Público
Público

El soberanismo llama a "resistir" desde el corazón de Europa

El movimiento independentista, que confía todavía en una intervención europea, protagoniza una manifestación multitudinaria en Bruselas

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 4
Comentarios:

Participantes con esteladas en la manifestación convocada por ANC en Bruselas.. REUTERS/Yves Herman

Una lluvia de tonos amarillos ha puesto color, este jueves, a una Bruselas  cubierta por una tupida capa de nubes. Según la policía belga, unas 45.000 personas han participado en la manifestación que, bajo el lema Wake up Europe (Despierta, Europa) ha recorrido una parte de lo que se conoce popularmente como Barrio Europeo de la capital belga, donde se encuentran la mayoría de instituciones de la Unión Europea.

La manifestación, convocada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y por Òmnium Cultural, ha querido hacer llegar al centro político de Europa un triple mensaje: la denuncia de la "falta de democracia" en España, la exigencia de la liberación de los políticos catalanes encarcelados que continúan en centros penitenciarios de Madrid, y el apoyo al presidente Carles Puigdemont, destituido el 28 de octubre con la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Los manifestantes, llegados a Bélgica por tierra y por aire desde Catalunya pero también de países fronterizos como Francia y Alemania (donde algunos han tenido que alojarse), se han ido concentrando desde antes de las diez de la mañana en el extremo oriental del Parque de Cincuentenario de Bruselas.

Los participantes en la manifestación convocada por ANC en Bruselas, en el inicio de la marcha, en el Parque del Cincuentenario. REUTERS/Yves Herman

Detrás del gran arco del mismo nombre, inaugurado en 1880 para conmemorar los 50 años de la independencia de Bélgica, miles de manifestantes envueltos en banderas y estelades, muchos de ellos también con alguna prenda de color amarillo, han esperado entre cánticos que se diera el pistoletazo de salida a la manifestación.

La masiva asistencia ha obligado a la policía belga a modificar ligeramente el recorrido inicialmente previsto. Esta circunstancia ha hecho que el inicio de la marcha se retrasara cerca de media hora.

La comitiva la han encabezado en su inicio la secretaria general de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Marta Rovira, el portavoz de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, y el vicepresidente de la ANC, Agustí Alcoberro, así como Antoni Castellà, por parte de Demócratas de Cataluña; Gabriel Rufián, diputado de ERC en el Congreso; Marta Pascal, coordinadora general del PDeCaT, y Elsa Artadi, directora de campaña de Junts per Catalunya, entre otros representantes políticos.

Posteriormente se han incorporado a la comitiva Carles Puigdemont, los cuatro consejeros que, como el propio president destituido, se encuentran en Bruselas desde el 30 de octubre, y su predecesor, Artur Mas. La imagen destacada de la cabecera la han ofrecido Puigdemont y la candidata de ERC en las elecciones del próximo día 21, Marta Rovira, que se han manifestado codo a codo. Entre todos ellos llevaban la pancarta con las frases Europe wake up! y Democracy for Catalonia.

Cabecera de la manifestación convocada por la ANC en Bruselas, con Carles Puigdemont y Marta Rovira, entre otros. . REUTERS/Yves Herman

Ha sido necesario más de una hora de recorrido para llegar a la plaza Jean Rey, junto al Consejo de Europa. Una ligera pero persistente llovizna no ha empapado las energías de los cientos de personas que esperaban la llegada de la comitiva: los gritos de "Puigdemont és el nostre president” han recibido un Puigdemont visiblemente emocionado, vestido con un abrigo oscuro sobre el que destacaba la bufanda amarilla.

Como ha sucedido en los numerosos actos públicos organizados por el ANC y por Òmnium Cultural, la participación de los voluntarios ha sido imprescindible para mantener el orden, con consignas como "Todos a la acera próxima la cabecera".

La hora de las palabras

El último acto de la manifestación han sido los parlamentos que se han hecho desde la plaza Jean Rey, y para los que los oradores han utilizado hasta cinco lenguas, con la voluntad inequívoca y ya conocida de hacer llegar el mensaje por todo el continente.

