Público
Público

"A los socialistas nos debería doler no haber sido los impulsores del movimiento 15-M"

La dirigente de Juventudes que abroncó a los líderes socialistas por sus lujos emplaza a la "generosidad" del PSOE para "dejar espacio a gente nueva"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El lunes, cuando accedía al atril del Consejo de la Internacional Socialista para soltar su discurso, la secretaria general de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas (IUSY, por sus siglas en inglés), la española Beatriz Talegón (Madrid, 1983), no podía ni siquiera imaginar que de la noche a la mañana sus palabras la convertirían en una de las personalidades más codiciadas por los medios de comunicación españoles. Dos días después de abroncar a los líderes socialistas por sus lujos y por no saber conectar con la sociedad, la joven atiende la llamada de Público durante un viaje desde su ciudad natal, donde ha recorrido los platós de varias televisiones, hasta Guadalajara. Insiste en que ella no buscó este protagonismo. Que se limitó a decir lo que pensaba en un foro concreto. No obstante, no pierde la oportunidad para reclamar más calle y realidad a sus compañeros de partido.

Hay quien dice que su intevención del lunes ante la Internacional Socialista no responde más que a una nueva estrategia del PSOE por dar un golpe de efecto.

Es totalmente falso. Ya nos gustaría poder haber previsto lo que iba a pasar y haberlo controlado. Pero en absoluto. No hay ni trampa ni cartón. Lo que se ve en la grabación es lo que fue en el lugar en el que fue, en el foro concreto y su contexto, y ha sido una casualidad que el discurso haya salido fuera de ese foro.

Lo que más trascendió fue su reproche a los líderes socialistas por celebrar su reunión en un hotel de cinco estrellas, y por llegar hasta el mismo en coches de lujo. Ahora hay quien le acusa a usted de no predicar con el ejemplo. Algunos de sus compañeros de Juventudes Socialistas (JSE) dicen que viaja en business y que cobra un salario muy alto. 

Ni las JSE ni el PSOE están divididos sobre este asunto. El mensaje ha sido unánime de todos mis compañeros que me han apoyado. A lo que se refiere es al mensaje de tres compañeros muy concretos de los cuales a dos no conozco personalmente. Conozco a un tercero -Rubén García- que es de Guadalajara. Y quiero dejar bien claro que en abril esta persona hizo pública una nota de prensa llena de halagos, en la que decía: '¡Qué bien representadas están las juventudes a nivel mundial con nuestra compañera!'. En todo caso, el partido se puso en contacto conmigo y me dijo que de ninguna manera iban a consentir que se me atacara en el plano personal, y mucho menos con mentiras.

Entonces, ¿no viaja usted en business?

En mi vida, en mi vida he puesto el culo en un asiento en business en un avión y es perfectamente demostrable. Primero porque en IUSY está ahora mismo prohibido. Pero además, a nivel personal, nunca lo he hecho. No se cómo se va en business. Respecto a los salarios, es un asunto muy manido. Tengo un sueldo que para mí se adapta a lo que yo necesito. No necesito más. Mi salario está en torno a 2.500 euros al mes, de los que 1.000 los pago en impuestos porque vivo en Austria. Ese salario en Viena, en una ciudad en la que el nivel de vida es cerca de un 30% más elevado que en España, en absoluto tengo yo un sueldo de altos vuelos. También le digo que no me quejo, que estoy muy satisfecha y muy contenta de la experiencia que estoy viviendo.

Otros militantes socialistas de base que no cobran por su trabajo en el partido critican, además, que hable usted de cercanía con la ciudadanía desde un despacho en Viena.

Se lo voy a decir en una sola frase: no hay que sacar las cosas de contexto ni de lugar. Mis palabras se pronunciaron en un Consejo de la Internacional Socialista y yo hablé como secretaria general de la Internacional de Jóvenes Socialistas, y no le voy a dar bola a nadie que quiera intentar ponerse de superhéroe. Valoro muchísimo el trabajo que hace todo el mundo y cuando yo hablo de cercanía lo hago en un contexto y en un momento muy concreto.

Usted lanzó un reproche a los líderes que le escuchaban en Caiscais: 'No estamos ahí', les dijo, refiriéndose a las numerosas protestas ciudadanas que han surgido en los últimos años. Pero lo cierto es que muchos socialistas han participado en esas movilizaciones. ¿Qué quería decir?

Yo soy la primera que ha estado participando en el 15-M. Pero cuando dije que no hemos estado ahí me refería a que no fuimos nosotros los que les sacamos a las calles. No hemos sido nosotros los líderes o los impulsores de esos movimientos que piden más democracia, y es lo que nos debería doler. A nivel individual cada uno es libre de ir a donde le dé la gana, pero nosotros, como representantes de la izquierda, de esos valores y de esos reclamos, no hemos sabido decir a la gente que ese mensaje es nuestro, y que está siendo nuestro desde el principio. Ni decirlo con la cabeza alta y con orgullo. Eso es lo que no hemos sabido. 

