Público
Público

Los de siempre: cuatro diputados elegidos en 1977 siguen en cargos públicos

Soledad Becerril, que en julio deja el Defensor del Pueblo, el consejero de Estado Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el exministro y diputado José Manuel García-Margallo y el eurodiputado Luis de Grandes acumulan cuatro décadas en la política

Publicidad
Media: 3.35
Votos: 17
Comentarios:

De izquierda a derecha: Luis de Grandes, José Manuel García-Margallo, Juan Carlos Rodríguez Ibarra y Soledad Becerril

¿Existe el político perenne? Sí. La especie, siempre que uno se atenga al significado académico de ese adjetivo (“continuo, incesante, que no tiene intermisión”), reapareció en España con la transición: cuatro de los 350 diputados salidos de las elecciones del 15 de junio de 1977, las primeras libres celebradas en España desde la segunda ronda de las municipales del 23 de febrero de 1936, siguen ocupando cargos públicos 40 años después.

Se trata de Soledad Becerril, actual defensora del pueblo, el eurodiputado Luis de Grandes, el diputado y exministro José Manuel García-Margallo y el expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra, con asiento en el Consejo de Estado. Los tres primeros fueron elegidos en las listas de UCD (Unión de Centro Democrático), una de las dos formaciones con las que, junto con la Alianza Popular (AP) de Manuel Fraga, concurrió a las elecciones el aclimatado y reorganizado tardofranquismo, y el cuarto por el PSOE, legalizado en febrero de ese año, dos meses antes que el PCE.

Sus perfiles son muy distintos, aunque todos ellos coinciden en llevar más de media vida en la política. Los dos exministros, nacidos en agosto de 1944 con solo tres días de diferencia, son, con 72 años, los más mayores. De Grandes tiene uno menos y Rodríguez Ibarra, 69.

Los muros derribados de Soledad Becerril

Soledad Becerril es, quizás, la mujer que más muros ha derribado en la política española: en 1981, cuatro años después de haber sido una de las primeras 27 diputadas de la transición, en su caso elegida por Sevilla, se convirtió en la primera ministra de la democracia al asumir la cartera de Cultura en el Gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo (UCD), que se mantuvo entre la dimisión de Adolfo Suárez y el golpe de Estado del 23F y la victoria del PSOE de Felipe González y Alfonso Guerra en las elecciones del 28 de octubre de 1982.

Era, en realidad, la segunda mujer que se hacía cargo de una cartera ministerial en España tras la libertaria Federica Montseny, que desempeñó la de Sanidad y Asistencia Social en plena guerra civil, entre noviembre de 1936 y mayo de 1937. La republicana Victoria Kent, había sido ministro sin cartera en el Gobierno de la II República en el exilio entre 1951 y 1957.

Catorce años más tarde (1995) sería la primera alcaldesa de Sevilla, ya con el PP tras haber pasado antes por AP, y pasados otros 17 (2012) la primera mujer en hacerse cargo del Defensor del Pueblo como titular, puesto que dejará en julio  al concluir sus cinco años de mandato y en el que María Luisa Cava de Llano le antecedió en funciones durante los dos años que el Congreso tardó en relevar a Enrique Mújica.

El presidente autonómico más longevo

Juan Carlos Rodríguez Ibarra, diputado por Badajoz en las elecciones de 1977, permaneció menos de seis años en la cámara, de la que, tras haber sido elegido en tres ocasiones, salió en la primavera de 1983 para convertirse, en la Junta de Extremadura, en el presidente autonómico más duradero: se mantuvo en el cargo hasta la primavera de 2007 con seis mayorías absolutas consecutivas.

Alineado en el sector de Alfonso Guerra en los años 80 y los primeros 90, fue, con José Bono y Manuel Chaves, uno de los tres fundadores de la figura de los barones que, desde que Felipe González dejó la secretaría general, intentan condicionar la línea del PSOE. Entró en el Consejo de Estado en 2007.

García-Margallo, elegido diputado por Melilla en 1977 y fundador del Partido Popular asociado a la UCD, fue eurodiputado del PP entre 1994 y 2011, cuando pasó a ocupar la cartera de Exteriores en el primer Gobierno de Mariano Rajoy. Regresó al Congreso como “cunero” por Alicante tras un año como ministro en funciones durante el que, al haberse postulado como eventual alternativa al presidente antes de que la crisis del PSOE allanara su reelección, perdió cualquier posibilidad de repetir en el gabinete.

