Publicado: 15.10.2016 21:10 |Actualizado: 16.10.2016 16:59

Silvia Barquero: "Podemos no se comprometió a abolir la tauromaquia, sólo a retirar sus subvenciones"​

La presidenta de PACMA, una de las dos únicas candidatas a la presidencia del Gobierno y que obtuvo el 1,19% de los sufragios en los últimos comicios, revela por qué su formación no integró la coalición Unidos Podemos y habla sobre el futuro de la política animalista.

Publicidad
Media: 3.88
Votos: 17
Comentarios:
Silvia Barquero: "Podemos no se comprometió a abolir la tauromaquia, sólo a retirar sus subvenciones"​. /PACMA

Silvia Barquero: "Podemos no se comprometió a abolir la tauromaquia, sólo a retirar sus subvenciones"​. /PACMA

En el año 2003 Vizcaya vio nacer un proyecto que lentamente iría fraguando un modesto pero importante núcleo de votantes: PACMA. En sus primeras municipales apenas 484 personas en Bilbao y 25 en Sopelana apostaron por este partido que entonces sólo se presentaba como antitaurino. Desde entonces, y tras pasar por todos los comicios municipales, autonómicos, elecciones generales y europeas, y ya con Silvia Barquero a la cabeza desde 2013, en la formación se ha iniciado un proceso de ebullición y de aumento continuo en el apoyo por parte de la sociedad española.

Tanto en las elecciones generales del 20 de diciembre como en las pasadas de junio PACMA logró más votos que UPyD o Vox juntos y superó a EH Bildu, aunque no alcanzó representación a causa de la Ley Electoral española, que desequilibra la balanza de votos y beneficia a los partidos regionales.

En PACMA trabajan unas 40 personas, donde exclusivamente siete perciben un salario que ronda los mil euros. Una de esas empleadas es su presidenta, Silvia Barquero Nogales [Jaulas Vacías], técnico superior en Secretariado Ejecutivo Bilingüe y especializada en protocolo y comunicación, la cual fue una de las dos únicas candidatas a la presidencia del Gobierno, dentro de todas las opciones políticas que se presentan en todas las circunscripciones electorales.



En las últimas elecciones PACMA no alcanzó representación parlamentaria, a pesar de tener el 1,19% de los sufragios. ¿Qué siente su organización a la hora de enfrentarse a un sistema electoral así?

Es un sistema electoral muy injusto. Una Ley Electoral equitativa tendría que traducir los votos en escaños, y eso no ocurre en nuestro Estado. En Holanda, por el contrario, el Partido Animalista tiene dos diputadas, un senador y una eurodiputada. En Portugal, con un porcentaje similar de votos al nuestro, los animalistas ostentan un diputado.

PACMA es la fuerza extraparlamentaria con más respaldo en la historia de la democracia española y aún así nos vemos en la obligación de recoger miles de avales para podernos presentar a las elecciones, incluso aunque sólo hayan pasado escasos meses desde las anteriores.

A pesar de todo nos sentimos orgullosos por los resultados y tenemos la firme convicción de que esos votos sirven para lanzar un mensaje claro: los animales importan. De esta manera conseguimos que se incluya en la agenda política acciones sobre los derechos de los animales y así lograr cambios en las leyes que mejoren su situación.

¿Confía en lograr representación en las elecciones europeas?

Por supuesto que confiamos. Con repetir únicamente los resultados que ya hemos obtenido nos aseguraríamos al menos un eurodiputado en la próxima convocatoria electoral. Contamos con un voto fiel muy importante, y cada vez que acudimos a las urnas crece considerablemente el respaldo que recibimos.

En el mes de mayo se estableció la coalición Unidos Podemos, la cual ustedes pudieron haber integrado. ¿Cuáles fueron las discrepancias que impidieron establecer la alianza con la formación de Pablo Iglesias?

