Público
Público

La socialista Valenciano reconoce que la semana no ha sido "muy luminosa"

La dirigente socialista considera que el cálculo de las pensiones fue "un ejemplo mal traído"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, ha calificado de 'ejemplo mal traído' la estimación del ahorro que supondría elevar de 15 a 25 años el periodo de cálculo de las pensiones, y que el Gobierno incluyó y luego retiró del Programa de Estabilidad 2009-2013.

En declaraciones a RNE, la dirigente socialista reconoció que esta semana 'no ha sido muy luminosa' para el Gobierno.

Valenciano quiso incidir en que la retirada de dicho ejemplo por parte del Gobierno es una 'buena muestra' de que en el proyecto del Ejecutivo 'no estaba' plantear ese 'alargamiento' en el cálculo de entre las propuestas que hará al Pacto de Toledo para reformar el sistema público de pensiones.

Dicho esto, indicó que la iniciativa de estudiar un retraso en la edad de jubilación a los 67 años es un 'ejercicio de responsabilidad' porque se trata de 'garantizar un futuro' para muchos ciudadanos que, recalcó, de momento 'no lo tienen'.

'Esta es la responsabilidad del Gobierno y tiene que hacerlo con valentía, con energía y explicando claramente cuál es la situación', apuntó.

Así, la dirigente socialista remarcó que el Gobierno 'ha cogido el toro por los cuernos' ante la actual situación porque está realizando 'grandes esfuerzos' para salir de la crisis y para pensar en un 'modelo distinto' de desarrollo económico para el futuro.

En este sentido, recordó que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social goza de 'muy buena salud' y que las pensiones 'están garantizadas' porque el Ejecutivo ha puesto ya 'las luces largas' para prever 'cuál será la situación dentro de 40 o 50 años'.

Valenciano ha tachado de 'francamente inadecuadas' y sin 'demasiada base' las palabras del presidente castellano-manchego, José María Barreda, recomendando una reducción del Gobierno cuando pase la presidencia española de la UE.

'Estoy segura de que a Barreda no le gustaría nada que alguien le dijera cuándo, cómo y de qué forma tiene que hacer una remodelación de su Gobierno en Castilla-La Mancha', manifestó Valenciano .

La dirigente socialista dijo aceptar todas las opiniones y recalcó que todas son 'discutibles', pero reprochó a Barreda que hiciera público su 'consejo' a Zapatero en los medios de comunicación y no 'en los órganos de dirección del partido'.

No obstante, Valenciano quiso distinguir la intervención de Barreda de otras manifestaciones como la de José Félix Tezanos, director de la revista Temas que preside Alfonso Guerra. Así, subrayó que Tezanos es un sociólogo 'que reflexiona sobre la política' desde un punto de vista intelectual y cuyas opiniones dijo leer 'con interés' los comparta o no.

Por otro lado, rechazó especular sobre la continuidad de Zapatero en 2012 y dejó claro que este es un asunto que al PSOE 'no le interesa en absoluto debatir porque no existe' entre sus filas.

'Después de haber intentado por todos los medios explicar que éste no era un debate, hemos decidido no contestar', afirmó la dirigente socialista.

'Ya responderemos a eso cuando sea el momento y cuando a nosotros nos interese provocar el debate. Desde luego, en este momento no es esa la preocupación ni de Zapatero, ni del PSOE, ni de nuestros militantes en absoluto', remachó.

Preguntada sobre las declaraciones que realizó ayer el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, Valenciano dejó claro que el comisario no equipará 'exactamente' a España con Grecia y Portugal sino que señaló que comparte 'algunos problemas' de orden estructural con ambos países.

Según señaló, España está 'muy lejos' de presentar problemas 'tan graves' como los que Grecia plantea y recordó que nuestro país tiene el inconveniente en su 'modelo de desarrollo económico' y en su 'excesiva' dependencia del sector de la construcción que, subrayó, 'agrava' la crisis.

'Almunia dijo que quienes tienen los problemas más claros son Grecia y Portugal y que España compartía con ellos algunos asuntos que son de orden estructural, es decir, además de los problemas cíclicos que plantea la economía europea en este caso', argumentó la dirigente socialista.