Publicado: 05.09.2016 07:41 |Actualizado: 05.09.2016 07:41

Siete años de 'reinado' de Feijóo: 56.000 parados más y 700.000 pobres

Durante sus dos legislaturas al frente de la Xunta de Galicia el desempleo ha crecido cinco puntos, los salarios han caído más de un 6% y el déficit de la Seguridad Social crece a un ritmo de 400 millones al mes.

Publicidad
Media: 4.88
Votos: 17
Comentarios:
Alberto Núñez Feijóo.- EFE

Alberto Núñez Feijóo.- EFE

A CORUÑA.- Hace unos cuantos meses, el presidente de la Xunta se encontró en un acto público con un ex trabajador de la Televisión de Galicia, a quien conocía porque había sido corresponsal en el extranjero y porque había dirigido y presentado uno de los informativos más importantes de la cadena. En las distancias cortas Feijóo suele ser amable y cortés, así que se dirigió a él:

-Hombre, Pedro [es un nombre falso para preservar la identidad del periodista], ¿cómo te va?, ¿a qué te dedicas? –le interrogó en tono cordial. No sabía que el informador había sido despedido, como otros cientos de compañeros que perdieron su empleo en la cadena pública durante su mandato.

- Me dedico a buscar trabajo, presidente –le respondió. Feijóo se quedó helado.

- Esto me pasa por preguntar –se lamentó.



Durante los siete años y cinco meses de reinado de Feijóo en la Xunta, el paro ha subido en la comunidad en más de 56.200 personas, según los datos de la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística. La tasa de desempleo ronda el 17,7%, por debajo de la media española pero cinco puntos más que cuando el líder de los populares gallegos tomo posesión de su cargo en abril del 2009.

Es cierto que en la última legislatura el desempleo ha registrado un incipiente descenso, pero también lo es que buena parte de esa caída se debe a la emigración forzada de miles de personas que han tenido que buscarse la vida en el extranjero. Especialmente los más jóvenes, que han visto cómo desde que Gobierna Feijóo la tasa de paro juvenil crecía 13 puntos, para situarse en el 43,7%.

Durante su estancia en Monte Pío se han destruido más de 38.000 puestos de trabajo en Galicia

El 2 de agosto, al día siguiente de anunciar que adelantaba las elecciones, el líder del PPdeG aseguró que la economía gallega estaba “fortaleciéndose”. La afirmación no se sostiene. La situación no resiste ninguna lectura positiva, por más que se empeñen quienes, como él, aseguran que la crisis ha pasado. Durante su estancia en Monte Pío (la residencia oficial del jefe del Ejecutivo autonómico) se han destruido más de 38.000 puestos de trabajo: en abril del 2009 había más de un millón de afiliados a la Seguridad Social y hoy apenas superan los 977.000.

Cuatro años después de que la reforma laboral abriese las puertas a los despidos masivos y baratos, siguen ejecutándose expedientes de regulación de empleo (ERE). El año pasado se vieron afectados por ellos más de mil trabajadores gallegos. Y la cifra subirá este año, ya que sólo entre enero y junio ya han perdido su empleo en un ERE más de 900 personas.

Mal dato para enfrentar unas elecciones en apenas tres semanas. En campaña y en precampaña, Feijóo jugará la baza de que tiene la economía controlada. Pero no podrá evitar que la frialdad de las cifras rebata su estrategia de vender optimismo y buena gestión. El número de desempleados y de personas inactivas en edad de trabajar (1,3 millones) supera con creces al de las que tienen un empleo (poco más de un millón). De los 195.000 parados registrados en el Servicio Público de Empleo Estatal, sólo 94.372 cobran una prestación, un subsidio o una renta de integración social. La tasa de riesgo de pobreza, según las cifras oficiales, ha crecido 1,1 puntos desde el 2009 y se sitúa muy por encima del 25%. Más de 700.000 gallegos están en riesgo de exclusión social, es decir 30.000 más que cuando Feijóo llegó al poder. De ellos, 56.000 son menores de diez años, y 36.000, ancianos mayores de ochenta.

Galicia no es país para viejos. Aquí se cobran las pensiones más bajas de España: 868 euros de media la prestación contributiva por jubilación, 355 euros la no contributiva, 390 la de invalidez no contributiva, 540 la contributiva de viudedad... La media: 764,17 euros al mes. Sólo en Extremadura se recibe menos.

A pesar de eso, el déficit de la Seguridad Social no para de crecer en la comunidad. No es competencia autonómica, pero la brecha entre ingresos y gastos se ha ido agrandando en los últimos años y ya ronda una media mensual de 400 millones en números rojos. A este ritmo, la diferencia entre lo que se ingresa por cotizaciones sociales y lo que se paga en pensiones superará los 4.000 millones al final del ejercicio. Casi la mitad del presupuesto de la Xunta para el 2016.

Tanto quienes viven de un sueldo como quienes trabajan por cuenta propia han visto como Galicia se convertía en terreno abonado para la explotación y los sueldos bajos

Quienes están en edad y condiciones de trabajar, y además tienen la suerte de tener un empleo, tampoco lo tienen fácil. En los últimos años ha habido un brutal proceso de destrucción de buena parte del tejido productivo, especialmente en las zonas del interior. Al margen del crecimiento constante del gigante Inditex, en sectores como el financiero, el textil, el auxiliar del naval y del automóvil (la empresa más grande de Galicia es la factoría de Citroën en Vigo), la pesca y la ganadería, la crisis ha asolado comarcas enteras. Constructoras quebradas, explotaciones ganaderas abandonadas por falta de rentabilidad, polígonos industriales convertidos en desiertos de hormigón, miles de oficinas bancarias cerradas por culpa de las fusiones de cajas y la bancarrota de entidades financieras... Tanto quienes viven de un sueldo como quienes trabajan por cuenta propia han visto como Galicia se convertía en terreno abonado para la explotación y los sueldos bajos, ante la sobreoferta de mano de obra y los recortes de derechos de la reforma laboral de Rajoy.

El salario medio en Galicia cuando Feijóo fue investido presidente era de 18.815 euros brutos al año. Hoy se ha reducido a 18.758 euros. Si se aplica la variación del índice de precios al consumo, la caída es aún mayor: en siete años y cinco meses, los trabajadores gallegos han visto mermada su capacidad adquisitiva en un 6,2 %. El gasto medio por hogar ha caído más del doble: un 14%. Y con el consumo interno estancado, ni siquiera la depauperación extrema de las condiciones laborales han mejorado la competitividad de las empresas. En el 2013, según el INE, había 85 compañías con más de 500 trabajadores. Hoy rondan el medio centenar.

Probablemente, Feijóo y sus asesores construirán para su campaña un discurso que eluda explicar todo lo anterior, vendiendo el humo de una mejora inexistente y de una administración de la cosa pública supuestamente exitosa. De hecho, ya han dado algún indicio de por dónde van los tiros. El pasado 11 de agosto, diez después de anunciar el adelanto electoral, el Diario Oficial de Galicia anunció la creación del Observatorio Galego da Dinamización Demográfica, una promesa electoral del 2009. La institución ni siquiera ha nombrado a sus vocales, ni tiene página web, ni trabajadores adscritos. Pero servirá para decir que el PP ha hecho algo contra la crisis demográfica de Galicia, una de las regiones europeas más envejecidas y con peores tasas de natalidad y fertilidad. Desde que Feijóo es presidente la población gallega ha disminuido en 33.000 personas, sin contar la emigración, y el saldo vegetativo de la comunidad (la diferencia entre las tasas de nacimientos y muertes) ha pasado del 1,8 por mil al ­5,1 por mil.