PACMA mantuvo una conversación informal con Podemos dos semanas antes de convocarse de nuevo los comicios del 26J. El objetivo último de PACMA es el de conseguir una sociedad más justa para todos los que formamos parte de ella, incluidos los animales. Por tanto, el punto de partida, como mínimo, para avanzar hacia eso es el dejar de permitir que se use el sufrimiento de un ser vivo para el disfrute general. Sin embargo, Podemos no quería comprometerse ni siquiera con la abolición de la tauromaquia, como defendemos nosotros. Exclusivamente proponía retirar las subvenciones públicas.

Para nosotros lo más importante no es de dónde viene el dinero con el que se martiriza a un toro, sino que existan leyes que lo permitan. Lo terrible e injusto es que dentro de la Ley de Maltrato Animal exista la excepción de la tauromaquia. Este hecho nos pareció una falta de valentía política. Consideramos que esta cuestión es algo primordial para empezar a caminar hacia la sociedad que anhelamos, por lo que era imposible que nos incluyéramos en una coalición en la cual ni siquiera se diera cabida a este asunto.

Otro factor es que no tendríamos ninguna posibilidad de acción dentro de una formación como Unidos Podemos, y no queremos arriesgar nuestra demanda de derechos para los animales por un simple sillón. PACMA es el único integrante del abanico político que defiende estas cuestiones, algo que fomentó que en la Asamblea anual celebrada en el mes de marzo se consensuara acudir en solitario al 26J.

En nuestro país está muy arraigado el binomio derecha-izquierda, ¿tiene PACMA una ideología concreta?

Situar a PACMA en un espectro ideológico tradicional de “conservadores” o “progresistas” nos alejaría de algo que es tremendamente importante: el animalismo busca un cambio en la mentalidad de la sociedad. Es necesario que la ciudadanía comience a tener en cuenta el respeto al medioambiente y a los seres vivos. En este sentido necesitamos a todo el conjunto social, si no, no será posible.

Los conceptos que defendemos, como la prevención del medio ambiental, los derechos de los animales o la gratuidad y universalidad de la educación y la sanidad, no deben estar necesariamente asociados a ninguna ideología concreta. Buscamos afinidad con distintas sensibilidades políticas.

En un periodo de crisis económica como el que atravesamos, ¿qué soluciones plantea su partido para los millones de españoles afectados?

A corto plazo habría que hacer un plan de choque para luchar contra el desempleo, mediante incentivos a la contratación. Aumentar el poder adquisitivo de las familias, bajando los impuestos a aquellos colectivos desfavorecidos. También combatir el fraude a Hacienda puede reportar a las arcas públicas una considerable cantidad de dinero, que podría destinarse a paliar las consecuencias del empobrecimiento de aquellas familias azotadas por el paro o los trabajos mal remunerados.

Por ello, proponemos una ley contra la evasión fiscal, con el objetivo de reducirlo a la mitad. Hay que hacer un seguimiento exhaustivo de las transacciones de dinero al exterior y aumentar las sanciones en los casos en los que se demuestre el fraude a Hacienda.

Lo fundamental es pensar a medio y largo plazo en un plan para cambiar el modelo productivo español, apostar por un sistema basado en el I+D+I, invertir en las energías alternativas y respetuosas con el medio ambiente o por el turismo sostenible. También es necesario garantizar que los emprendedores puedan librarse de las continuas trabas con las que se topan a la hora de poner en marcha proyectos que contribuyan a crear empleo.

Uno de los temas más sonados durante el último año ha sido el TTIP. ¿Qué consecuencias tendrá este acuerdo para los consumidores europeos?

La filtración de los documentos de las negociaciones para el TTIP del pasado mes de mayo revelaron claramente que no sólo se alejan de un modelo sostenible y respetuoso con el medio ambiente, sino que además se ponen en riesgo los derechos laborales, los derechos de los animales y también de los propios consumidores.

