Público
Público

El Senado rechaza la petición de Unidos Podemos de eliminar las dietas en los viajes

Los senadores seguirán percibiendo 150 euros diarios por viajes al extranjero y 120 para los nacionales. Este sistema ya fue eliminado en el Congreso, que ahora solo paga a los diputados gastos de viaje justificados.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Vista general del pleno del Senado. EFE

La Mesa del Senado ha rechazado una petición de Unidos Podemos para cambiar el sistema de dietas que perciben los senadores -150 euros diarios por viajes al extranjero y 120 para los nacionales- por el mismo que sigue el Congreso, que solo paga a los diputados gastos de viaje justificados.

Hace algo más de un año, la Cámara Baja decidió suprimir las dietas que recibían los diputados -por la misma cuantía de las que todavía perciben los senadores- e implantó un nuevo método para abonar a los parlamentarios únicamente sus gastos de manutención justificados mediante las correspondientes facturas.

En el Senado, Unidos Podemos había pedido a la Mesa imitar al Congreso y suprimir las dietas, de manera que a los senadores sólo se les abonara aquellos gastos de los que presentaran justificación. Esto supondría frenar los dispendios en la Cámara Alta. Sin embargo, la Mesa del Senado ha preferido continuar con este sistema.

Los gastos astronómicos en los viajes

Hay que recordar que el Senado ha invertido 341.612 euros en 40 viajes institucionales fuera de España en el último año y medio. Como informó Público recientemente, cada senador ha gastado en el extranjero entre 1.000 y 2.000 euros al día, una cuantía a la que hay que sumar los 150 euros en concepto de dietas que los representantes de la Cámara Alta reciben por cada jornada que pasan en el extranjero.

En su reunión de ayer martes, la Mesa comunicó a este grupo "que el sistema de abono de dietas a los senadores para hacer frente a los gastos por desplazamientos en misión oficial es objetivo, transparente, igualitario y eficiente", según el acuerdo adoptado por este órgano que componen senadores del PP, PSOE y PNV.

La Mesa añade que se trata de un régimen que ofrece "un elevado nivel de transparencia" y apunta que en los desplazamientos internacionales de carácter oficial de los senadores "la publicidad es máxima pues, una vez facturado el coste, se publica íntegramente en la web del Senado junto a la composición de la delegación".

Los "criterios objetivos" para la gestión de los desplazamientos, recuerda la Mesa, están publicados y "se aplican de forma ponderada, con pleno respeto de los principios inherentes al gasto público y de conformidad con la naturaleza propia de la actividad parlamentaria así como de las concretas circunstancias de cada desplazamiento".

Sin embargo, Unidos Podemos discrepa de esta interpretación, y recuerda en un comunicado que "en la práctica, casi todos los viajes que tienen lugar están completamente costeados por parte del Senado".

La dietas son una remuneración extra, según Podemos

Explica este grupo que los senadores que participan en estos viajes reciben gracias a las dietas "una remuneración extra, a pesar de que la estancia en hoteles y comidas están ya pagadas y no suponen un coste económico" para ellos. Su propuesta, desestimada por la Mesa, consistía en derogar el sistema de dietas y seguir el ejemplo del Congreso, que lo eliminó en enero de 2017.

En cuanto a la transparencia de los viajes internacionales, Unidos Podemos tampoco comparte el parecer de la Mesa, debido a que la información económica publicada en la web de la Cámara Alta plantea a su juicio "ciertos interrogantes".

Como ejemplo, apunta que un reciente viaje a Roma del pasado mes de mayo supuso un coste de 1.421 euros para cada uno de sus cuatro participantes, cuando un desplazamiento oficial a la misma ciudad, en marzo del año pasado, comportó un gasto por persona de 697 euros.

La senadora de Podemos Kontxi Palencia considera "éticamente inapropiado" que los senadores viajen en clase preferente, pernocten en "los mejores hoteles" y reciban una cantidad pese a viajar con todos los gastos pagados, por lo que denuncia "opacidad" por parte del Senado.