Público
Público

Los socialistas críticos resucitan a Pedro Sánchez y cierran el paso a Patxi López

Unos 70 cargos intermedios y alcaldes del PSOE hacen un llamamiento al exsecretario general para que no tire la toalla y se presente a las primarias para liderar a la militancia. El otro sector contrario a la Gestora, próximo a Luena y a Mendia, mantiene la tercera vía, pero sin candidato aún.

Publicidad
Media: 4.22
Votos: 9
Comentarios:

El secretario general del PSPV-PSOE, José Luis Ábalos, el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, y la secretaria de Política Municipal del PSOE, Adriana Lastra (i-d) ofrecen una rueda de prensa al término de la reunión. /EFE

La cumbre de críticos del PSOE ha reunido este martes en el número 43 de la madrileña calle Serrano a casi 70 cargos institucionales del partido, desde diputados en el Congreso hasta alcaldes y concejales de grandes y pequeños municipios, y una amplia lista de cargos orgánicos intermedios, entre ellos secretarios provinciales y locales. La reunión tenía por objeto acotar el significado del concepto “socialistas críticos”, una idea que ahora parece representar dos realidades: por un lado a los sanchistas, aquellos que aún defienden la candidatura del exlíder del PSOE Pedro Sánchez como “única alternativa a la deriva que ha tomado la actual dirección del partido, facilitadora del Gobierno de Mariano Rajoy”, explica un dirigente presente en la sala; y por otro lado a los exsanchistas, tan críticos con la Gestora como los primeros, pero disidentes de la opción Sánchez.

Estos, entre quienes se encuentran el exsecretario de Organización, César Luena, o la secretaria general del PSOE vasco, Idoia Mendia, defienden una tercera vía, un tercer candidato al margen de la pugna entre Sánchez y la andaluza Susana Díaz, “un choque de trenes” al que consideran responsable de la actual falta de credibilidad que sufre el partido. Pero de momento no existe un nombre ni un candidato sobre la mesa que legitime esa tercera vía. Se ha barajado el nombre del exlehendakari Patxi López, pero él no ha confirmado, y los sanchistas desconfían del vasco porque creen que a última hora intentaría pactar una candidatura de unidad con Díaz, evitando así la celebración de primarias.

El encuentro de militantes y cargos medios del sector crítico del PSOE ha desatado el interés de los medios de comunicación, conocedores del lugar de reunión, pese a que se ha tratado de mantener en secreto el mayor tiempo posible. El problema es que la cumbre ha nacido coja. Su objetivo era esclarecer cuál es la opción mayoritaria de los críticos, pero no ha habido debate entre sanchistas y exsanchistas, porque tanto Luena como la federación vasca han declinado la invitación al debate. De modo que la cumbre se ha convertido en una exaltación a la figura de Pedro Sánchez, “un llamamiento de la militancia para que reaccione, dé un paso al frente y lidere otro modelo de PSOE, más de izquierdas, más social, más próximo a las bases”.

“Pedimos a Pedro Sánchez que se presente a las primarias para liderar a un equipo plural representativo del sentimiento y aspiraciones de la militancia socialista. Es el mejor candidato para la secretaría general para asumir un liderazgo compartido y reconstruir la unidad”, reza el manifiesto que han elaborado los presente. El texto habla de dos PSOE, el de la dirección interina (la Gestora), a la que exigen la convocatoria urgente de primarias y del Congreso federal “sin dilación ni tutelas”, y el de la militancia, que apoya la “coherencia” del exsecretario general por negarse a facilitar con su abstención el Gobierno de Rajoy. El manifiesto también confía en que Sánchez, tras su pulso con el aparato y con Susana Díaz, es el único que está en condiciones de recuperar a los votantes desencantados que se pasaron a Podemos.

El manifiesto no dice nada que no se haya escuchado antes, pero el clamor de los críticos y el éxito de la convocatoria puede servir para revivir la candidatura de Sánchez

El manifiesto no dice nada que no se haya escuchado antes, pero el clamor de los críticos y el éxito de la convocatoria (fue lo más comentado en la red social Twitter en pocos minutos) puede servir para revivir la candidatura de Sánchez. “Se trata de una demostración de fuerza que viene de abajo. Somos las bases las que estamos tratando de convencer al líder de que se ponga al frente, esto es histórico en el PSOE, donde siempre ha ido de arriba abajo”, explica un dirigente provincial andaluz. A la cumbre también han asistido miembros de las 30 plataformas de socialistas críticos que han ido naciendo por todo el territorio español en las últimas semanas. Nieves Hernández, portavoz de dichas plataformas, ha intervenido en este sentido: “Hemos constatado que la gran mayoría de la militancia sigue viendo a Pedro como la referencia en el PSOE. La inmensa mayoría de la militancia esta con él”.

El aludido no ha aparecido ni ha dado señales de vida, de hecho, muchos de los presentes admitieron que la mayor debilidad de esta convocatoria es la ausencia prolongada del exlíder del partido. Desde que anunció su dimisión hace casi dos meses, el madrileño apenas ha reaparecido dos veces, en un acto público en Valencia y en otro en Asturias, y quienes antes apadrinaban su candidatura y le habían apoyado en todo momento, ahora se han distanciado de él, porque creen que “ha tirado la toalla”. El encuentro de hoy ha estado pilotado por José Luis Ávalos, secretario general del PSPV de Valencia que, junto a otras dos personas -Adriana Lastra, diputada díscola en el Congreso y Francisco Toscano, histórico alcalde de Dos Hermanas (Sevilla)- actúan de portavoces.

Otro de los diputados más convencidos de que Sánchez debe anunciar su candidatura y liderar al sector crítico es el exalcalde de San Sebastián, Odón Elorza, que finalmente no ha podido acudir porque no encontró avión de regreso a Euskadi (ha mandado un comunicado de apoyo). La excomandante y diputada socialista Zaida Cantera tampoco ha acudido “por respeto”, ya que es independiente y no está afiliada al PSOE. Tampoco acudieron antiguos afines a Pedro Sánchez, como la diputada Margarita Robles, que ahora respalda a Susana Díaz, el senador Óscar López, la diputada Susana Sumelzo o la presidenta de Baleares, Francina Armengol (la única de los barones que hasta ahora lo apoyaba).