¿Cree posible que puedan volver a liderar esas luchas sociales?

La ciudadanía lo primero que busca son políticos transparentes, honestos y sensatos. Pero, además, cuando la gente está reclamando una educación pública, una sanidad pública o garantías para la igualdad de oportunidades, todo ello está enlazado con la izquierda. Hay un gran sentimiento que reclama derechos sociales y justicia social que viene abanderado y liderado por la izquierda. Ahora lo que tenemos que hacer es demostrar quiénes somos, recordar a la gente quiénes somos, volver a nuestros orígenes y hacerlo sin miedo con la cabeza bien alta y de frente.

Por tanto, ¿lo ve factible?

Estoy convencida. Eso va a pasar seguro. Todo lo que está pasando ahora mismo nos está sirviendo a todos para aprender. De los errores de la ciudadanía que no ha sabido asumir sus responsabilidades, y de los errores de los políticos que tampoco han sabido asumirlos, tanto en la izquierda como en la derecha. Y de esto no tengo ninguna duda de que la política va a salir reforzada, porque se está haciendo una limpieza. Hay que dignificar la labor política en todos los partidos. En todos. Así que la democracia va a salir reforzada de esto.

En Caiscais acusó a los líderes socialistas de ser 'responsables' de lo que está sucediendo. ¿Se lo ha dicho usted también al líder de su partido, el PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba?

Con Rubalcaba he coincidido en alguna reunión puntual pero yo no participo en los comités federales ni fui al congreso. Por tanto por mi responsabilidad política no coincido nunca con él para podérselo decir. Si él hubiera acudido a esa reunión en su condición de vicepresidente de la Internacional Socialista, él habría estado delante como todos los demás.

¿Cree, por tanto, que Rubalcaba tiene su parte de responsabilidad en lo que está ocurriendo en España?

Lo que está pasando en España no es responsabilidad de Rubalcaba. Lo es de toda la sociedad en su conjunto y, especialmente, de los dirigentes políticos que asumen las decisiones. No es una cuestión de nombres, ni de señalar con el dedo. Es una falta de responsabilidad compartida.

'Ni siquiera venís a preguntar a los jóvenes', les decía a los dirigentes socialistas. ¿La cúpula del PSOE consulta a las Juventudes Socialistas antes de tomar sus decisiones?

La semana pasada participé en el grupo de expertos para elaborar un proyecto en materia europea e internacional. Sí han contado conmigo. Y mi secretario general, Nino Torre, me ha comentado que las relaciones con el partido son muy fluídas. Yo hablé dentro de la Internacional Socialista y como representante de los jóvenes de la Internacional Socialista.

¿Cómo se pueden llenar de contenido esos discursos que usted considera vacíos?

Teniendo valor, una convicción de unos ideales y sin que nos queme la mano. Y dando mensajes muy claros, con coherencia y con responsabilidad. 

¿En qué debería cambiar el socialismo en España?

Si la ideología de izquierdas se caracteriza por algo es porque continuamente se renueva. Y lo hace en cualquier lugar del mundo. Necesita estar en la calle, en la realidad y trabajando.

¿Se puede renovar el socialismo en España con los dirigentes actuales?

Nadie sobra en el proyecto, todo el mundo tiene que aportar, y quizás es el momento de entender que cuando los mayores se apartan no deben desaparecer. Se tiene que conjugar una generosidad para dejar espacio a gente nueva, pero manteniendo bien cerca a los que tienen experiencia y tienen mucho que aportar.

¿Se debe dejar paso a gente joven y nueva en la Secretaría General?

No veo porque no. Si un joven está preparado para asumirla, tiene proyecto y tiene equipo no veo porque no. 

Usted no apoyó ni a Rubalcaba ni a Chacón en el Congreso de febrero. ¿Hay alguna otra persona que considera que podría asumir mejor el liderazgo de los socialistas españoles?

No puedo decir una persona en concreto. Yo pienso en equipos y hay muchísima gente muy buena. Y cuando un equipo se forma es el propio equipo el que decide quién lo lidera. Tenemos gente excelente que puede ocupar ese lugar. Yo asumo que quien da la cara no tiene por qué ser mejor o peor que otro. Simplemente es el coordinador del equipo que asume esas funciones.

¿Los simpatizantes socialistas verán cumplidas sus expectativas con el proceso de Conferencia Política que acaba de abrir el PSOE?

Es una vía más, no es la única. Pero es muy positiva, porque antes no existía, y es una manera nueva de trabajar complementaria a otras muchas, como los procesos de participación mucho más directa, vías de comunicación de abajo arriba pero también de manera horizontal, más transparencia...

Tal y como están las cosas, ¿ve su futuro dentro del socialismo?

Por supuesto. Yo soy una socialista convencida. Ya lo decía Patxi López ayer: Un socialista se siembra. Yo soy socialista y allí donde vaya esos son mis valores y mi identidad.