Junto a nuestros homólogos europeos estamos coordinando nuestras actuaciones al respecto. Las leyes de bienestar animal en los Estados Unidos no tienen apenas similitudes con las que rigen en la Unión Europea, que aun siendo insuficientes son más acertados. A los consumidores les acabará llegando carne de animales que no han sido criados ni sacrificados con las normas mínimas que rigen en España. Por ejemplo, en los Estados Unidos a los animales los alimentan a base de hormonas, algo que está prohibido en nuestro continente por posibles vínculos con el cáncer y otros perjuicios para la salud humana.

Con respecto a las sustancias químicas en general, los criterios entre los estadounidenses y los europeos poseen discrepancias. En Europa predomina un principio de precaución, mientras que las leyes norteamericanas dan como prioridad a la venta de los productos. Así solo si se demuestran que son dañinos, una vez vendidos se retiran del mercado.

¿Qué postura mantiene PACMA respecto a la gestión que la Unión Europea ha desarrollado para hacer frente a la crisis de refugiados?

Nosotros compartimos las palabras que pronunció el exdirector general de la Unesco Federico Mayor Zaragoza; es decir: “una Europa insolidaria, una Europa que no ayuda”. Este tipo de crisis humanitarias son la mejor manera de medir el valor y la ética de los políticos que nos gobiernan. Creemos que ha quedado claro que vivimos en un territorio que no está a la altura de las circunstancias, una Europa en crisis, no ya económica, sino en una profunda crisis de humanidad, de empatía y de dignidad de los dirigentes.

¿Ve factible suprimir por completo todo tipo de festejos taurinos?

En PACMA consideramos que nuestra misión es la abolición total de la tauromaquia. Actualmente se están dando pasos muy importantes, como ha sido la prohibición del Toro de la Vega. También hemos conseguido posicionar a una gran parte de la sociedad en contra de este tipo de festejos, documentando el sufrimiento de los toros. Falta por alcanzar que los políticos sean valientes y hagan lo que la sociedad está reclamando: que se incluya al toro dentro de la ley de protección animal y deje de ser una excepción.

El abandono de animales es una lacra social. ¿Qué alternativas plantearía a las personas que se plantean deshacerse de una mascota?

El drama de los animales abandonados en España es un asunto en el cual no se están aplicando las políticas adecuadas, fundamentalmente por el escaso interés de los gobernantes. Se abandonan en España más de 100.000 animales al año y no se promueve la adopción frente a la compra, así como el tomar otras medidas, como la obligación de la esterilización (evitando así las numerosas camadas indeseadas que se abandonan). Las perreras municipales se ven desbordadas y la mayoría deciden matar a los animales tras un corto período en el que no encuentran adoptante. PACMA lucha para hacer que se instauren unas políticas adecuadas que permitan evitar los sacrificios en todos esos centros.

A aquellas familias que abandonan a un animal por la llegada de las vacaciones en cualquier lugar quiero decirles que, además de ser una crueldad y una vileza, es sancionable tanto penal como administrativamente. Impidiéndoles, por ejemplo, la tenencia de animales e incluso ejercer algunas profesiones. Los gatos y los perros sufren muchísimo con el simple hecho de no volver a ver a quien habían considerado de su familia, a su “manada” hasta ese momento. A ese sufrimiento añadimos el dejarlos morir atropellados, de hambre, por las bajas o las altas temperaturas, entre otros motivos. Lo ideal sería que se les buscara otra familia más responsable y que lo quisieran.

En el caso de que esto no sea posible siempre existe la alternativa de las protectoras, pero ahí las condiciones de vida no son las más adecuadas para los animales, ya que siempre existirá un déficit de cariño y escaso espacio a pesar del gran trabajo que realizan los voluntarios en estas asociaciones. Muchos animales traumatizados se dejan morir de tristeza en las protectoras, dejando de comer. Lo aconsejable es que si alguien decide dejar a un animal en una protectora es que se implique en su mantenimiento económico hasta que éste sea acogido. Pero son muy pocas las personas que lo hacen.