Luis de Grandes, eurodiputado desde 2004, debutó en la política estatal como diputado de UCD por Guadalajara, llevó la portavocía del PP en el Congreso entre 1996 y 2004, durante los gobiernos de José María Aznar. Llegó a los conservadores tras pasar por el Partido Demócrata Popular (PDP) de Óscar Alzaga, en el que coincidió con futuros históricos del Partido Popular como Javier Arenas, además de con Jaime Mayor Oreja y José Ignacio Wert, para acabar ocupando puestos directivos en la fundación FAES.

Parlamento surgido de las elecciones de 1977

Carreras prolongadas

Otros dos diputados elegidos en 1977, el socialista José María Benegas por Vizcaya y el ucedista Luis Gamir por Alicante, fallecieron recientemente mientras seguían ocupando cargos públicos. El primero, finado en 2015, había sido elegido diputado por última vez en 2011, mientras el segundo, que fue uno de los responsables de las políticas económicas del PP con Aznar y Rajoy antes de presidir el CSN (Consejo de Seguridad Nuclear), expiró en enero de este año, cuando presidía el Consejo Consultivo de Privatizaciones.

Y tres más de los elegidos en las primeras elecciones de la transición dejaron la cosa pública entre el final de la pasada legislatura y el inicio de la presente. Manuel Chaves, diputado por Cádiz en 1977, presidente de la Junta de Andalucía durante casi dos décadas y ministro a lo largo de más de seis con Felipe González (cuatro en Trabajo) y José Luis Rodríguez Zapatero (dos y medio en Política Territorial, parte de ellos como vicepresidente), dejó su escaño en el Congreso a mediados de 2015, meses después de su imputación en el caso de los ERE.

El exvicepresidente del Gobierno y exvicesecretario general del PSOE Alfonso Guerra, diputado por Sevilla desde 1977, renunció a su acta en 2014, mientras que José Ángel Biel, parlamentario turolense de la UCD en esas primeras elecciones antes de pasarse al Partido Aragonés (Par), terminó su prolongada carrera política en junio de 2015 al ser relevado como presidente de las Cortes de Aragón.

Incombustibles con puertas giratorias

Las carreras de ninguno de los anteriores, sin embargo, superan en duración a la de Rodolfo Martín Villa: dirigente de los sindicatos verticales del franquismo entre 1962 y 1969, procurador en Cortes de 1964 a 1977, ministro prácticamente sin interrupción entre 1975 y 1982 y diputado entre 1979 y 1983 y de 1989 a 1997, cuando iniciaría un periodo de cinco años como presidente de la todavía empresa pública Endesa. Tras pasar casi una década la empresa privada, regresó al sector público en 2012 como consejero dominical del banco malo.

Otros dos diputados elegidos por primera vez en 1977, Felipe González (PSOE, Madrid) y Rafael Arias Salgado (UCD, Toledo), son dos de los casos paradigmáticos de las puertas giratorias; de la política a la empresa privada en el caso del expresidente del Gobierno, consejero de Gas Natural entre 2010 y 2014, y con varios trayectos de ida y vuelta en el caso del exministro con Suárez y Aznar, actual presidente de honor de la Fundación Carrefour.

El listado de diputados electos de las Cortes de 1977 incluye otros nombres ligados a la actualidad hasta hace poco o que continúan estándolo, caso de los convergentes barceloneses Jordi Pujol –investigado por corrupción- y Miquel Roca –abogado de la infanta Cristina en el caso Noos-, el extesorero popular Álvaro Lapuerta –cabeza de lista de UCD por Logroño- o Javier Solana, número dos del PSOE por Madrid que, tras ocupar las carteras de Cultura, de Educación y de Exteriores con Felipe González, protagonizó una de las carreras de mayor proyección de la política española al pasar, entre 1995 y 2009, por la secretaría general de la OTAN, coordinar la política exterior de la UE como ‘mister Pesc’ y dirigir Eurofor.

Solo el currículum de su compañero de partido y de gabinete Joaquín Almunia, ministro de Trabajo y de Política Territorial entre 1982 y 1991 y comisario europeo de 2004 a 2014, elegido diputado en 1979 por Vizcaya, le hace sombra.