones, su actividad trascienda más allá de las paredes del antiguo Colegio de la Encarnación.

Publicidad
Media: 4.80
Votos: 10
Comentarios:
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Senado.- EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Senado.- EFE

MADRID.- El defenestrado portavoz municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, ha confesado esta misma semana que rechazó el ofrecimiento que le hizo la nueva dirección del PSOE madrileño para ir al Senado en las próximas elecciones generales como compensación a su fulminante destitución. “Yo quiero seguir siendo concejal del Ayuntamiento de Madrid, un puesto tan digno como el de senador”, afirmó.

La reacción de Carmona, candidato a la alcaldía de Madrid en las pasadas elecciones locales, pone de manifiesto – al margen de un arranque de ética en el ámbito de la res pública - que, efectivamente, el “puesto” de senador no tiene el brillo político que tal vez pudo tener en otro momento.

Y, paralelamente, el ofrecimiento de la ejecutiva del PSOE-M, revela que para los partidos políticos el “puesto” de senador sirve igual para un roto que para un descosido a la hora de recolocar a aquellos protagonistas “caídos” en acto de servicio por la causa. Es decir, el Senado es el almacén de esos trastos viejos y rotos que ninguna familia quiere echar definitivamente a la basura.



Así, el Senado ha ido convirtiéndose con el paso de los años en el hábitat ideal de no pocos zombis políticos de todo tipo de ideología, de aquellos protagonistas en todo tipo de administración pública que acaban siendo rechazados por las urnas o por sus propios colegas de formación, víctimas de luchas fraticidas. Salvando las distancias, aparece como un “remake” de los famosos 40 senadores de designación real de la legislatura constituyente (1977-1979), plagados de apellidos ilustres para dar relumbrón a la naciente Cámara alta.

El Senado es el almacén de esos trastos viejos y rotos que ninguna familia quiere echar definitivamente a la basura.

Pero en los últimos años y en la actual legislatura, el relumbrón no aparece por ninguna parte. Son muy pocos los casos de senadores que se han creído la institución y que han realizado activismo para dignificar sus funciones. Pero con escaso o nulo éxito. Y eso que han pasado 1.831 personas diferentes por sus escaños desde 1977. Hoy en día, el Senado ni es una verdadera cámara de segunda lectura ni tampoco responde al deseo de representar la estructura territorial del Estado autonómico.

No es infrecuente que el Senado se utilice por el Gobierno de turno y su grupo mayoritario como recurso para hacer “arreglos” de última hora en la tramitación parlamentaria de las iniciativas legislativas. Suele ocurrir año tras año con el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año siguiente. Pero a veces no ocurre ni eso.

Un caso paradigmático fue, en 2006, el paso por la Cámara alta de la reforma del Estatut de la Comunitat Valenciana, el primero de una serie de reformas que se impulsaron en la primera legislatura de Zapatero en el Gobierno. Pues bien, pese a ser la cámara de representación territorial y de tratarse de la primera reforma de un estatuto autonómico el texto remitido por el Congreso de los Diputados no sufrió ningún cambio; ni siquiera una coma. Del Senado fue directamente al BOE. Hay bastantes más casos.

Zombis de procedencia diversa

Los zombis políticos que deambulan por los pasillos del Senado tienen una procedencia muy diversa, tanto territorial como ideológica; también por su modo de elección, bien en urna en unos comicios generales (actualmente 208), bien por designación de los parlamentos autonómicos (ahora, 58).

Al margen de los ex presidentes autonómicos -El PP duplica la “nómina” de ex presidentes recolocados en el Senado- , hay nombres muy conocidos para el gran público y otros que apenas son identificados por sus colegas. Los ex alcaldes son una categoría que suele encontrar acomodo en este colectivo: además de la reciente incorporación de la inefable Rita Barberá (Valencia, PP, autonómica), pululan ilustres ex como Juan Alberto Belloch (Zaragoza, PSOE, electo), Jokin Bildarratz (Tolosa, portavoz del PNV, autonómico), Julián Lanzarore (Salamanca, PP, electo), Gonzalo Piñeiro (Santander, PP, electo), Juan Soler (Getafe, PP, autonómico) e incluso el propio presidente de la cámara, el popular Pío García Escudero, ex primer teniente de alcalde de Madrid y ex presidente del PP en esta comunidad.

Los zombis políticos que deambulan por los pasillos del Senado tienen una procedencia muy diversa, tanto territorial como ideológica

En la relación de ex ministros aparecen Javier Arenas (PP), Carme Alborch (PSOE) y Juan José Lucas (PP), quien además ha desempeñado innumerables cargos. Junto a ellos hay no pocos ex consejeros de gobiernos autonómicos. Una muestra: Joan Saura (ICV, autonómico), Josep Lluis Cleries (CiU, grupo del que es portavoz, autonómico), Mercedes Roldós (PP, autonómica), Amelia Salanueva (PP, electa), Ana Isabel Mariño (PP, autonómica). También hay presidentes de diputaciones – un cargo que ha sido prolífico en el Senado - como Nemesio de Lara, de Ciudad Real (PSOE, autonómico).

Igualmente deambulan históricos políticos como Iñaki Anasagasti (ex diputado, PNV, electo), José Cepeda (PSOE de Madrid, sector guerrista, autonómico), Ramón Rabanera (PP vasco, electo), Pedro Agramunt (ex presidente del PP valenciano en los años 90 y ex presidente de la patronal, electo), Jesús Iglesias (ex líder de IU en Asturias, autonómico) o Ana Torme ( ex portavoz adjunta del PP en el Congreso); o referentes actuales como, Juan Manuel Moreno Bonilla (dirigente PP en Andalucía, autonómico), Óscar López (portavoz del grupo del PSOE, autonómico) o Alicia Sánchez Camacho (PP catalán, autonómica), o el ya citado Javier Arenas, de la dirección nacional del PP.

Esta relación es sucinta, pero descriptiva de la variedad de zombis políticos que habitan en el Senado. La mayoría son desconocidos, pero es difícil encontrar a alguien que no haya sido ex de alguna responsabilidad institucional o haya sido descabalgado de un anterior protagonismo político en su respectiva formación política. Se puede afirmar sin riesgo a equivocarse que todos los miembros del Senado han tenido una vida anterior. Ahora, en la Cámara alta, la luz, política, brilla por su ausencia.

Una muestra, letal, del papel que transmite el Senado se manifiesta en el curso de cualquier debate sobre el sistema electoral en España y la conveniencia de su reforma. Abierta la discusión, ya sea en un ambiente político o entre ciudadanos en la barra de un bar, surge el contundente argumento de la imperiosa necesidad de que se establezcan las listas abiertas y desbloqueadas para que los ciudadanos puedan elegir libremente.

Llegado este momento siempre hay alguien que tercia, y con razón, para advertir que “ese tipo de listas ya existe, son las papeletas calabaza para elegir a los senadores”. Tras una relativa sorpresa de los tertulianos la respuesta, indefectiblemente, siempre es la misma: “Ah, bueno, sí, pero es que el Senado no sirve para nada”. Y sigue el debate. Pues eso.