Al inicio del acto se ha escuchado el himno de Europa, en medio de un respetuoso silencio por parte de los manifestantes. Algunas de las pancartas que se han podido leer llevaban igualmente mensajes claros hacia las instituciones europeas, con lemas como "España recompensa la UE por su silencio", "Europa tiene prisioneros políticos" o "Shame on Europe" (Vergüenza, Europa) .

Respetuosas han sido también las diversas proclamas hechas por parte de los oradores, que no han ahorrado sin embargo cierta dureza para calificar la actuación que hasta ahora han tenido las instituciones europeas en relación con el caso catalán.

Vista de la manifestación convocada en Bruselas por ANC. REUTERS/Francois Lenoir

Por parte de Òmnium Cultural, Marcel Mauri ha recordado que Catalumya ha mirado históricamente hacia Europa como garantía de democracia y diálogo, al tiempo que ha pedido a las instituciones del continente que "despierten" y reaccionen ante la situación política que vive Catalunya. El portavoz de Òmnium ha reclamado además "respeto" por las decisiones políticas del pueblo de Catalunya y ha destacado que la de este jueves ha sido la manifestación más grande que se haya hecho hasta ahora en Bruselas.

También la consejera de Enseñanza, Clara Ponsatí, ha querido dirigirse a las autoridades europeas en un tono pedagógico, de maestra, diciéndoles que "no están suficientemente atentas" a lo que pasa en Catalunya, y que "los catalanes tenemos derecho a la libertad ".

Por su parte, Agustí Alcoberro ha permitido una licencia poética al hacer referencia a las estrellas, de color amarillo, de la bandera europea.

Otros de los intervinientes han sido diputados y parlamentarios venidos de diferentes países de la UE, como Eslovenia ( "Catalunya tiene el mismo derecho que nosotros reclamábamos antes de ser independientes"), Gales ( "Nosotros no guardaremos silencio respecto a lo que pasa a Catalunya ") o de la propia Bélgica ("la independencia es un derecho que tienen todos los pueblos de Europa, Catalunya tiene una posición fuerte y no debe tener miedo ").

Banderas estreladas de los manifestantes convocados por ANC junto a las banderas de la UE plantadas frente a la sede de la Comisión Europea, en Bruselas. REUTERS/Darrin Zammit Lupi

Tanto Marta Rovira como el consejero de Sanidad, Antoni Comín, han querido destacar en sus respectivos parlamentos que el proceso que vive Catalunya puede ser largo y dificultoso, dando a entender que las elecciones del día 21 no serán probablemente la estación de llegada.

Rovira ha leído además un mensaje de Oriol Junqueras en que el vicepresidente ahora encarcelado reclama voluntad de resistencia: "no cejaremos nunca". La número dos de la lista de ERC ha aprovechado además para hacer campaña, advirtiendo que el jueves 21 todo el mundo debe ir a votar con el mismo espíritu que el 1 de octubre y advirtiendo que si ganan las fuerzas españolistas "destruirán el modelo de país, se cargarán todos los consensos sociales, la escuela catalana y la televisión púbica ".

Comín, por su parte, ha vuelto a defender la necesidad de un "pacto de reciprocidad", un acuerdo de confianza mutua entre los responsables políticos y el pueblo de Catalunya para que todos "sigan adelante para llevar y difícil que sea el que venga ".

El president destituido Carles Puigdemont se dirige a los asistentes a la manifestación convocada por ANC en Bruselas. REUTERS/Yves Herman

El presidente Puigdemont ha puesto punto y final a los parlamentos recordando a los asistentes a la manifestación que "hoy hemos escrito otra página en la historia de Europa".

En su discurso ha querido destacar que "hay una Europa en construcción que se parece mucho a la Catalunya que queremos hacer" al tiempo que ha mostrado su alegría por el apoyo recibido proclamando que "la Catalunya que ha recorrido media Europa es la mejor cara del continente ".

Tampoco se ha ahorrado cierta crítica a la forma en que la UE ha gestionado hasta ahora, oficialmente, la situación política que se vive en Catalunya: "Europa debe consultar a sus ciudadanos, y debe poder decir a uno de los sus estados miembros: así no ".